‘¿Ser o no ser…?’ Deja de buscar, eres tú

¿Ser o no ser? – Deja de buscar ahí afuera, lo que buscas está en ti – Por Mercè Roura

  • Todo lo que hoy no decides, se queda pendiente de resolver .Lo que evitas y no quieres sentir ni notar se queda atascado en ti, enquistado en tu cuerpo, esperando ser disuelto, expulsado, dicho, gritado, pensado, vomitado, existido
  • Siempre hay un momento para empezar a mirar en ti, en tu interior, para iniciar un proceso de autoconocimiento que te lleve a ti.
  • Coaching para ser feliz.


Todo el amor que decides que no es para ti se va por el desagüe.

Todo el amor que decides que no es para ti se va por el desagüe

Los libros que deseas escribir y no escribes buscan otras personas que se sientan capaces. Los saltos que no das se quedan pendientes y te dejan en suspenso en el aire esperando a que te decidas…

Los besos que no das se quedan pegados a tus pensamientos y por las noches se convierten en pequeñas dagas clavadas que te atormentan y te recuerdan que todavía no has llegado a esas metas que te impones sin piedad y poco a poco te matan.

Los abrazos que rechazas cambian de rumbo y se van a casa de quienes nunca rechazan abrazos

Los abrazos que rechazas cambian de rumbo y se van a casa de quienes nunca rechazan abrazos.

Las excusas que buscas para no ser tú en tu máximo esplendor se convierten en inconvenientes.

Los que te gusta creer que son amigos pero en realidad te arañan no son más que el reflejo de tu necesidad de conformarte con menos porque no te crees merecedor de más.

Ninguno de los trenes que dejaste pasar te espera en ningún anden pero hay otros que saldrán pronto.



Amor, dolor, amargura

Todo el amor que no te permites, se desvanece o se vuelve loco y se convierte en dolor, amargura, punzada en el pecho.

Lo que no quieres ver es lo que te perseguirá siempre hasta que te decidas a abrir los ojos

Lo que te asusta es la forma en que has decidido esquivar el camino de vuelta a ti mismo, a tu casa, a tu perdón y tu propia compasión.

Lo que no quieres ver es lo que te perseguirá siempre hasta que te decidas a abrir los ojos.

Lo que insistes en hacer y nunca sale bien es para que comprendas que no lo haces desde el corazón o que tal vez deberías dejar de hacerlo y confiar.

Todo el amor que no ves, se desvía de su camino y encuentra otros brazos que lo acogen con ganas.

Sueños tuyos o prestados

Los sueños que dejas pendientes se te clavan en la espalda… Los sueños que no comprendes que todavía no son se te cobijan en el pecho y te invitan a llorar…

Los sueños que dejas pendientes se te clavan en la espalda… Los sueños que no comprendes que todavía no son se te cobijan en el pecho y te invitan a llorar…

Y sólo cuando has soltado todas las lágrimas pendientes puedes darte cuenta de si eran tuyos o eran prestados, de si eres capaz de vivir sin ellos o sin ti… Cada vez que no aceptas lo que es tal y como es te estás negando a ti mismo y estas cerrando la puerta a transformar esa realidad gracias a transformarte a ti.

El amor que no ves en ti es imposible de ver en ningún otro lugar porque eres tú quien lo refleja, quien lo comparte, quien se ocupa de proyectarlo en el mundo justo en el momento en que posas la vista en él y decides si lo amas o lo detestas.

Todo lo que hoy no decides, se queda pendiente de resolver .Lo que evitas y no quieres sentir ni notar se queda atascado en ti, enquistado en tu cuerpo, esperando ser disuelto, expulsado, dicho, gritado, pensado, vomitado, existido

Todo lo que no te das, se pierde. Lo que te niegas porque crees que no mereces

Todo lo que no te das, se pierde. Lo que te niegas porque crees que no mereces. Lo que no sabes decirte a ti mismo porque no usas las palabras adecuadas, lo que te da miedo reconocer que te pasa, que sientes, que te gusta, que sueñas, se queda en una sala de espera pequeña donde almacenas lo que te asusta, lo que no quieres ver ni reconocer, lo que no quieres descubrir….

Hasta que pesa tanto que el suelo cede… Hasta que es tan grande que sale por la puerta y por todos los agujeros disponibles y estalla en mil pedazos y lo inunda todo con lo que deseabas ocultar.

Lo que no quieres ver, acaba siendo lo único visible

Lo que no quieres mirar, se convierte en tus ojos, en tus manos, en tus gestos y tus pies… Lo que eres y niegas acaba saliendo a través de tus labios, de tus palabras, de tus muecas, de tu forma de andar e invade tus pensamientos y sueños.

Siempre hay un momento para empezar a mirar en ti, en tu interior, para iniciar un proceso de autoconocimiento que te lleve a ti.

Siempre hay un momento para empezar a mirar en ti, en tu interior, para iniciar un proceso de autoconocimiento que te lleve a ti

Para encontrar tu paz a pesar de la tormenta que vives ahí afuera.

Para descubrir quién eres  y qué quieres y qué no quieres en tu vida.

Para encontrar otra pareja de baile que no te arranque la risa.

Para vivir sin sentirte atado ni ser libre en cualquier circunstancia.

Siempre es un buen momento para darte cuenta de que todo lo que callas habla por ti.

Todo lo que dices acaba escribiendo en guión de tu vida


¿Ser o no ser?

Vale la pena parar un momento y darte cuenta de hacia dónde vas y con quién.

Deja de buscar, ya has encontrado lo que buscabas…. Eres tú

Y descubrir para qué y para qué no. Y decirte la verdad a la cara y alucinar con lo maravilloso que eres, después de siglos reprochándote mil errores y creyendo que estabas fallándole al mundo…

Pensando que era mejor desfraudarte a ti que a los demás. Disfrazando tu dolor con el «qué dirán» y pensando que esto iba de parecer antes que de ser…

Y ahora resulta que lo que tanto te asustaba ver y reconocer es lo que va a liberarte.

Mira en ti y verás que hay mucho y muy valioso.

Deja de buscar, ya has encontrado lo que buscabas…. Eres tú.



PERFIL DEL AUTOR

Mercè Roura

Periodista y formadora en comunicación, marca personal e inteligencia emocional. Más de 17 años de experiencia en radio y televisión. Ahora ayudo a las personas a conseguir que potencien su talento y lideren sus vidas. Me apasionan las palabras y su poder para cambiar nuestra forma de pensar y de vivir. Su primer libro ‘Amo la Imprudencia de mis Palabras'. El momento de cambiar y ser grandes es éste. Su último libro ya está disponible: 'Cosas que debí decirte hace cien años'


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos