Conecta con nosotros

Jupsin

¡Vamos a ser felices!

Por Silvia Sotomayor
«El corazón le latía con fuerza, parecía querer salir del pecho para abrazarla primero y respirar su aroma suave, delicado, exquisito»

¡Vamos a ser felices!, mi último relato en jupsin.com, es un canto a la ilusión y al amor.

¡Vamos a ser felices!

A la mañana siguiente, Lucía volvió al mismo lugar. Pidió un café con leche y se sentó en el mismo sitio.

Estaba inquieta. Sacó su teléfono móvil y revisó sus mensajes. Lo volvió a guardar. Metió de nuevo la mano en su bolso, tomó su libro y comenzó a leer.

«Por favor, que aparezca. Por favor, por favor«

“Por favor, que aparezca. Por favor, por favor”.

No conseguía concentrarse y pasar de página. Realizó otro esfuerzo por alejar sus pensamientos e intentar que la historia la devorara y, al fin, lo consiguió.

– Señorita, disculpe, estamos recogiendo.

Se sobresaltó y pidió perdón al camarero. Recogió sus cosas, pagó la cuenta, no sin disculparse de nuevo, y salió apurada de la cafetería.

La vida entera observándote

Ya en la calle, de vuelta en su realidad, respiró hondo y se enfadó consigo misma.

“Idiota, eres una idiota. ¿Acaso creías que volvería? ¿Cómo se puede ser tan ingenua?”.

Se dejó caer de espaldas, vencida, en la pared de la cafetería, y suspiró fuerte.

– ¿Sabes? Me pasaría la vida entera observándote.

Lucía se sonrojó y se armó de valor para levantar la vista y contemplar aquella maravilla de ojos

Lucía levantó la vista confundida y avergonzada. Siguió con su mirada los pasos de la mujer que había pronunciado esas palabras y que, según se acercaba, sentía resonar una y otra vez en su mente como si fueran poesía, acariciando irremediablemente su alma.

Lucía se sonrojó y se armó de valor para levantar la vista y contemplar aquella maravilla de ojos, los que había estado esperando durante todo el día, “los más perturbadores y fascinantes que había visto jamás”

El corazón le latía con fuerza, parecía querer salir del pecho para abrazarla primero y respirar su aroma suave, delicado, exquisito.

Se besaron de nuevo y se limpiaron las lágrimas de emoción de sus mejillas.

A ser felices, por fin

Se encontraron primero sus labios, sus manos acariciaron sus rostros y el pelo, se fundieron, por fin, con fuerza.

Bailaron envueltas en abrazos y besos en plena calle

Bailaron envueltas en abrazos y besos en plena calle. Se miraron, se acariciaron como si quisieran asegurarse de que no estaban soñando.

Se besaron de nuevo y se limpiaron las lágrimas de emoción de sus mejillas. Entrelazaron sus manos y comenzaron a caminar.

– ¿A dónde vamos, Lucía?

– A ser felices, por fin.

Silvia Sotomayor Rodríguez ha desarrollado su carrera profesional en el entorno de la comunicación y las relaciones públicas. Es especialista en Comunicación Corporativa, Educación, Neuroeducación y Marketing Educativo, Redes Sociales y Marketing Digital, asesora de centros educativos, es conferenciante y profesora de Lengua Castellana y Literatura, Geografía e Historia en los ciclos de Secundaria y Bachillerato; así como de Comunicación Corporativa, Estratégica y Redes Sociales en el ámbito universitario. Acaba de publicar su primer libro: «Sentir en verso. Rimas para el cielo y la tierra», de la Editorial Círculo Rojo.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

Fortalece la autoestima frente al acoso escolar

Idígoras y Pachi

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos