¿Qué ha sido de mi autoestima?

Elena Rubio, la psicóloga en tus zapatos

¿Has sido o estás siendo actualmente víctima de acoso laboral? Entre otros muchos síntomas que estés sufriendo, tales como insomnio, pesadillas, problemas de concentración, problemas psicosomáticos (dermatitis, problemas gástricos, caída del cabello, resfriados continuos, dolores de cabeza…), pensamientos obsesivos, falta de ilusión, taquicardias con sólo pensar en el trabajo, etc., hay uno que puede mermar especialmente tu capacidad de volver a ser el que eras, la desaparición de la autoestima.

Los acosadores persiguen hacerte débil y colocarse así ellos en una posición de fortaleza

Cuando una persona sufre mobbing, termina pensando que realmente es verdad lo que se dice de él; la culpa se apodera de sus pensamientos. Quizá haya hecho algo que ha provocado esta situación, porque hay algo “defectuoso” en él.

Nada más lejos de la realidad. NO HAY NADA, y repito, NADA, que justifique esa violencia en el trabajo (ni en ningún otro campo).

Por desgracia, cuando se ha llegado a estos pensamientos, los acosadores han cumplido su fin, que es hacerte débil y colocarse así ellos en una posición de fortaleza.

Dale la vuelta a la tortilla

Pero esto puede cambiar. ¿Qué puedes hacer para darle la vuelta a la situación?

Piensa que esto le puede pasar a cualquiera. Tú no has hecho nada para provocarlo. Eres la VÍCTIMA, y no el culpable. NO hay un patrón de personas más proclives a sufrir mobbing.

Según algunas investigaciones, las víctimas de acoso podrían clasificarse en tres grupos (Conesa y Sanahuja, 2002):

  • Personas brillantes, atractivas y algo seductoras, y por lo tanto envidiables y consideradas peligrosas o amenazadoras por el acosador que teme perder su protagonismo;
  • Personas vulnerables o depresivas que son el blanco fácil del agresor en el que descargar sus propias frustraciones;
  • Personas eficaces y trabajadoras que ponen en evidencia lo establecido y pretenden imponer reformas, que son vistas por el agresor como un peligro o amenaza de su estatus en la organización laboral.

Estar en uno de estos grupos no te hace culpable. Sólo te hace PERSONA, con tus virtudes y con tus defectos. Como el resto de la humanidad.

Viñeta de Idigoras y Pachi exclusiva para jupsin.com
Viñeta concienciación contra el acoso laboral – Idigoras y Pachi  en exclusiva para jupsin.com

Busca una red de apoyo.

  • En el trabajo: Puede ser de gran ayuda encontrar un soporte sobre el que apoyarse; en un entorno laboral hostil es difícil encontrar “aliados”, pero busca entre tus compañeros personas que puedan corroborar la situación que estás viviendo. Tal vez colegas con los que has tenido una buena relación, en este momento te den la espalda, por miedo, o por haber “sucumbido” a las redes del acosador.

Que esto no te haga pensar nuevamente que eres el culpable. Busca otros compañeros, a veces entre las miradas se puede encontrar esa  comprensión y ese aliado que buscas para confirmarte: “Sí, esto que te está pasando es acoso.”.

  • Por supuesto, busca apoyo fuera del trabajo. La familia, los amigos… son indispensables en estos momentos. El mero hecho de que te escuchen, te hará sentir mejor. Pero trata de escoger a aquellas personas que sepan escuchar, porque a veces los consejos dados, con la mejor de las intenciones, no son lo que necesitas (Ej.: “Pero cómo dejas que te hagan eso?” “¿Pero no estarás exagerando?”, “Pues no les hagas ni caso”…).
  • Infórmate con lecturas y artículos sobre el tema del acoso laboral. Te ayudará a entender mejor lo que te está pasando, y sobre todo a ver que esto no sólo te pasa a ti.

Con estas acciones podrás volver a CONFIAR EN TI MISMO, en reparar tu autoestima, y sentirte capaz de afrontar la situación con fuerza y seguridad

Busca ayuda profesional:

  • Puedes buscar asociaciones de víctimas de acoso laboral en tu ciudad, donde te podrán asesorar y conocer personas que han pasado por circunstancias similares a la tuya.
  • Consulta con abogados expertos que te guíen e informen cuáles son tus opciones.
  • Solicita ayuda psicológica a un profesional, con el que puedas trabajar tu bienestar emocional e incluso en algunos casos, el estrés postraumático que puedas estar sufriendo, crucial para poder enfrentarte a la situación.

Aquí aprenderás a conocerte a ti mismo, a extraer las armas necesarias y la fortaleza perdida para plantar cara a la realidad que te genera tanto dolor. Probablemente, a raíz de esta situación se han complicado otras en tu vida (relaciones de pareja, hijos, amigos, etc.) que necesitarás curar, en paralelo.

Con estas acciones podrás volver a CONFIAR EN TI MISMO, en reparar tu autoestima, y sentirte capaz de afrontar la situación con fuerza y seguridad. Verás con claridad cómo hacer frente y no permitir que siga ocurriendo o se vuelva a repetir.

enea_banner_grande (sin marco)


PERFIL DEL AUTOR

Elena Rubio

Psicóloga Sanitaria y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especializada en factores psicosociales. Más de 15 años de experiencia en formación. Actualmente ayudo desde el ámbito clínico, en consulta, a las personas que desean mejorar su situación o aliviar su dolor. Especialista en talleres y cursos de formación en empresas e instituciones diversas. Mi vocación es la ayuda.


2 comentarios en “¿Qué ha sido de mi autoestima?”

  • Gracias Elena!
    Creo q aportas las claves y pautas necesarias para que la gente q este pasando por ello pueda gestionar el problema.

    • Muchas gracias Sandra, por tus palabras. Esto es un camino difícil, pero realmente pienso que llevando a cabo esas pautas la circunstancia puede empezar a cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter