Los caballos y la escucha: las emociones

Programa para la Superación del Acoso en Intervención Asistida con Caballos – Una iniciativa de Olga Casado y jupsin.com

  • Con caballos como el noble y fuerte Farid, te presentamos una nueva forma de ayuda en procesos de recuperación de víctimas de acosoabuso psico-emocional y maltrato.
  • Cada mes, en jupsin.com, publicamos un nuevo capítulo, que incluye un texto con la explicación del programa a cargo de la coach Olga Casado y un video explicativo en alta calidad grabado en La Finca Las Suertes (El Escorial) y elaborado por Producciones Mala-Mala.
  • El 1de mayo , capítulo 3: Diálogo interior: cómo hablamos con nosotros mismos.


Capítulo 2 del Programa | Trabajando la escucha (II): Comprender las emociones y gestionarlas de forma positiva

  • Los caballos nos enseñan que es posible mantener una atención plena que permita estar a salvo de las amenazas que supone el entorno, sin vivir preocupado o sintiéndose bajo peligro.
  • El llamado ‘tiempo caballo’ nos entrena en la paciencia, determinación, atención plena, equilibrio y bienestar común.

En las situaciones de acoso, y en concreto en relación al acoso laboral, la víctima puede sentirse desorientada sin lograr entender qué es lo que ha podido motivar su situación.

Evaluarnos en la medida justa a nosotros y a los demás es uno de los factores que contribuyen a desarrollar y mantener una actitud resiliente

Es habitual culpabilizarse uno mismo por no haber estado a la altura de las exigencias, bien del puesto que se desempeña o de cualquier otra circunstancia generada en el contexto de trabajo.

Las emociones suelen jugar una mala pasada convirtiéndonos en culpables de la situación, al tiempo que nos llevan a sentir lo contrario, que somos víctimas injustamente tratadas.

Evaluarnos en la medida justa a nosotros mismos y a los demás, es uno de los factores que contribuyen a desarrollar y mantener una actitud resiliente. En relación a la “cura” después de vivir el acoso, contribuye a resolver el caos interior que impide la gestión sana de las emociones.



Recuperación de la estabilidad emocional

La incapacidad de gestión de las emociones puede conllevar consecuencias graves para la persona, lo que hace que sea prioritario el trabajo de recuperación de esa estabilidad emocional, previo abordaje del resto de acciones que son necesarias para volver a tener una vida estable en todos los ámbitos.

En particular con los caballos, nos centramos en dos aspectos:

  • La capacidad de entender lo que nos dice el entorno a través de señales, que a veces nos resultan confusas o a las que sencillamente no prestamos atención.
  • La habilidad de escuchar y discernir lo que estamos sintiendo, y cómo gestionarlo en nuestro mejor beneficio.

El objetivo es avanzar hacia una percepción integral de nosotros mismos, reconociendo señales que nos ofrece el cuerpo y aprendiendo a utilizarlas

Todo esto lo abordamos a través de la observación, prestando atención a lo que nos dice nuestro interior.

El objetivo es avanzar hacia una percepción más integral de nosotros mismos, reconociendo señales que nos ofrece nuestro propio cuerpo, y aprendiendo a utilizar esas señales en nuestro beneficio y en el de los demás.

En el anterior capítulo tuvimos la oportunidad de comentar la importancia que tiene para los caballos el equilibrio del bienestar grupal. Ese bienestar es posible gracias al equilibrio de cada uno de los individuos del grupo. Entender esta idea nos sirve para preguntarnos qué nos hace estar en equilibrio, qué nos saca de ese equilibrio y qué recursos tenemos para recuperarlo.

Los caballos nos enseñan que es posible mantener una atención plena que permita estar a salvo de las amenazas que supone el entorno, sin vivir preocupado o sintiéndose bajo peligro.


Estado de presencia y gestión emocional

Los caballos nos enseñan que es posible mantener una atención plena que permita estar a salvo de las amenazas que supone el entorno, sin vivir preocupado o sintiéndose bajo peligro.

Su gran enseñanza para nosotros es, precisamente, su capacidad de mantener un estado de “presencia” en todo momento, un estado al que regresan fácilmente una vez que la amenaza ha pasado y vuelven a sentirse a salvo.

Cuando estamos fuera de nuestra “presencia” las emociones toman el mando. Debemos ser nosotros quienes gobernemos nuestro mundo emocional y no a la inversa

Esta increíble gestión que podría equivaler a nuestra propia gestión emocional es un valioso espejo en el que mirarnos cuando trabajamos con ellos.

Cuando estamos fuera de nuestra “presencia” las emociones toman el mando. Debemos ser nosotros quienes gobernemos nuestro mundo emocional y no a la inversa. En este trabajo, nos integramos en la manada y comenzamos a prestar atención a las sensaciones corporales y emociones que afloran.

En la interacción aplicamos las habilidades de escucha aprendidas a lo que nos sucede por dentro. Aprendemos a identificar sensaciones corporales, y asociar esas sensaciones y las emociones que nos producen; o también a la inversa, identificamos la emoción y buscamos su reflejo en el cuerpo.

Cuando hemos logrado identificar las emociones predominantes, podemos preguntarnos qué queremos hacer con esas emociones, cómo nos afectan en nuestro día a día, favorable o desfavorablemente.

‘El tiempo caballo’

Según cada caso, se plantean diferentes dinámicas de acercamiento a los caballos, entendiendo un concepto que resulta de gran utilidad para quienes trabajamos con estos animales, lo que llamamos ‘el tiempo caballo’, un ritmo de avance en lo que sucede muy diferente al humano.

Este ‘tiempo caballo’ nos entrena en la paciencia, determinación, atención plena, equilibrio y bienestar común.

Este ‘tiempo caballo’ nos entrena en la paciencia, determinación, atención plena, equilibrio y bienestar común

Cuando hemos logrado identificar las emociones predominantes, podemos preguntarnos qué queremos hacer con esas emociones, cómo nos afectan en nuestro día a día, favorable o desfavorablemente.

Y cómo podemos actuar sobre ellas en el caso de esas emociones que tienen resultados desfavorables para nosotros; o potenciarlas entrando en ellas de forma consciente, cuando se trata de emociones que son favorables para nuestra vida.

De todo esto hablaremos en el próximo artículo dedicado al diálogo interior: cómo hablamos con nosotros mismos y de qué manera el diálogo interior negativo altera nuestro estado emocional, algo que los caballos perciben devolviéndonos con su comportamiento un espejo inequívoco de lo que estamos sintiendo y de cómo nos afecta y a la vez condiciona las respuestas que recibimos del exterior.

A la inversa, nuestro diálogo interior positivo se expande a todo nuestro lenguaje silencioso que ofrece un retrato de cómo nos sentimos por dentro, y cómo es por lo tanto nuestra contribución al ámbito de lo común.




PERFIL DEL AUTOR

Olga Casado

Escritora. Coach profesional certificada por el UCI (Universal Coaching Institute) y por la EICCE (Escuela Internacional de Coaching con Caballos Equilibri). Fundadora de 'Equinat Coaching'. Especializada en en el desarrollo de cualidades de liderazgo y autovaloración positiva. Autora de novelas en las que refleja los grandes asuntos que mueven el alma humana. En 'Las huellas del cardamomo' (Kolima Books, 2017) trata el tema del abuso a menores. 'Atrévete a Renacer' es su cuarto libro editado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos