Acoso sexual y salud psíquica

Acoso sexual, aspectos físicos y psíquicos – Detección, tratamiento y prevención – El papel del especialista

  • “Suele haber mucha rabia contenida, mucho sentimiento de injusticia por el hecho en sí y por la desprotección social cuando la persona acosada no tiene una buena red de apoyo”.
  • “Ante casos como el de ‘la manada’, es necesario que tanto los ciudadanos en general como las víctimas entiendan que las respuestas defensivas son automáticas”.
  • “Si la persona que lee esta entrevista es superviviente de abusos o acoso sexual, debe saber que su situación es absolutamente abordable, que no tiene por qué vivir sufriendo y que si lo quiere solucionar hay una red de profesionales especializados a los que puede acudir.

ENTREVISTA | Lucía Fernández Peinó, psicóloga especialista en EMDR – Unidad de Personalidad y comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan BravoGrupo Quirónsalud

“A la hora de sobrevivir no hay respuestas valientes o cobardes, el cerebro funciona en términos de utilidad, solo utilidad”

Abordamos en jupsin.com el acoso sexual y las consecuencias para la salud de las víctimas. Un terreno ‘movedizo’ por su fuerte componente mediático y de reacción social, puesto de manifiesto en sentencias como la de ‘la manada’.

Buscamos opinión profesional en la reconocida Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo

Buscamos opinión profesional en la reconocida Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, Quirónsalud.

Para la psicóloga Lucía Fernández Peinó, debemos saber que ante este tipo de situaciones y a la hora de sobrevivir, no hay respuestas valientes o cobardes, el cerebro funciona en términos de utilidad, solo utilidad”, un aspecto desconocido o no tenido en cuenta de forma habitual en nuestra sociedad.

Fernández Peinó, coautora del libro ‘TODOSaUNA contra el ACOSO ESCOLAR’ insiste con firmeza en el mensaje de que “la víctima no es culpable del acoso, estamos ante un abuso de poder, un abuso de confianza y un delito” y asegura que “desde nuestra especialidad estamos preparados y preparadas para ayudar a la víctima a que viva sin sufrimiento”.

Lucía Fernández Peinó es psicóloga sanitaria, especialista en psicotraumatología, violencias y terapia familiar con amplia trayectoria profesional en distintos campos de atención: niños y adolescentes, adultos y familias en instituciones públicas y privadas.

Lucía Fernández Peinó es coautora del libro “TODOSaUNA contra el ACOSO ESCOLAR”, iniciativa de jupsin.com

En la actualidad, Fernández Peinó desarrolla su actividad como psicóloga de equipo en la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo (Madrid, España) del Grupo Quirónsalud.

Lucía Fernández Peinó es coautora del libro “TODOSaUNA contra el ACOSO ESCOLAR”, iniciativa de jupsin.com y que cuenta con la aportación de diversos profesionales de Quirónsalud expertos en la materia desde el punto de vista asistencial.

Lucía Fernández Peinó es psicóloga especialista en EMDR en la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo Grupo Quirónsalud.


jupsin’. ¿Cómo podemos definir el acoso sexual desde el punto de vista de la salud?

Lucía Fernández. Si hablamos desde el punto de vista de la patología, el acoso sexual produce cuadros de depresión, de ansiedad y de estrés postraumático debidos a la situación vivida.

El acoso sexual produce cuadros de depresión, de ansiedad y de estrés postraumático

in’. ¿Qué síntomas se producen tras el acoso sexual?

LF. Cada persona puede manifestar los síntomas de una forma distinta en función de su nivel basal de estrés, de lo protegida que se haya sentido y de los recursos personales.

Otro factor que influye es la duración de este tipo de situaciones. No es lo mismo que el acoso sexual haya ocurrido solo una vez o en un período corto de tiempo que en una situación prolongada. La violencia, la agresividad y las agresiones sufridas también determinan el cuadro, pero varía persona a persona. Incluso su vida previa influye.

He tenido pacientes en los que la sensación de desprotección por el entorno social es recordada como más traumática que los propios tocamientos, palabras… y viceversa.

El abanico de síntomas es amplio. Se pueden producir alteraciones bruscas del estado de ánimo, pasar de estar contento/a a triste, o del llanto desconsolado al miedo más atroz

Es importante que las personas acosadas sexualmente sepan que los síntomas que se suelen experimentar con posterioridad a los hechos y en otras situaciones, suelen aparecer a los 3 meses, 6 meses e incluso al año o más tarde.

El abanico de síntomas es amplio. Por ejemplo, se pueden producir alteraciones bruscas del estado de ánimo, pasar de estar contento/a a triste, o del llanto desconsolado al miedo más atroz.

Por otra parte, suele haber una caída del estado anímico, sintiendo cierta apatía por socializar con gente, depresión, o sentir que la vida sigue su curso pero que están atrapados o congelados en esa situación.

También suele haber mucha rabia contenida, mucho sentimiento de injusticia por el hecho en sí y por la desprotección social cuando las personas no tienen una buena red de apoyo.

A la hora de sobrevivir no hay respuestas valientes o cobardes, el cerebro funciona en términos de utilidad, solo utilidad.

in’. ¿Se esconde todavía el acoso sexual por parte de la víctima? ¿Cómo averiguan que una persona padece este tipo de acoso?

LF. Sí, se sigue escondiendo, sobre todo en el ámbito laboral o familiar. Aprovecho la ocasión para animar a la gente a visibilizar lo que les ocurre, que busquen personas de confianza para hablar.

Las personas que sufren acoso sexual no son culpables de lo que les ha pasado, es un abuso de poder, un abuso de confianza y un delito

Es un problema importante que implica un deterioro de la salud física y mental. Las personas que sufren acoso sexual no son culpables de lo que les ha pasado, es un abuso de poder, un abuso de confianza y un delito. Las víctimas no tienen por qué ocultar nada.

En consulta, basamos la psicoterapia en una relación de confianza. Cuando las personas acuden a un psicólogo por estas cuestiones, si el ambiente y la alianza terapéutica es buena, se suele abordar sin problema.

Normalmente, vamos averiguando qué ocurre porque analizamos el momento en que las personas han comenzado a sufrir, qué estaba pasando en sus vidas en ese momento…y así va saliendo el problema.

in’. ¿Qué profesional de la salud está más capacitado para abordar pacientes que han sufrido acoso sexual?

LF. En el momento del acoso es bueno acudir a un profesional médico si lo requiere y acto seguido acudir a la policía para denunciarlo.

Un profesional que ayuda a movilizar a la persona tanto en el momento del acoso como después es el psicólogo especializado

Esto a veces no sucede así por presión social, por miedo u otros motivos. Un profesional que ayuda a movilizar a la persona tanto en el momento del acoso como después es el psicólogo especializado.

Le puede ayudar a darse cuenta de lo que le está pasando, a comprender por qué aparecen los síntomas, a nombrar el acoso, ya que a veces por la sutileza de los agresores no se puede percibir tan fácilmente. Y también a movilizar los recursos necesarios para ponerse a salvo, protegerse y cuando llegue el momento si lo desea denunciarlo.

Es necesario que tanto los ciudadanos en general como las víctimas entiendan que las respuestas defensivas (respuestas que tienen que ver con ponernos a salvo) son automáticas.

in’. ¿Cómo reacciona una persona ante el acoso sexual, cómo responde su cuerpo y cómo su mente?

LF. Existe un proceso con un principio y un final. Es una pregunta que requiere una respuesta amplia. Voy a intentar ser concisa… Las formas de reaccionar son diversas en función de lo que el cerebro determine, según lo que es lo más seguro para la supervivencia.

Ante casos como el de la manada, es necesario que tanto los ciudadanos en general como las víctimas entiendan que las respuestas defensivas son automáticas

Este tema ha sido muy controvertido en los últimos meses en casos como el mediático de ‘la manada’.

Es necesario que tanto los ciudadanos de a pie como las víctimas entiendan que las respuestas defensivas (respuestas que tienen que ver con ponernos a salvo) son automáticas y no se piensan.

Este aspecto del comportamiento está regulado por una parte del cerebro que se denomina ‘reptiliano’. En esta zona se encuentran diversas estructuras que determinan qué amenaza la supervivencia y qué no.

Es como una campana que se toca cuando hay un peligro mortal. En esa zona del cerebro no hay pensamiento, solo hace que la persona se pueda poner a salvo. Las respuestas defensivas son:

  • lucha
  • huida
  • congelación o parálisis
  • sumisión
  • muerte fingida

Las dos primeras son las más conocidas, pero lo cierto es que a la hora de sobrevivir no hay respuestas valientes o cobardes, el cerebro funciona en términos de utilidad, solo utilidad. Pone en marcha lo que hace falta para asegurar la supervivencia.

A la hora de sobrevivir no hay respuestas valientes o cobardes, el cerebro funciona en términos de utilidad, solo utilidad

A nivel corporal, lo que ocurre es que desde esta misma parte y diversas glándulas, se segregan sustancias para ayudar al cuerpo a defenderse, congelándose de frio pero sintiéndose agitado a la vez, acelerando el corazón con adrenalina para oxigenar los músculos por si debemos huir o pelear, o incluso haciendo que la persona se quede inmóvil viéndose desde fuera. Es una forma de poder con la situación.

in.’ ¿Qué tratamiento debe seguir un persona que ha sufrido acoso sexual?

LF. El tratamiento consiste en integrar esa historia en su vida. Es decir, poder ayudar a la persona a defenderse mejor, ayudar a que los síntomas vayan poco a poco desapareciendo, entendiendo qué parte de lo que le ocurre tiene que ver con lo acontecido y desensibilizar así lo que haga falta.

El apoyo social y acompañamiento en estos casos a veces determina la evolución posterior del paciente.

in’. ¿Quedan secuelas en la salud tras el acoso sexual?

Como veíamos al comienzo de la entrevista, el cuadro clínico es variado y puede que haya una persona con una depresión, otra con estrés postraumático y otra con ansiedad generalizada. Depende de muchos factores.

Las pesadillas nos ayudan a darnos cuenta de lo que nos preocupa o debemos resolver

Las pesadillas entrarían dentro del Estrés Postraumático. Son intrusiones o flashback sobre el evento traumático.

Son intentos del cerebro por acomodar ese evento en su cerebro, o como si una parte del mismo siguiera en alerta. Nos ayudan a darnos cuenta de lo que nos preocupa o debemos resolver.

in’. ¿Qué papel juega la sociedad ante este problema: policía, jueces, médicos, psicólogos, educadores…?

LF. Mucho. El apoyo social y acompañamiento en estos casos a veces determina la evolución posterior del paciente.

Es importante que todos estos profesionales validen la historia del paciente, aportando la seguridad que les corresponda desde cada rol, empatizando, siendo respetuosos y entendiendo que a veces las víctimas pueden llegar a sus servicios en estado de pánico, colapso, shock

in’. ¿Existe un perfil de persona más vulnerable a este tipo de acoso?

LF. No, aunque siempre es bueno tener un autocuidado óptimo para estar protegidos y protegidas, una buena autoestima, un buen cuidado físico y relacional, etc. El foco aquí hay que ponerlo en los abusadores, no en las víctimas.

El acoso sexual es perpetrado más por hombres que mujeres, esto nos habla,patologías al margen, de factores multicausales. La base clínica, en muchos casos, es el machismo

in’. ¿Existe un perfil de acosador sexual? ¿Qué pasa por su mente, es un enfermo o cualquiera puede ser un acosador sexual?

LF. Hay distintos tipos de acosadores. Los hay psicopáticos, que van escalando en sus fechorías y otro tipo de personas en las que la base del acoso es educacional.

El acoso sexual por cifras suele ser perpetrado más por hombres que mujeres, esto nos habla de factores multicausales patologías al margen. La base clínica de esto en muchos casos es el machismo. En ese caso, solo personas que se creen con el poder de agredir a otras lo hacen.



in.’ ¿Estamos ante el acoso sexual como una pandemia del siglo XXI?

LF. Es un tipo de comportamiento que se está visibilizando cada vez más, igual que sucedió en su día con la violencia de género, el bullying o el mobbing. La idea es ir erradicando estos comportamientos visibilizándolos.

in’. ¿Hay una explicación médica/psicológica para explicar el acoso sexual infantil?

LF. El acoso sexual Infantil es perpetrado por pederastas, que dentro del Manual de Criterios Diagnósticos de la Asociación Americana de Psiquiatría, se encuadra dentro de los Trastornos de Parafilia.

Otros profesionales creen que tiene que ver con un trastorno de personalidad con alteración del deseo sexual, e incluso otros hablan de una alteración del deseo sexual por motivos violentos o de abusos. Es decir, de problemas relacionados con el apego de estas personas. Yo creo que es una combinación de las tres cosas.

El abuso sexual en la infancia altera las relaciones de intimidad, de sentirse seguros, tiene secuelas corporales por desgarros, patología traumática en el sistema óseo y muscular, problemas genitales, escolares, de reproducción, y de estrés postraumático.

El abuso sexual infantil es un tema complejo del que muy poca gente habla

in.’ ¿Cómo afecta a su salud presente y futura un niño o niña este tipo de acoso?

LF. El abuso sexual infantil es un tema complejo del que muy poca gente habla.

Las secuelas del mismo son más complejas porque ha ocurrido en una etapa del desarrollo en la que la persona era vulnerable, era niño o niña.

En los casos en los que ocurre dentro de la familia, que son la mayoría, el daño es mayor aun, porque el abuso también es una traición. Una persona querida para el menor es la ejecutora del daño, y eso es terrible para el desarrollo.

Las estadísticas recogidas a nivel estatal y europeo descubren una realidad aberrante, llegando a tener una prevalencia del 20% al 40% según fuentes.

Sabemos que mas del 50% de los abusos sexuales en la infancia no se denuncian… Podemos concluir que de entre 2 y 4 niños y niñas de cada 10 sufren abusos en su infancia. Un escándalo del que nadie habla y que tiene consecuencias serias en la vida de esos futuros adultos.

El abuso sexual en la infancia altera las relaciones de intimidad, de seguridad, con secuelas corporales por desgarros, patología traumática en el sistema óseo y muscular, problemas genitales, escolares, de reproducción…

El abuso sexual en la infancia altera las relaciones de intimidad, de sentirse seguros, tiene secuelas corporales por desgarros, patología traumática en el sistema óseo y muscular, problemas genitales, escolares, de reproducción, y de estrés postraumático.

in’. ¿Por qué si hemos sufrido acoso sexual debemos acudir al médico/psicólogo?

Yo siempre digo que sin cabeza no hay cuerpo que lo haga funcionar. El motivo es la salud en sí misma. Cualquier persona que haya tenido una experiencia así tiene derecho a recibir ayuda si lo desea.

Lo que si me parece importante destacar es aclarar, por si la persona que lee esto es una superviviente de abusos o acoso sexual, que lo que le ocurre es absolutamente abordable, que no tiene porque vivir sufriendo y que si lo quiere solucionar hay una red de profesionales especializados a los que puede acudir.



PERFIL DEL AUTOR

Jesús Larena

Licenciado en Ciencias de la Información, Periodismo y Diplomado en Relaciones Públicas y Publicidad. 25 años de experiencia profesional. Prensa, radio, televisión, contenido digital y redes sociales. Comunicación integral: corporativa, financiera, digital, crisis. Mi centro operativo se llama larenaylarena.com. Creador e impulsor de jupsin.com y conRderuido.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos