Autor: Julio González

Licenciado en derecho por la Universidad Complutense, y abogado en ejercicio desde marzo de 1991. Diplomado en Práctica Jurídica por ICADE, CEU y Universidad Complutense. Master en RRHH por ICADE. Fui Magistrado Sustituto en la Audiencia Provincial de Córdoba y Juez Suplente en Valdemoro. Abogado de Turno de Oficio durante 15 años. Más de 1.000 juicios sobre mi toga. Mi especialidad es el Derecho Laboral (mobbing) y el Civil.

En sus manos

La cruel soledad de la víctima de ‘mobbing’

El primer apoyo que debemos buscar es el de los seres queridos. Es importantísimo el apoyo de familia y amigos para que la víctima no caiga en la desesperación y logre resistir mejor el devastador proceso del acoso.

En sus manos

El acoso: la patología de la soledad

Si algo produce dolor a la víctima de acoso, aparte de las humillaciones, vejaciones, hostigamientos, es sin duda la sensación de desamparo que siente. Tiene la sensación de estar viviendo inmersa en una locura a la que no encuentra explicación, siente miedo, culpabilidad y vergüenza.

En sus manos

Empresas que utilizan ‘repugnantes’ técnicas de acoso

Una vez vistas las obligaciones que tiene el empresario en materia de acoso laboral, vamos a centrarnos, en nuestro sexto paso, en las organizaciones que emplean estas ‘repugnantes’ técnicas de acoso y en las que, sabiéndolo o al menos sospechándolo, no hacen nada para evitar dichas situaciones de hostigamiento y violencia en el trabajo.

PUBLICIDAD

http://www.produccionesmala-mala.com/

En sus manos

Acoso laboral y responsabilidad del empresario

Conocemos al acosador, sabemos a qué víctimas prefiere. Vamos a dar entonces los siguientes pasos. El quinto es conocer, a grandes rasgos, qué responsabilidades impone la legislación vigente en materia de acoso al empresario, a lo cual dedicaré este post.

En sus manos

La víctima ante el acoso laboral: ‘¿Por qué yo?’

Conocemos a qué podemos llamar acoso laboral y a qué no, sabemos quiénes somos, víctimas. Hemos visto los trastornos psicológicos más comunes entre los acosadores. Ahora toca mirarnos a nosotros mismos e intentar dar respuesta a la pregunta que sin duda no paráis de haceros. ¿Por qué yo? ¿Por qué me pasa esto a mi?.

1 / 2 Siguiente

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos