La ergonomía, aplicación práctica

Hola a tod@s de nuevo, lectores de jupsin.com. En éste quinto artículo vamos a hablar de una especialidad, que si bien en la práctica se le presta poca atención a nivel preventivo, es  muy importante, y que bien aplicada puede generar enormes beneficios para nuestra salud.

Esa falta de aplicación práctica genera no pocas bajas en el entorno laboral. Dicha especialidad integrante de la prevención de riesgos laborales es la ERGONOMÍA. Voy a permitirme la licencia de hablar de ésta especialidad, y digo ‘licencia’ porqué pese a estar en posesión de la misma, no soy un experto ergonomista. Vamos allá.

Ergonomía es una palabra compuesta por dos partículas griegas: ergos y nomos que significan, respectivamente, actividad (trabajo) y normas o leyes naturales. Sería algo así como las leyes o normas que describen la actividad humana.

El puesto de trabajo y el trabajador

Técnicamente hablando, la ergonomía es la especialidad de la prevención de riesgos laborales que trata de adaptar el puesto de trabajo al trabajador. Así se evita la situación contraria, que genera muchos problemas de salud, patologías e incluso enfermedades.

Y digo que no se le presta mucha atención por qué en nuestro país, en concreto, no hay cultura de la ergonomía. Ya los propios técnicos de prevención (una gran parte entre la que me incluyo, y afortunadamente, no todos) en nuestra fase de estudiantes consideramos a la ergonomía como la ‘maría’ de la prevención, desconociendo lo complicado de la técnica y posteriormente teniendo un handicap a la hora de aplicar de forma práctica la misma cuando es necesario.

La ergonomía es la especialidad de la prevención de riesgos laborales que trata de adaptar el puesto de trabajo al trabajador

Pués bien, dicha técnica nos va a ayudar en tres niveles:

  • Físico.
  • Psíquico.
  • Productivo.

Un puesto de trabajo bien diseñado va a tener unas consecuencias a nivel físico que se van a reflejar en nuestro estado de ánimo y, por ende, en nuestra mejora de la productividad.

Un puesto de trabajo bien diseñado va a evitar dolores de espalda (lumbalgias, cervicalgias, hernias discales) principal motivo de baja laboral a nivel físico, dolores de articulaciones, síndrome del túnel carpiano, vista cansada, dolores de cabeza, etc.

Todo esto acaba por provocar situaciones de estrés, nerviosismo, irritabilidad, para finalmente provocar una enfermedad profesional o una patología que va a derivar en una baja laboral, generalmente de duración indeterminada, con la consiguiente bajada de productividad.

Debido a que no podemos dar unas pautas para diseño de puestos de trabajo para todos los sectores de producción, recomiendo encarecidamente a aquellos que tengan interés en el tema, visiten el siguiente enlace, perteneciente al portal de ergonomía del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo:

Una vez diseñado el puesto por un ergonomista (técnico de prevención del servicio de prevención propio de la empresa o del servicio de prevención ajeno) es conveniente que sobrevenida la fatiga, ya sea nuestro trabajo físico o sedentario, realicemos una serie de ejercicios a los que dedicaremos de 10 a 15 minutos diarios.

ergonomía

15 minutos para gran beneficio

Basta con teclear en el buscador de internet ejercicios ergonómicos y encontraremos cientos de páginas con una lista completa. Ahora muchos dirán “no tengo ésos 15 minutos”, y puede que tengan razón.

Esos 15 minutos, si no los tenemos, se pueden quitar de los 10 cigarros que se pueden llegar a fumar a lo largo de la jornada, de la conversación ‘estúpida’ con el/la de al lado criticando al jef@ o al compañer@, del wassap,  del bollo colesterólico + el café hiperactivante, y de un montón de comportamientos absurdos que no son más que una pérdida de tiempo.

En algunos países, como Japón, la jornada comienza con éste tipo de ejercicios. Podéis usar también youtube para ver en video ejemplos de éstos ejercicios que generan no pocos beneficios para el trabajador y, por lo tanto, a la productividad.

Finalmente, el orden, la organización y la limpieza del puesto de trabajo nos van a ayudar a finalizar la tarea dirigida a encontrarnos mejor.

Si ya de por si es complicado asistir a diario al mismo sitio, las mismas horas, con las mismas personas y realizando las mismas actividades, hacer todo eso en un ambiente poco propicio en cuanto a diseño, limpieza, orden, iluminación, ruido, etc., resulta insalubre y yo diría hasta peligroso para nuestra integridad tanto física como mental.

Recuerden, ¡Revisen su puestos de trabajo! y consulten con un ergonomista si se puede mejorar. Y no se equivoquen, siempre hay algo que se puede mejorar.

TAGS PRL

PERFIL DEL AUTOR

José Manuel Gigante

Perito Judicial especialista en Seguridad en el Trabajo y Ergonomía. Consultas jurídicas, actos de conciliación, presentación de demandas, asistencia en juicio, recursos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos