Coaching con caballos: conocer y expresar nuestros límites

Programa para la Superación del Acoso en Intervención Asistida con Caballos – Una iniciativa de Olga Casado jupsin.com

  • Con caballos como el noble y fuerte Farid, te presentamos una nueva forma de ayuda en procesos de recuperación de víctimas de acosoabuso psico-emocional y maltrato.

  • Cada mes, en jupsin.com, publicamos un nuevo capítulo, que incluye un texto con la explicación del programa a cargo de la coach Olga Casado y un video explicativo en alta calidad grabado en La Finca Las Suertes (El Escorial) y elaborado por Producciones Mala-Mala.


Capítulo 8 del programa | Conocer y expresar nuestros límites

“Los caballos son maestros en ayudarnos a comprender nuestra manera de entender los límites”

A lo largo de este Programa de superación de situaciones de acoso laboral y otras formas de abuso pisco-emocional, hemos ido repasando cómo el proceso de coaching asistido con caballos permite comprender mejor la manera en la que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.

Pero más allá de la comprensión profunda de lo que nuestra energía y nuestro lenguaje corporal dicen a los demás, la interacción con caballos en proceso de coaching es un gran catalizador de cambio por el modelo vivencial en el que se desarrolla el proceso.

La interacción con los caballos es una experiencia real, que impacta en el cerebro emocional de la persona, de manera que no solo se comprende de manera racional, sino que la comprensión viene precisamente de la vivencia íntima y sentida a través de emociones primarias como la alegría, la tristeza, la ira, la sorpresa o el miedo.

La interacción con los caballos es una experiencia real, que impacta en el cerebro emocional de la persona

Las situaciones de abuso emocional y psicológico tienen mucho que ver con los límites, con la dificultad para discernir dónde está la frontera en la que la otra persona está invadiendo nuestro derecho a elegir, a expresarnos, a ser individualmente, a exponer nuestras necesidades, a no tener que “defender” nuestro espacio.

En gran medida, el abuso es una cuestión de límites, y los caballos son maestros en ayudarnos a comprender cómo ejercemos nuestro derecho a los límites, o cómo en el caso de personas que han abusado psicológica o emocionalmente de otras, sobrepasamos límites y lo que esto significa o qué hay detrás de este tipo de actitudes, muchas veces del todo inconscientes.

Caballos, maestros en ayudarnos a entender los límites

¿Qué hace que los caballos sean maestros en ayudarnos a comprender nuestra manera de entender los límites?

¿Qué hace que los caballos sean maestros en ayudarnos a comprender nuestra manera de entender los límites?

Precisamente esta palabra, límites, es la base de sus relaciones en manada y con individuos que no pertenecen al grupo.

Los caballos tienen un campo energético amplio, lo que significa que su espacio de confort y de expresión de su energía es más grande que el nuestro.

Esto se debe a diversos factores, entre ellos, el hecho de ser animales de presa, lo que hace que sean vulnerables en presencia de depredadores, y que deban tener un fino sistema de “calibración” que les permita saber si en nuestra presencia se encuentran a salvo.

Un caballo más dominante medirá cada cierto tiempo su capacidad de dominio sobre otros individuos del grupo, y un caballo sumiso cederá fácilmente a la presión de otro más dominante.

Ejercicio de límites de la manada

Por otro lado, su manera de establecer jerarquías en las manadas, tanto naturales como artificiales (una manada artificial es un grupo de caballos reunidos por el ser humano para habitar un espacio común), se basa precisamente en un ejercicio de límites más o menos constante.

La jerarquía en las manadas de caballos es fundamental porque garantiza la subsistencia en relación a la defensa del grupo y a la preservación de la especie

Un caballo más dominante medirá cada cierto tiempo su capacidad de dominio sobre otros individuos del grupo, y un caballo sumiso cederá fácilmente a la presión de otro más dominante.

La jerarquía en las manadas de caballos es fundamental porque garantiza la subsistencia, no solo en relación a la defensa del grupo sino también a la preservación de la especie.

Por eso unos dominan, otros “lideran”, otros (los jóvenes) miden los límites de los mayores (un día alguien será el nuevo semental del grupo y serán muchas las veces que el semental deberá imponer su superioridad), otros (los machos jóvenes que empiezan a rivalizar con el semental y hasta que son expulsados definitivamente del grupo) deben mantenerse en los flancos donde son más vulnerables y de esa forma el grueso de la manada (yeguas y potrillos jóvenes) queda a salvo en el centro…



Hay toda una etología que nos explica cómo son las cosas entre los caballos y nos ayuda a entender cómo son en un momento dado entre caballos y humanos.

Un caballo dominante en un grupo puede cambiar por completo su comportamiento si llega otro aun más dominante que él

En general no podemos decir que un caballo sea dominante o sumiso per se, podemos decir que un caballo “está siendo dominante/sumiso en cierto contexto”, aunque es cierto que también los caballos tienen su carácter y cierta tendencia a comportarse de una u otra manera.

Por ejemplo, un caballo dominante en un grupo puede cambiar por completo su comportamiento si llega otro aun más dominante que él.

Esto es lo que hace que sea tan interesante la interacción con personas que tienen dificultades para entender sus límites y por lo tanto expresarlos de forma asertiva y sin conflicto para ellos ni para sus relaciones con otras personas. Este punto lo veremos un poco más adelante.

En la interacción con los caballos dirigida a aprender a manejar los límites en nuestras relaciones, está la base de una comunicación más equilibrada y más eficaz.

Límites e interacción humano-equina

Los caballos no se comportan con nosotros de una manera distinta a como lo hacen entre ellos. Si un caballo es curioso vendrá antes a conocernos, nos olerá, y quizá mordisquee nuestra ropa; si es más tímido, seguramente nos observará a cierta distancia.

Si un caballo es curioso vendrá antes a conocernos, nos olerá, y quizá mordisquee nuestra ropa; si es más tímido, seguramente nos observará a cierta distancia

Lo que sí harán todos con más ímpetu o menos, es medir nuestros límites cuando llegue el momento de la interacción, de aquí la extraordinaria herramienta que nos brindan los caballos para entender qué funciona y qué no para cada persona, y en su caso para desarrollar formas de comunicación que nos permitan expresar con asertividad dónde está el límite que otros no pueden o no deben sobrepasar.

En la interacción con los caballos dirigida a aprender a manejar los límites en nuestras relaciones, está la base de una comunicación más equilibrada y más eficaz.

El solo hecho de conducir a un caballo con una cuerda durante un rato puede dar mucha información a la persona sobre su forma de entender los límites y su capacidad para manejarlos de forma saludable y sin conflicto para ella ni para otras personas.

Otros ejercicios simples como mantener al caballo fuera de lo que podemos identificar como nuestro “campo vital” o “energético” son igualmente muy poderosos para que la persona tenga una vivencia tremendamente real e impactante que le hará ver no solo el momento de interacción con el caballo, sino pasajes de su propia vida marcados por situaciones muy similares a las que reproduce el trabajo con el caballo.



Los caballos son un espejo que no miente, y nos ayuda  a conocernos mejor y a encontrar formas para actuar con eficacia y lograr cambios definitivos

Caballos, el espejo que no miente nunca

Este “ver” que muchas personas describen con esta misma palabra después de haber realizado un proceso de coaching con caballos, supone un antes y un después.

Sobre todo cuando se observa que en el ejercicio de límites de los caballos no hay asociada ninguna emoción negativa, mientras que en nosotros esa misma situación conlleva toda una carga de emociones y de asociaciones con vivencias de nuestro pasado, o también con proyecciones que hacemos sobre nuestro futuro, y que a menudo dificultan nuestras relaciones, o la oportunidad que nos brinda una situación de abuso para entender, superar y cambiar las cosas.

En definitiva, y como ya hemos descrito en algún otro artículo con anterioridad, los caballos son un espejo que no miente, y que nos ayuda no solo a conocernos mejor, sino también a encontrar formas para actuar con más eficacia y lograr cambios definitivos que nos permitan vivir y relacionarnos con mayor equilibrio, y lograr un estado de mayor plenitud.


PERFIL DEL AUTOR

Olga Casado

Escritora. Coach profesional certificada por el UCI (Universal Coaching Institute) y por la EICCE (Escuela Internacional de Coaching con Caballos Equilibri). Fundadora de 'Equinat Coaching'. Especializada en en el desarrollo de cualidades de liderazgo y autovaloración positiva. Autora de novelas en las que refleja los grandes asuntos que mueven el alma humana. En 'Las huellas del cardamomo' (Kolima Books, 2017) trata el tema del abuso a menores. 'Atrévete a Renacer' es su cuarto libro editado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos