“Burnout”, ¿por qué nos ‘quemamos’ física y mentalmente?

Burnout o síndrome del trabajador quemado – Lucía Fernández Peinó, psicóloga especialista en Psicotraumatología, Violencias y Terapia Familiar – Unidad de  Personalidad y Comportamiento del Hospital Ruber Juan Bravo Quirónsalud.



ENTREVISTA | Lucía Fernández Peinó, psicóloga especialista en Psicotraumatología, violencias y terapia familiar

“Algunas personas se relacionan con el trabajo como si fuera una droga o un medicamento”

“Las personas con ‘burnout’ se encuentran en un estado de agotamiento físico y también mental por una sobrecarga emocional y laboral”. Así explica a jupsin.com en qué consiste el ‘síndrome del trabajador quemado’ la psicóloga Lucía Fernández Peinó.

“Las personas con ‘burnout’ presentan un estado de agotamiento físico y mental por una sobrecarga emocional y laboral”

Y añade: “Se trata de un cuadro clínico relacionado con el estrés, acompañado con cuadros depresivos y también con mucha ansiedad.

Lucía Fernández Peinó es psicóloga sanitaria, especialista en Psicotraumatología, Violencias y Terapia Familiar, con una extensa experiencia profesional en distintos campos: niños y adolescentes, adultos y familias en instituciones públicas y privadas.

En la actualidad, Lucía Fernández Peinó es miembro del equipo de Psicología de la Unidad de Trastornos de Personalidad y Comportamiento del Hospital Ruber Juan Bravo Quirónsalud (Madrid, España)

Lucía Fernández Peinó, psicóloga especializada en Psicotraumatología, Violencias y Terapia Familiar.

Las personas con ‘burnout’ se encuentran en un estado de agotamiento físico y mental

jupsin’. Oímos con frecuencia expresiones como ‘estás quemado/a’. ¿Responde esta forma de hablar a un estado físico y/o psíquico de la persona?

Lucía Fernández. Las dos cosas. Se trata de un estado físico y mental por una sobrecarga emocional y laboral.

Las personas con ‘burnout’ se encuentran en un estado de agotamiento físico y también mental. Y de ahí la expresión ‘estás quemado o quemada’.

Lucía Fernández Peinó: “Se trata de un estado físico y mental por una sobrecarga emocional y laboral”.

in’. ¿Cómo definiría desde su especialidad el síndrome del trabajador quemado y cómo se manifiesta?

LF. El ‘síndrome del trabajador quemado’ es un cuadro clínico relacionado con el estrés. La manifestación directa es el estrés, pero también lo acompañan cuadros depresivos y también puede cursar con mucha ansiedad.

La manifestación directa es el estrés, pero también lo acompañan cuadros depresivos y  puede cursar con mucha ansiedad

Este problema suele tener que ver con aspectos del autocuidado, en el que la persona no vigila sus límites, cuándo debe parar, etc.

Una persona con patrones sanos de autocuidado sabe cuál es su límite ante el trabajo, ante una situación de estrés y trata de aliviar ese malestar. Si la persona no para o ignora sus limites, termina por ‘romper’ física y/o mentalmente.

Hay otras personas de corte más narcisista que han aprendido a desconectar de problemas personales con el trabajo. Ponen en él parte de su identidad y eso les hace relacionarse con el trabajo como si fuera una droga o un medicamento, pero a la larga se acaban estresando y rompiendo también porque obviamente no es un patrón sano para calmar el malestar interno.



in. ¿Es un asunto importante? ¿Puede causar problemas a nuestra salud?

LF. Es un problema de salud pública importante. Las bajas por depresión relacionadas con el Burnout cuestan bastante dinero al estado e influyen en la economía del país.

Las bajas por depresión relacionadas con el Burnout cuestan bastante dinero al estado e influyen en la economía del país

También es serio por lo obvio, genera patología, malestar en las personas, deteriorando su vida laboral, social y personal. Puede ser causa de depresión, trastornos de ansiedad o problemas de adicciones.

Algunos ejecutivos o personas que trabajan más de doce horas al día consumen medicamentos psicoactivos o drogas estimulantes como la cocaína por una mala gestión del autocuidado.

in’. ¿Cuándo debemos dar la voz de alarma?

LF. Como todos los trastornos y cuadros clínicos son cosas que debemos conocer pero no ser alarmistas.

Conocer que esto puede pasar y reflexionar sobre cómo nos relacionamos con nuestro trabajo es algo que nos puede ayudar para no caer en ello, y aun así hay tratamiento para ello, por lo que no hay que tenerle miedo, solo ser conscientes de que nos puede ocurrir si no nos cuidamos.

Lucía Fernández Peinó: “Cuidar la parte emocional es importante también”.

in’. ¿Qué debemos hacer ante el síndrome de Burnout? Nos puede dar un listado de consejos a tener en cuenta para no llegar a ese punto de ‘ebullición’.

LF. Si, como vengo repitiendo, el autocuidado es la base, saber cuáles son mis funciones y ajustarme a ellas, intentar cumplir un horario y no salirme de él, reservar ciertas horas libres semanalmente y cumplirlas obligatoriamente para llevar a cabo actividades relajantes o que me gusten… son cosas que pueden ayudar. Cuidar la parte emocional es importante también.

La afectación de lo que ocurre en el trabajo puede llevar a una depresión a quien se identifica demasiado con el entorno laboral

La afectación de lo que ocurre en el trabajo (un proyecto frustrado, una perdida de status) es algo que puede llevar a una depresión a alguien que se identifica demasiado con el entorno laboral.

Debemos reservar partes de la vida para familiares, amigos, pareja, tiempo para mí solo o sola y al trabajo lógicamente, como si fuera un rosco de quesitos del Trivial.

Si el quesito del trabajo acapara la mayor parte del rosco, sería bueno que intentasen poner en marcha actividades que equilibren el resto, deporte, hábitos de salir de casa, tareas en familia… cosas de cada área dentro de lo que nos permita la conciliación familiar. Si la persona no puede, es el momento de solicitar ayuda profesional.



in’. ¿Existe un perfil de riesgo de personas más ‘sensibles’ a sufrir burnout? ¿Y edades? ¿Qué pasa por la mente de la persona ante este tipo de situaciones, qué piensa, cómo responde…?

LF. Piensan que es su deber, que es lo normal y es lo que tienen que hacer sí o sí. No se lo pueden permitir, todo es demasiado imperioso e importante para ellos. Los perfiles se suelen asociar a trabajadores por cuenta propia, es decir, autónomos, ejecutivos o personas con mucha responsabilidad.

Cuando vienen a consulta pueden haber pasado diez o veinte años viviendo con este malestar, hasta que aparece una cardiopatía o problemas de tensión arterial

Se empieza a generar una distancia entre lo que realmente quiero o me gusta y el trabajo real, rumiando una y otra vez lo mal que nos sentimos sobrepasados de tareas, o poco valorados o desesperanzados por no poder tener más tiempo libre.

No hay una edad para esto, pero las franjas donde las personas más pueden promocionar suelen ser las que tienen mayor afectación, aunque cuando vienen a consulta a veces pueden haber pasado diez o veinte años viviendo con este malestar, hasta que aparece una cardiopatía o problemas de tensión arterial, por ejemplo.

in’. ¿Tiene que ver con la autoestima, con una baja autoestima?

LF. Sí. Hay personas que usan el trabajo para compensar carencias e inseguridades e intentan demostrar en cierto modo su valía con cosas observables, como méritos en su actividad laboral.

Otras, no valoran su autocuidado, y tienen patrones pobres de respeto hacia ellos mismos, aunque cada persona tiene su estructura y sus motivos.

Lucía Fernández Peino: “Hay personas que usan el trabajo para compensar carencias e inseguridades”.

in’. ¿Existe un tratamiento contra este tipo de síndromes? ¿Es consciente la sociedad de este tipo de problemas?

LF. No somos muy conscientes, y creo que hay gente que lo desconoce. Otros normalizan y aplauden este tipo de comportamientos, porque hace que económicamente se produzca más, hasta que pierden al trabajador por una baja laboral o abandono.

Las empresas ya tienen planes integrados con psicólogos para detectar a personas con estos patrones y poder ayudarlas a parar antes de que se quemen

Las empresas ya tienen planes integrados con psicólogos para detectar a personas con estos patrones y poder ayudarlas a parar antes de que se quemen.

Tiene tratamiento, obviamente. Ayudamos a las personas a movilizar sus recursos para protegerse mejor, detectar señales corporales relacionadas con el estrés, para que sepan parar a tiempo.

in’. ¿Estamos ante un problema psíquico que produce somatización?

LF. El cuerpo es un tri-uno, es decir, lo que pensamos afecta a nuestro cuerpo, lo que sentimos afecta a nuestro cuerpo y cómo lo tratemos también.

Cuando no hay una armonía entre los tres (lo que pienso, lo que siento y como lo siento), el cuerpo es el primero que empieza a “hablar”, con patologías raras o ansiedad inespecífica.

Es un problema psíquico con la consecuente afectación física y emocional real

Es una forma de alarmar a la cabeza, de decir “algo va mal, para eso”. Es un problema psíquico con la consecuente afectación física y emocional real.

in’. ¿Es la automedicación una consecuencia de situaciones provocadas por el síndrome de Burnout?

LF. Hay muchas patologías fuera del Burnout en las que las personas se autoadministran medicamentos. Creo que la base mas bien es la de siempre, el autocuidado.

Si yo considero que importo, freno lo que me hace daño o hago algo para pararlo, lo voy a valorar y así pediré ayuda a un profesional para que me ayude, no me tomo pastillas por mi cuenta.


Lucía Fernández Peinó: “Algunos ejecutivos o personas que trabajan mas de 12 horas al día consumen medicamentos psicoactivos o drogas estimulantes como la cocaína por una mala gestión del autocuidado”.

in’. Los expertos diferencian entre el síndrome del trabajador quemado y el acoso laboral, pero ¿puede llevar una cosa a la otra?

LF. Son cosas distintas, en el Burnout el que se provoca el daño es uno mismo, mientras que en el acoso el daño es provocado por terceras personas.

En el Burnout el que se provoca el daño es uno mismo, mientras que en el acoso el daño es provocado por otros

Lo que tienen en común es un tema de límites, es decir de saberme proteger y defender, venga de mí o del resto. ¿Puede pasar de una cosa a la otra? Sí, pero suelen ser perfiles diferenciados.

in’. ¿Responde este tipo de problemas al ritmo de vida personal y laboral actual, o siempre ha existido?

LF. Hay personas que están ‘quemadas’, vienen a consulta y hablando con ellos te das cuenta que la autoexigencia viene de lejos, en el colegio sacan las mejores notas, consiguen premios excepcionales, becas académicas… tienen este corte, pero eso pasa desapercibido en algunas familias porque los padres lo valoran positivamente.

En otro casos, un duelo, una sobrecarga familiar, un evento traumático hace que la persona se refugie en el trabajo, y puede estar años así.


jupsin.com te recomienda el artículo ‘¿Sufro acoso en el trabajo, o es otra cosa?’ Por la abogado laboralista Hilda I. Arbonés.

in’. ¿Una semana laboral de cuatro días podría contribuir a mitigar los casos de trabajador quemado? ¿Estamos forzando demasiado la mente y el cuerpo ante la presión de la crisis, la necesidad de mantener el trabajo…?

Con semanas laborales de cuatro días, ¿las personas descansaran o se llevarán el trabajo a casa?

LF. Ayudaría a tener más tiempo libre, pero la pregunta sería, si ese tiempo es impuesto… ¿nos permitiríamos descansar o nos llevaríamos el trabajo a casa?

Pienso que a la población en general le puede ayudar, pero en casos de Burnout, si ese tema no se trabaja, no hará que cambie la patología.

Los autónomos, si se ven afectados por la crisis y la necesidad de mantener el trabajo, no descansan cuando están enfermos, trabajan mas horas de las debidas para mantener la empresa a flote, y eso también influye.

in’. ¿Los médicos y psicólogos también sufren este tipo de problemas? ¿Qué profesiones son las que presentan más riesgo de acabar ‘quemando’ a sus profesionales?

LF. Los psicólogos y médicos se pueden ‘quemar’ si no mantienen una buena “ventilación emocional”. Como cualquier otra persona, se tienen que cuidar mental y físicamente, pero más aun por vivir experiencias traumáticas con fallecidos o porque les narran eventos traumáticos.

Los psicólogos y médicos se pueden quemar, como cualquier persona, si no mantienen una buena “ventilación emocional”

Los turnos de guardias tampoco ayudan, descompensan el sueño y hacen que acumulen estrés. Si además de esto, le sumamos que la mayoría son autónomos y que suelen tener mucha presión por publicar, investigar, etc, el riesgo es elevado.

in’. ¿Pueden este tipo de síndromes llevar a las personas a situaciones límite y  a algún tipo de violencia o incluso a actuaciones suicidas?

LF. Sí, por pensamientos obsesivos, no poder desconectar, o acumulación del estrés. Esto se nota mucho en el estilo de conducción, hay muchas personas que descargan su agresividad al volante cuando están ‘quedamas’. También puede generar conflictos familiares o entre compañeros.



PERFIL DEL AUTOR

Jesús Larena

Licenciado en Ciencias de la Información, Periodismo y Diplomado en Relaciones Públicas y Publicidad. 25 años de experiencia profesional. Prensa, radio, televisión, contenido digital y redes sociales. Comunicación integral: corporativa, financiera, digital, crisis. Mi centro operativo se llama larenaylarena.com. Creador e impulsor de jupsin.com y conRderuido.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos