Acoso laboral: lo que aceptas te transforma 

Acoso laboral: lo que aceptas te transforma – Por Laura Quiunjupsin.com

  • Resulta fundamental que puedas identificar que lo que vives es acoso laboral, y no otro tipo de situaciones que se pueden malentender como tal, que pueden ser dañinas pero que requieren otro tipo de tratamiento.


El acoso laboral resulta una realidad tangible para ti que estás leyendo estas líneas. Una realidad que algunos pueden aducir que es algo subjetivo como forma de restarle importancia en el entendimiento, que no es algo objetivable.

Hablar de ‘subjetividad’ conlleva a adentrarse en la complejidad de un término que ha buscado ser explicado desde distintas disciplinas de las ciencias sociales. Un término cuyo uso según Fernando González Rey surge como producto de las relaciones en las que participamos, en cómo estas nos influyen y cómo influimos en ellas.

Si bien es algo que sucede en nuestro interior, su construcción es producto de nuestra relación con el entorno

Si bien es algo que sucede en nuestro interior, su construcción es producto de nuestra relación con el entorno.

Por lo tanto, no exclusiva del que padece; el proceso sucede en el interior de quien agrede como en el de las personas que son testigos.

Es producto de la propia interacción, y es un espacio en el que también intervienen los valores, la relación que se tenga con el poder, la forma en la que se establezcan relaciones con él, las representaciones sociales presentes en el contexto. En el fondo de todo está el hecho de que lo que vives te afecta y en ello reside su validez.



El acoso laboral hace que tus recursos mengüen

Que una tercera parte ponga en duda lo que le pasa, considere que exagera y le ‘quite hierro’, sin tener en cuenta el impacto que estas conductas pueden tener para quien las vive y su entorno más cercano, no hace sino describir lo que pasa en su propio mundo interior cuando está enfrente de este tipo de situaciones, no aquello que tu sientes cuando sucede.

Parto de que se trata de un conjunto de conductas que te afectan, las cuales podrán ser más tangibles o menos tangibles, pero lo cierto es que todas ellas están haciendo que tus recursos mengüen. Esta es la parte importante.

Resulta fundamental identificar que lo que vives es acoso laboral y no situaciones que se pueden malentender como tal

Resulta fundamental que puedas realmente identificar que lo que vives es acoso laboral, y no otro tipo de situaciones que se pueden malentender como tal, que pueden ser dañinas pero que requieren otro tipo de tratamiento.

Con estas palabras no quiero ahondar demasiado en el problema, el motivo es simple, si bien es importante conocer sus claves, así como las características de quien agrede, es importante tener claro que el sentido de todo ello es poder contar con una mejor comprensión de aquello que pasa y los efectos que esto tiene.

Escarbar en el problema sin explorar qué hacer frente, aquello que pasa, será de poca ayuda y lo único que puedes conseguir es que sientas aún mayor malestar.

La inteligencia emocional es un recurso de gran ayuda y, con ello, la regulación emocional.

Inteligencia emocional

Aceptar a nivel emocional aquello que nos produce es ir un paso más allá, porque podremos saber qué nos pasa. Eso que sucede dispara ideas, si vamos a aquello que lo dispara; podremos definir claramente de qué estímulos estamos hablando y con ello de las conductas que están detrás.

La inteligencia emocional es un recurso de gran ayuda y con ello la regulación emocional, que permite entender qué nos pasa y desarrollar estrategias para gestionarlo de la manera más adecuada

La inteligencia emocional es un recurso de gran ayuda y con ello la regulación emocional, puesto que nos permitirá entender qué nos pasa y desarrollar estrategias que nos permitan gestionarlo de la manera más adecuada.

Aceptar nuestra vulnerabilidad frente a lo que pasa es importante. Aceptar esta fragilidad, no tiene que ver con decir que seamos culpables de aquello que pasa, sino que eso que sucede reta nuestra capacidad de hacer frente.

No se trata de nosotros sino de otros, pero a pesar de ello es importante evitar quedar reducidos a ser meros títeres de estas circunstancias.

Con ello, al actuar de manera proactiva, los otros/as podrán ser como sean, podrán actuar como actúan… sin embargo, somos nosotros y nosotras las únicas personas que podemos empezar a trabajar en pos de una solución frente aquello que nos pasa y en pos de nuestro bienestar, algo que es tan importante como actuar en otros niveles ante todo lo que estamos viviendo.

Nadie niega la injusticia que puedes estar pasando, como tampoco el daño que te puede estar causando por dentro, por lo que es importante que comprendas que esta búsqueda también forma parte de la solución.


PERFIL DEL AUTOR

Laura Quiun

Comunicadora Social, Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Coach Ejecutiva y Associate Member del International Society for Coaching Psychology. Mi trabajo a nivel de investigación aborda un análisis de las estrategias de afrontamiento de las personas afectadas por acoso y la forma como estas influyen en los efectos derivados de la agresión. Hace énfasis en aquellos aspectos que contribuyeron en la conformación de este estilo de respuesta.


2 comentarios en “Acoso laboral: lo que aceptas te transforma ”

  • Ana, lamento lo que cuentas. Me imagino que puede resultar extraño que hable de inteligencia emocional como algo importante. Supongo que lo verás como algo que necesitas y al no contar con ello todo esto sucede. Al hablar de ello me refiero a ti. Trasmite tu relato una sensación de impotencia y de sentirte oprimida. A pesar de ello, tu determinación por no dejarte vencer se percibe en el fondo de todo. La inteligencia emocional, hace referencia a aquello que tu, Ana, sientes, a aquello que te produce y con esto aquello que tu decides hacer a partir de ello. Nada de esto es tu culpa, sin embargo, trabajar en pos de tu salud, en buscar un espacio de calma interior es algo importante y con este artículo lo que pretendo es generar reflexión al respecto. Elcontar con ayuda especializada para poder transitar este proceso es importante. 30 años es mucho tiempo, debe generar frustración el estar tan formada y no poder hacer nada con todo eso. Pedir ayuda es un primer paso para hacer frente a todo esto, tanto a nivel de asesoria sobre qué hacer frentascon respecto a tu propio trabajo como a nivel de tu propia salud. La jubilación como bien dices llegará, pero es importante que cuentes con la salud para disfrutarla. Queda espacio de trabajo, tanta formación es posible qué quieras que encuentre un espacio dónde poder darle salida, es un camino que te animo a explorar, tomando en cuenta, qué quieres hacer tu con tu ahora.

  • Sinceramente Laura…no entiendo lo que dices. ¿ qué inteligencia emocional cabe cuando lo que hace el acosador lo hace a tus espaldas?. Tu no te das cuenta…ni lo puedes saber hasta que llegan a ti los efectos. Cuando tus propios compañeros de profesión en la administración donde trabajas hacen comentarios culpabilizándote a ti de no se qué cosa….cuando te muestran su rechazo hacia ti como si fueras la peor persona del mundo y tu no sabes siquiera qué has hecho para merecer eso. Que si lo sabes…porque ese individuo que te acosa lo lleva haciendo 30 años y lo ha hecho con otras personas.
    Si la persona que te acosa…desprestigia…injuria en la más absoluta intimidad de él con otras personas…¿ cómo puedes defenderte de eso?¿ como puedes defenderte o ser emocionalmente inteligente cuando se ha instalado en otro puesto de otra administración dónde tú no trabajas pero tiene estrecha relación con tu trabajo y a él le llegan tus informes y tiene todo el poder y la libertad de inocular a los demás una imagen pésima de ti como profesional y persona?. Cuando en la más absoluta impunidad…te está ennegreciendo todo tu entorno. Solo cabe la posibilidad de hacerlo todo perfecto para que no tenga elementos…y así ando…dejándome la piel…la salud y la economía en estar siempre super formada…haciendo cursos para mejorar lo que nunca vas a mejorar porque siempre encontrará la manera de sacarte un pero. Porque además tiene todo el tiempo del mundo para buscártelo.
    Es como una pesadilla de la que nunca despiertas….y si bien hasta ahora no ha conseguido meterte en ningún lío….sabes que lo intenta con todas sus fuerzas y tu te sientes como el ratón de laboratorio en un laberinto huyendo constantemente de la posible descarga eléctrica.
    Sinceramente Laura…temo que toda mi historia laboral va a ser así….no voy a poder escapar de esto hasta que me jubile y deje de trabajar…cosa que de sobre vivir.a ello..voy a llegar muy destrozada de salud y de ánimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos