Conecta con nosotros

Salud y más

¡Adiós al complejo por tener la frente grande!

La solución está en la frontoplastia.
Doctora Beatriz Berenguer – Cirugía Plástica, Estética y Reparadora
Hospital Universitario La Luz – Grupo Quirónsalud

¡Adiós al complejo por tener la frente grande! La solución está en la frontoplastia, una técnica efectiva y poco conocida que consiste en adelantar la línea capilar para que la frente expuesta sea menor.

Te lo contamos en jupsin.com, el portal profesional exclusivo de IPDGrupo.com que te ofrece información para decidir sobre igualdad y salud.



¡Adiós al complejo por tener la frente grande!

A Rita Hayworth, actriz icónica de la época dorada del cine estadounidense, le recomendaron depilarse la frente porque la tenía demasiado pequeña.

«En la Antigüedad, tener la frente pequeña era sinónimo de estilo. En cambio, en la Edad Media, lo que se llevaba era tenerla enorme. Entonces, las mujeres se depilaban hasta la mitad de la cabeza para tener una frente más grande»,

Así lo explica la doctora Beatriz Berenguer, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Universitario La Luz (Grupo Quirónsalud).

Doctora Beatriz Berenguer, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Universitario La Luz (Grupo Quirónsalud).

Existen casos de pacientes, en su mayoría mujeres, con complejo de frente grande, algo que tiene solución gracias a la frontoplastia.

Estamos ante una técnica poco conocida y, por tanto, de la que apenas se habla. El objetivo de la frontoplastia es reducir el tamaño de la frente.

«Básicamente, se trata de adelantar la línea capilar para que la frente expuesta se vea más pequeña», explica la especialista.

En concreto, la intervención consiste en realizar una incisión en la línea capilar original del paciente. Tal y como explica la Dra. Berenguer, se hace en zigzag porque eso evita que, después, la cicatriz se retraiga.

«Además, el ojo detecta peor las líneas quebradas que las rectas, por lo que esa cicatriz queda mucho más disimulada», explica. A partir de ahí, se despega el cuero cabelludo y se relaja mediante incisiones especiales desde la parte de abajo del mismo.

«De esa forma, lo convertimos en una especie de acordeón para poder avanzarlo hasta la línea que consideremos que sea una proporción y una forma adecuadas en la frente. Luego retiramos una tira de piel de la frente y avanzamos el cuero cabelludo, es decir, la línea capilar», añade.

La Dra. Berenguer asegura que, en general, el postoperatorio de una frontoplastia es «muy cómodo. Las pacientes me dicen que apenas tienen dolor».

Durante tres días, tienen que llevar un pequeño casco de venda y, una vez que se lo retiran, pueden hacer vida prácticamente normal.

En ese sentido, la doctora subraya que la frente, y la cara en general, se hinchan poco, aunque, en ocasiones excepcionales, puede haber pequeñas zonas moradas que, por gravedad, se bajan a los párpados.

Mujeres con complejo por tener la frente grande: «La mayoría lleva flequillo desde la infancia. Nunca se hacen coleta ni se retiran el pelo de la cara y, aun con flequillo, les agobia el viento o mojarse el pelo al nadar o en el gimnasio».

«La mayoría de las veces, cuando las pacientes se quitan el vendaje, el aspecto ya es normal. Además, como muchas llevan flequillo, se disimulan los puntos hasta que se los retiramos, que suele ocurrir a los 10 o 12 días desde la intervención».

Durante un par de meses, las pacientes tienen menos sensibilidad en la parte de arriba del cuero cabelludo. Sienten cierto acorchamiento, por lo que, hasta que se recuperan, deben tener cuidado con los secadores y las planchas, ya que, al notar todo menos, podrían quemarse.

Además, en los primeros seis-doce meses, tienen que proteger la cicatriz del sol: «A las pacientes que habitualmente llevan flequillo les recomendamos que lo mantengan un tiempo porque también les ayuda. A las que no lo tienen, les indicamos que se apliquen cremas protectoras hasta que la cicatriz vaya clareando», indica la Dra. Berenguer.

En general, la especialista destaca que lo que más preocupa a las pacientes es la cicatriz porque es larga y está en la cara.

«Pero, bien cuidada y cuando la técnica se conoce y se hace bien -la incisión hay que realizarla de una forma especial para que, luego, el pelo crezca lo más cerca de la cicatriz o incluso a través de la propia cicatriz-, en la mayoría de los casos queda muy disimulada».

En un reducido número de casos, sostiene, la cicatriz puede quedar un poco más clara, más blanca que la piel de la frente.

Esto también tiene solución «con un poco de corrector o con tatuaje. Incluso, a veces se complementa con unos injertos capilares para que esos pelos queden lo más cerca de la línea capilar y se note lo menos posible», concluye.



La Dra. Berenguer, pionera en España en frontoplastias

La Dra. Berenguer, pionera en España en realizar frontoplastias, asegura que a la gente le preocupa tanto el tamaño grande como el pequeño de la frente.

En ese sentido, afirma que, hasta hace relativamente poco, esta intervención «se llevaba a cabo más como una técnica de rejuvenecimiento, sobre todo para mejorar las arrugas de la frente, pero, desde la introducción de las toxinas botulínicas, esa indicación se redujo bastante».

Sin embargo, la experta empezó a identificar pacientes a quienes realmente no les preocupaba tanto ese rejuvenecimiento, sino las proporciones de la frente:

«Tenían mucho complejo. Son personas que habían sufrido bullying en el colegio por tener la frente muy grande. La mayoría lleva flequillo desde la infancia. Por supuesto, nunca se hacen coleta ni se retiran el pelo de la cara y, aun teniendo flequillo, les agobia el viento o mojarse el pelo al nadar o en el gimnasio», sostiene.

Según la doctora, cuando empezó a identificar esos casos, descubrió que la frontoplastia era una cirugía muy poco conocida.

«Al principio era desconocida para los pacientes, incluso para muchos cirujanos, que no sabían que se hacía», apunta. La especialista ha realizado numerosos trabajos y presentaciones en foros, por lo que, «poco a poco, la gente va siendo más consciente de que, efectivamente, es algo que también se puede tratar».

En su mayoría, el perfil del paciente es una mujer joven que, tras la adolescencia, «una etapa en la que es muy frecuente que le hayan hecho comentarios, empieza a tener el complejo», añade la Dra. Berenguer.

Además, «coincide con el momento en el que está formando su propia imagen. Luego, ya en la veintena, más o menos, se informan, empiezan a indagar si hay alguna solución y, entonces, encuentran la posibilidad de la frontoplastia».

Jupsin es la suma de justicia, psicología e información frente el grave problema del acoso (laboral, escolar, sexual). Jupsin es un espacio digital único que suma y potencia el talento de profesionales de diversos sectores de actividad contra el acoso. Jupsin es una apuesta rotunda por la prevención en colaboración con empresas y centros escolares, instituciones y administraciones públicas. Jupsin es el movimiento social de la Gente Jupsin; gente que afronta las dificultades con una filosofía Happy Life.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos