Conecta con nosotros

Jupsin

¡Vamos a ser felices!

Por Silvia Sotomayor
“El corazón le latía con fuerza, parecía querer salir del pecho para abrazarla primero y respirar su aroma suave, delicado, exquisito”

¡Vamos a ser felices!, mi último relato en jupsin.com, es un canto a la ilusión y al amor.

¡Vamos a ser felices!

A la mañana siguiente, Lucía volvió al mismo lugar. Pidió un café con leche y se sentó en el mismo sitio.

Estaba inquieta. Sacó su teléfono móvil y revisó sus mensajes. Lo volvió a guardar. Metió de nuevo la mano en su bolso, tomó su libro y comenzó a leer.

“Por favor, que aparezca. Por favor, por favor

“Por favor, que aparezca. Por favor, por favor”.

No conseguía concentrarse y pasar de página. Realizó otro esfuerzo por alejar sus pensamientos e intentar que la historia la devorara y, al fin, lo consiguió.

– Señorita, disculpe, estamos recogiendo.

Se sobresaltó y pidió perdón al camarero. Recogió sus cosas, pagó la cuenta, no sin disculparse de nuevo, y salió apurada de la cafetería.

La vida entera observándote

Ya en la calle, de vuelta en su realidad, respiró hondo y se enfadó consigo misma.

“Idiota, eres una idiota. ¿Acaso creías que volvería? ¿Cómo se puede ser tan ingenua?”.

Se dejó caer de espaldas, vencida, en la pared de la cafetería, y suspiró fuerte.

– ¿Sabes? Me pasaría la vida entera observándote.

Lucía se sonrojó y se armó de valor para levantar la vista y contemplar aquella maravilla de ojos

Lucía levantó la vista confundida y avergonzada. Siguió con su mirada los pasos de la mujer que había pronunciado esas palabras y que, según se acercaba, sentía resonar una y otra vez en su mente como si fueran poesía, acariciando irremediablemente su alma.

Lucía se sonrojó y se armó de valor para levantar la vista y contemplar aquella maravilla de ojos, los que había estado esperando durante todo el día, “los más perturbadores y fascinantes que había visto jamás”

El corazón le latía con fuerza, parecía querer salir del pecho para abrazarla primero y respirar su aroma suave, delicado, exquisito.

Se besaron de nuevo y se limpiaron las lágrimas de emoción de sus mejillas.

A ser felices, por fin

Se encontraron primero sus labios, sus manos acariciaron sus rostros y el pelo, se fundieron, por fin, con fuerza.

Bailaron envueltas en abrazos y besos en plena calle

Bailaron envueltas en abrazos y besos en plena calle. Se miraron, se acariciaron como si quisieran asegurarse de que no estaban soñando.

Se besaron de nuevo y se limpiaron las lágrimas de emoción de sus mejillas. Entrelazaron sus manos y comenzaron a caminar.

– ¿A dónde vamos, Lucía?

– A ser felices, por fin.

Silvia Sotomayor

Account manager en Roman, Reputation Matters y profesora en la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid. Licenciada en Periodismo con Diploma de Especialización en Radio y Televisión por la Universidad Antonio de Nebrija (Madrid) , especialista en Comunicación Corporativa, Educación, Neuroeducación y Marketing Educativo, Redes Sociales y Marketing Digital, asesora de centros educativos, conferenciante y profesora de Secundaria y Bachillerato de Lengua Castellana y Literatura, Geografía e Historia.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

Un descarado 2020 da paso al optimista 2021

Idígoras y Pachi

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

Acosador y acosado ¿sentimientos y emociones encontrados?

Jupsin

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos