Conecta con nosotros

En sus Manos

Personas con discapacidad, ¿patitos feos?

“Sin embargo, los demás hacían todo lo posible por hostigar de mil maneras al patito feo. Se le echaban encima volando, le mordían, le picoteaban, le silbaban y le gritaban. Conforme pasaba el tiempo, el tormento era cada vez peor. El patito se escondía, procuraba esquivarlos, zigzagueaba de derecha a izquierda, pero no podía escapar. Era la criatura más desdichada que jamás hubiera existido en este mundo».

Personas con discapacidad, ‘¿patitos feos?’ – Elisa Ledesma, abogada laboralista – Especial para jupsin.com


“Sin embargo, los demás hacían todo lo posible por hostigar de mil maneras al patito feo. Se le echaban encima volando, le mordían, le picoteaban, le silbaban y le gritaban. Conforme pasaba el tiempo, el tormento era cada vez peor. El patito se escondía, procuraba esquivarlos, zigzagueaba de derecha a izquierda, pero no podía escapar. Era la criatura más desdichada que jamás hubiera existido en este mundo.

Al principio, su madre lo defendía, pero después hasta ella se cansó y exclamó exasperada: ‘¡Ojalá te fueras de aquí!’

Entonces el patito feo huyó.»

 (El patito feo de Hans Christian Andersen, 1845Versión de Clarissa Pinkola Estés)


Publicidad - Jupsin (grande)_Fotor


La discapacidad no es una enfermedad que haya que curarse, es permanente

Este extracto de El Patito feo, cuento de Hans Christian Andersen escrito en 1845, refleja con gran claridad, no solo la situación de hostigamiento y violencia psicológica y hasta física en no pocas ocasiones, que soportan las personas que sufren acoso, sino que además describe como es la subjetividad o la diferenciación del individuo acosado, esa característica que lo distingue, lo que le hace víctima de dichas agresiones.

La discapacidad no es una enfermedad que haya que curarse, puesto que la patología de las personas con discapacidad es permanente. Y mucho menos que haya que esconder sino todo lo contrario, son personas a las que hay que integrar.

Educación y vida laboral

Según la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y el RDL 1/2013 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, las personas con discapacidad son:

aquellas personas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con las demás.”

El acceso al empleo de las personas con discapacidad no es fácil, debido a la gran cantidad de prejuicios de la sociedad

Por tanto, el obstáculo o impedimento es social, y es la sociedad la que tiene que eliminarlo, facilitando el acceso a todos los servicios como es la educación y a la vida laboral de todos, eliminando cualquier tipo de barreras para que su participación sea en condiciones de igualdad.

Y aunque la educación es un elemento integrador necesario, mientras ésta realiza su función lentamente, habrá que tomar otro tipo de medidas que acelere este proceso.

Medidas que han de ser de carácter económico y coercitivo, que acaben con cualquier tipo de barreras, que en ocasiones podrá consistir en la instalación de una rampa, o la integración de elementos audio visuales, o contar con un ayudante o facilitador para el trabajador.

O cualquier otra medida que elimine estas dificultades y permita el acceso al empleo en situaciones de igualdad con el resto de trabajadores.

El acceso al empleo de las personas con discapacidad no es fácil, debido en gran parte a la gran cantidad de prejuicios que tiene la sociedad en general y el empleador en particular respecto a este colectivo.

Discapacidad funcional y acoso - México

Barreras sociales y personas con discapacidad

Estos prejuicios, como los que enumero a continuación, constituyen verdaderas barreras sociales para las personas con discapacided:

  • Las personas con discapacidad son menos productivas – En realidad, los empleados con discapacidad mejoran la productividad y eficiencia de la empresa. Empresas como BAC Credomatic, Boston Scientific, Florex y Taco Bell han mejorado su productividad y eficiencia al incorporar personas con alguna discapacidad dentro de su planilla. En el aspecto fiscal, las empresas pueden solicitar la deducción de la renta por el coste de las adecuaciones de los puestos de trabajo y por las adaptaciones al entorno para el trabajador. También, este tipo de contrataciones favorece a la empresa cara al exterior, ya que fortalece su imagen corporativa.

En realidad, los empleados con discapacidad mejoran la productividad y eficiencia de la empresa

  • Mi empresa no es accesible para personas con discapacidad. No puedo hacer inversiones para adaptar la empresa o los puestos de trabajo – No siempre se requiere que se adapte el entorno físico y con un buen análisis previo del puesto que se pretende cubrir, se puede realizar la selección de trabajadores adecuados sin necesidad de grandes adaptaciones que además no siempre supone un gran coste.
  • El entorno de mi empresa puede ser peligroso para una persona con discapacidad – Respecto a esta afirmación habría que contestar que si un entorno laboral es peligroso para unos trabajadores con discapacidad, sin duda también sería inseguro para el resto de trabajadores, por tanto debería hacerlo seguro para todos, a riesgo de incurrir en las responsabilidades correspondientes.
  • Las personas con discapacidad faltan mucho debido a que se enferman reiteradamente – Una persona con discapacidad no es una persona enferma, como he comentado antes, su patología es permanente, aunque a veces necesitan tratamientos concretos en relación a la misma, por tanto enferman de forma similar que el resto de personas sin discapacidad.
  • Las personas con discapacidad son poco cumplidoras – Esta premisa es también falsa, dado que este tipo de personas desarrollan un alto nivel de compromiso y tienen una gran preocupación por mantener el empleo. Refiriéndome de nuevo a la empresa Taco Bell, manifiestan que como estas personas han tenido que sortear múltiples obstáculos, agradecen y valoran el empleo y tienen un alto rendimiento.

Las personas con discapacidad desarrollan un alto nivel de compromiso y tienen una gran preocupación por mantener el empleo

  • Tengo dudas de que el resto del personal acepte e incluya a las personas con discapacidad – Taco Bell manifiesta que se consigue un mejor ambiente laboral, y hay estudios que lo corroboran, y se mejora la fidelización de los empleados que se sienten orgullosos de participar en ese proyecto.
  • Existen más inconvenientes legales para desvincular a una persona con discapacidad – Igual que en el resto de casos si las causas están debidamente justificadas se les puede desvincular, pero se han de respetar ciertas garantías; así que si se realizaron acciones de seguimiento, acompañamiento y apoyo en el puesto de trabajo debidamente documentadas sin resultado satisfactorio, podría hacerse efectiva la desvinculación.
  • Los clientes pueden sentirse incómodos al tratar con personas con discapacidad – No hay motivo si realizan su trabajo correctamente, y este tipo de contrataciones favorece a la empresa ya que fortalece su imagen corporativa, las empresas que contratan a estos trabajadores son percibidas como instituciones que asumen un compromiso con la responsabilidad social, que dan una oportunidad a grupos vulnerables e involucran políticas justas.
Elisa Ledesma Rubio, abogada laboralista

Elisa Ledesma Rubio, prestigiosa abogada laboralista y colaboradora en jupsin.com

Empleo protegido

No hay que olvidar que “toda distinción, exclusión, restricción, preferencia o denegación de ajuste razonable, cuyo efecto sea anular u obstaculizar el reconocimiento, disfrute o ejercicio de derechos económicos, sociales o culturales se entiende también como discriminación por razón de discapacidad (observación general núm. 5 del comité de DH)«.

No realizar ajustes en el puesto de trabajo que permitan el desarrollo del trabajador con discapacidad en igualdad con el resto de trabajadores, se considera discriminatorio

Por tanto, el no realizar ajustes en el puesto de trabajo que permitan su desarrollo por el trabajador con discapacidad en situación de igualdad con el resto de trabajadores, se considera discriminatorio y puede denunciarse ante la Inspección de Trabajo y ante el Juzgado de lo Social.

Una vez, superados estos prejuicios, estos trabajadores pueden incorporarse al mundo laboral de diferentes formas, bien en un centro de trabajo ordinario, que es lo ideal y la finalidad de la norma.

También, en un centro especial de empleo o en enclaves laborales. Estos dos últimos se  encuadran dentro del llamado empleo protegido.


conRderuido, ruido, contaminación acústica, hijos, jupsin.com, confiar


Acoso discriminatorio a las personas con discapacidad

Cuando estos trabajadores sufren acoso en su centro de trabajo, dicho acoso es diferente al acoso laboral que sufre una persona sin discapacidad.

El acoso discriminatorio a las personas con discapacidad es, básicamente, coincidente en sus características con el acoso laboral, y muchas veces obtienen el mismo resultado, que es el abandono del centro de trabajo del acosado.

El patito feo sufrió acoso discriminatorio por razón de discapacidad

Pero tienen una diferencia esencial, que el acosador odia o minusvalora al colectivo al que pertenece la víctima. El daño que pretende causar aunque dirigido contra la persona en concreto, no es por ella en si misma, como en el caso del acoso laboral llamémosle genérico, si no debido en este caso a las características personales de la víctima y de su colectivo. Esta basado en un criterio de diferenciación, algo socialmente inadmisible.

Por tanto, analizando el párrafo del cuento del Patito Feo, podríamos afirmar sin duda que sufrió acoso discriminatorio por razón de discapacidad.

Incluso los que no participaron del acoso, sí colaboraron con su silencio e inactividad permitiendo que ocurriera y deseando que abandonara su puesto, el que ocupaba por pleno derecho, siendo un alivio el hecho de no tener que salir en su defensa.

Entre todos se impidió que se desarrollara en su entorno social sacando lo mejor de si mismo, evitaron su inclusión y el beneficio que esto supone para todos.

Como en el cuento, podríamos preguntarnos ¿quién pierde más? Porque lo que está claro es que nadie gana.

Abogada laboralista y graduada social con despacho abierto desde 1990, Master en Derechos Fundamentales (bioética). Letrada del Servicio de Orientación jurídica en el Juzgado de lo Social de Madrid hasta marzo de 2016, ha impartido cursos de formación de gestión de RRHH a jefes de servicio de diferentes empresas.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos