Acoso laboral… otra vez

Elena Rubio, la psicóloga en tus zapatos

Me cambio de trabajo y vuelvo a sufrir acoso, ¿es culpa mía?. Nada más lejos de la realidad

Sólo hay algo peor que sufrir acoso en el trabajo… y es volver a sufrir acoso laboral en el siguiente trabajo.

Si la culpa ya persigue a la víctima por no haber sabido controlarlo o verlo venir, cuando se repite, esa culpa se multiplica exponencialmente… y casi irremediable y erróneamente lleva a la víctima a pensar: “ES CULPA MÍA”.

Nada más lejos de la realidad. Como ya hemos dicho en más ocasiones, ¿Que ha sido de mi autoestima? , no hay un perfil concreto de las víctimas, salvo que queramos definir perfil como “persona con sus defectos y sus virtudes, en ocasiones brillante en su trabajo, otras veces dentro de la normalidad…” donde creo que podríamos incluirnos la gran mayoría de los trabajadores en la plantilla de una empresa.

Enea Coaching Psicología - jupsin.com - acoso

¿Por qué se repite el mobbing?

Cuando una persona ha sufrido acoso laboral, su personalidad ha podido sufrir graves daños, y durante el tiempo que haya durado, sencillamente ha podido vivir un calvario de dolor.

Cuando una persona ha sufrido acoso laboral, su personalidad ha podido sufrir graves daños, y durante el tiempo que haya durado, sencillamente ha podido vivir un calvario de dolor

En el mejor de los casos, pero desgraciadamente no es lo habitual, la empresa puede tomar medidas y terminar con el problema.

A veces, es cambiando a la víctima de departamento, si se puede; otras veces, las menos a día de hoy, es tomando medidas sobre los propios acosadores.

En muchas ocasiones, la víctima termina de baja por depresión o abandonando su puesto de trabajo.

Ninguna de estas medidas ayuda realmente al trabajador acosado, si éste no es ayudado para reparar esas heridas o daños generados durante el acoso.

Así, el trabajador, a veces con miedo, a veces con ilusión, acude a su nuevo puesto de trabajo, bien en la misma empresa, bien en otra lo más lejana posible a la anterior.

Y tarde o temprano, comienza a vivir una situación parecida: antes fue el mando directo, ahora es un compañero… pero el acoso comienza de nuevo, la humillación, el aislamiento, las risas a sus espaldas…

Y la herida se reabre (nunca se cerró firmemente) con unos síntomas incluso más pronunciados (ataques de ansiedad, terrores, explosiones de llanto, problemas digestivos, etc.).

Riesgos Laborales, acoso laboral

¿Qué hay debajo de esa herida tan profunda?

La autoestima rota, la seguridad en sí mismo desaparecida, la pérdida de habilidades sociales para poder plantar cara, la ausencia de asertividad para poner fin a esas acciones tan dolorosas de sus compañeros acosadores.

¿Cómo puede una persona, con todas esas carencias, enfrentarse a cualquier mínima situación de acoso?

Así que hay que preguntarse… ¿Cómo puede una persona, con todas esas carencias, enfrentarse a cualquier mínima situación de acoso?

En el primer momento en que esta persona intuya una conducta de agresión, sufrirá un derrumbamiento y un dolor infinito. Por supervivencia, estas personas se han acostumbrado a estar en continua alerta, esperando el peligro y el ataque a la vuelta de cualquier pasillo.

Nadie, con estas heridas tan profundas, puede encararse ante esos compañeros, futuribles acosadores.


Publicidad - ConRdeRuido (grande)_Fotor


¿Que puedo hacer para para el acoso laboral?

En el primer momento en que se ha sufrido mobbing y se ha percibido daño o dolor, no lo dejes pasar.

  • Revisa tu autoestima. ¿Qué pensamientos tienes hacia ti? ¿Crees que tienes la culpa de todo lo que pasa? ¿Mereces las cosas malas que te ocurren? En la vida hay cosas que provocamos, y otras que nos ocurren, no todo puede ser por tu culpa.
  • Comprueba tu estado físico y mental. ¿Te cuesta dormir? ¿No te quieres levantar de la cama? ¿Has perdido el apetito, o por el contrario, comes con mucha ansia? ¿Tienes problemas digestivos, o de piel, dolores de cabeza…? Tu cuerpo te está mandando señales de que algo anda mal, no dejes de escucharle.
  • ¿Percibes que estás perdiendo habilidades para relacionarte? ¿Temes meter la pata con la gente y accedes a muchas cosas para no “dar problemas”? ¿prefieres pasar desapercibido? ¿quisieras ser capaz de frenar a esas personas que te inoportunan y no puedes? Tal vez los acosadores ya están haciendo su trabajo, y están mermando tus facultades sin casi darte cuenta.

Un psicólogo terapeuta  podrá ayudarte a restaurar tu autoestima y a mejorar tus habilidades sociales a la hora de enfrentarte a tus compañeros, amigos y futuros acosadores

Si estas preguntas te han resultado incómodas, dolorosas o te han removido por dentro, piensa en pedir ayuda profesional.

Un psicólogo terapeuta experto en esta materia podrá ayudarte a restaurar tu autoestima y a mejorar tus habilidades sociales a la hora de enfrentarte a tus compañeros, amigos y futuros acosadores.

De esta manera, cuando llegues a un nuevo trabajo, o tu acoso haya terminado, tendrás las herramientas y la fortaleza suficientes para encarar el futuro sin miedo al otro.

Podrás decir BASTA cuando lo consideres y podrás vivir sin vigilar tus espaldas aterido por el terror. Siempre hay algo que pueda hacerse.


Quirónprevención - jupsin.com - acoso laboral - riesgos psicosociales
Haz click aquí – Esta entrevista sobre acoso laboral también puede ser de tu interés

Los consejos de Elena Rubio, la ‘psicóloga en tus zapatos’

El acoso laboral es culpa mía

Cuando una persona ha sufrido acoso laboral una y otra vez, puede pensar que es culpa suya. Nada más lejos de la realidad. No hay un perfil concreto de las víctimas, salvo que queramos definir perfil como “persona con sus defectos y sus virtudes, en ocasiones brillante en su trabajo, otras veces dentro de la normalidad…” donde creo que podríamos incluirnos la gran mayoría de los trabajadores en la plantilla de una empresa.

Las medidas de la empresa no son suficientes

A veces, cuando se da mobbing en una empresa, se cambia la víctima de departamento, si se puede; otras veces, las menos a día de hoy, es tomando medidas sobre los propios acosadores. Pero a menudo, si la empresa no hace nada, la víctima termina de baja por depresión o abandonando su puesto de trabajo y la propia organización.

Ninguna de estas medidas ayuda realmente al trabajador acosado, si además éste no es ayudado para reparar esas heridas generadas durante el acoso.

Nuevo puesto de trabajo, nuevo acoso

  • La víctima comienza en su nuevo puesto de trabajo, y tarde o temprano, comienza a vivir una situación parecida: antes tal vez fue el mando directo, ahora quizá es un compañero… pero el acoso comienza de nuevo, la humillación, el aislamiento, las risas a sus espaldas… y la herida se reabre (esa herida que nunca se cerró adecuadamente) con unos síntomas incluso más pronunciados (ataques de ansiedad, terrores, explosiones de llanto, problemas digestivos, y un largo etcétera). ¿Otra vez lo mismo?
  • La falta de autoestima y de seguridad en sí mismo, la pérdida de habilidades sociales para poder plantar cara y la ausencia de asertividad reinan en una persona que ha sufrido acoso anteriormente. ¿Cómo no va a vivir en una continua alerta esperando el peligro y el ataque de un posible agresor? ¿Quién podría hacer frente a una situación de posible acoso en estas circunstancias?

¿Qué hacer para parar el acoso?

  • Si has sufrido acoso, lo primero que debes revisar es tu autoestima. ¿Qué pensamientos tienes hacia ti? ¿Crees que tienes la culpa de todo lo que pasa? ¿Mereces las cosas malas que te ocurren? En la vida hay cosas que provocamos, y otras que nos ocurren, no todo puede ser por tu culpa.
  • Tras revisar tu autoestima, Comprueba tu estado físico y mental. ¿Te cuesta dormir? ¿No te quieres levantar de la cama? ¿Has perdido el apetito, o por el contrario, comes con mucha ansia? ¿Tienes problemas digestivos, o de piel, dolores de cabeza…? Tu cuerpo te está mandando señales de que algo anda mal, no dejes de escucharle.
  • Ahora que has revisado tu autoestima y tu estado físico y mental, céntrate en tus habilidades para relacionarte? ¿Temes meter la pata con la gente y accedes a muchas cosas para no “dar problemas”? ¿prefieres pasar desapercibido? ¿quisieras ser capaz de frenar a esas personas que te inoportunan y no puedes? Tal vez los acosadores ya están haciendo su trabajo, y están mermando tus facultades sin casi darte cuenta.
  • Si crees que el acoso ha hecho mella en ti, busca ayuda profesional. Un psicólogo terapeuta experto en esta materia podrá ayudarte a restaurar tu autoestima y a mejorar tus habilidades sociales a la hora de enfrentarte a tus compañeros, amigos y futuros acosadores. Podrás decir BASTA cuando lo consideres y podrás vivir sin vigilar tus espaldas aterido por el terror. Siempre hay algo que pueda hacerse.

PERFIL DEL AUTOR

Elena Rubio

Psicóloga Sanitaria y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especializada en factores psicosociales. Más de 15 años de experiencia en formación. Actualmente ayudo desde el ámbito clínico, en consulta, a las personas que desean mejorar su situación o aliviar su dolor. Especialista en talleres y cursos de formación en empresas e instituciones diversas. Mi vocación es la ayuda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter