Conecta con nosotros

Gente Jupsin

¿Pero quién te ha preguntado tu opinión?

Que delgada es la línea que separa la opinión de la crítica. Todos tenemos nuestras ideas acerca de todo lo que nos rodea y hasta ahí todo está bien, es natural, es sano…

Pero cuando intentamos imponer nuestro criterio estamos faltando el respeto a los demás. Estamos criticando su forma de hacer las cosas, estamos siendo poco compresivos con otras realidades y circunstancias.

La ventaja del Caracol, Carmen García Campos, jupsin.com, gente jupsin

Que delgada es la línea que separa la opinión de la crítica. Todos tenemos nuestras ideas acerca de todo lo que nos rodea y hasta ahí todo está bien, es natural, es sano…

Pero cuando intentamos imponer nuestro criterio estamos faltando el respeto a los demás. Estamos criticando su forma de hacer las cosas, estamos siendo poco compresivos con otras realidades y circunstancias.

Me gusta que la gente, en un momento dado, me aporte su opinión sobre determinados temas pero no me gusta que me insistan en que lo que hago no está bien porque otros lo hayan hecho de otra manera.

Cuando se insiste, cuando de manera recurrente te dicen que así no se deben hacer las cosas, cuando no valoran el esfuerzo que estás realizando, entonces te preguntas ¿pero quién te ha preguntado tu opinión?

Un mural en blanco

Y normalmente te lo preguntas a ti mismo porque eres más prudente que la persona que te está machacando para que hagas de tu vida un mural en blanco en el que pueda dibujar a su antojo.

Hasta que no estamos en situaciones concretas no sabemos como vamos a reaccionar

Me hace mucha gracia cuando la gente dice “yo soy muy sincero y digo las cosas de frente” y siempre pienso que a lo mejor a esa persona no le importa tu sinceridad, ni tu opinión y que quizás no quiera escuchar los criterios que estas utilizando porque se está sintiendo juzgado.

Con los años voy aprendiendo que aunque tengamos una forma de ser determinada, con unas bases más o menos claras, hasta que no estamos en situaciones concretas no sabemos como vamos a reaccionar.

Cuántas veces en la vida hemos dicho “yo eso no lo entiendo, eso no lo haría” y luego te has visto en una situación inesperada en la que te parece lo más normal hacer las cosas de la forma que tanto has renegado.

Carmen García, La ventaja del caracol, jupsin.com

Carmen G. Campos es periodista y especialista en comunicación

¿Qué harías?

Cuando la gente me pregunta ¿perdonarías una infidelidad? Yo contesto “me tendría que ver en la situación”.

Cuando la gente me pregunta ¿perdonarías una infidelidad? Yo contesto “me tendría que ver en la situación

Cuando me preguntan ¿te irías a vivir fuera de tu ciudad? Yo contesto “me tendría que ver en la situación”.

Cuando me dicen ¿trabajarías de algo que no es lo que has estudiado? Yo contesto “me tendría que ver en la situación”

Pues hay gente que no se cuestiona nada, que piensa que sus ideas son buenas e inamovibles y que el resto debemos adoptar estos criterios. Me genera mucha curiosidad saber por qué a esas personas le importa tanto que tú lleves de una u otra manera tu día a día, por qué creen que tienen acceso a esa parte de tu vida de la que tanto opinan, de la que tanto critican.


conRderuido, ruido, contaminación acústica


Me gusta ser autocrítica

Lo malo es que a veces la persona que está insistiendo para que cambies la forma de hacer las cosas sí que te importa y entonces te gustaría tener su aprobación. Y si insisten en que estás haciendo las cosas mal es frustrante y se crean situaciones incómodas que cambian la relación, al menos a corto plazo.

Me gusta ser autocrítica, meditar cuándo creo que no he hecho algo bien, ser yo misma la que se impone qué cosas debe cambiar

Me pregunto si la gente que tiene las ideas tan claras como para imponérselas a las demás ha tenido en algún momento de su vida una figura tan dominante que le ha creado ideas fijas e inamovibles, si les han dado las pautas de lo que debe ser y así las defenderán hasta el fin de los días.

A veces me gustaría tener las ideas tan claras y seguir a pies juntillas esas pautas pero, si soy sincera, me gusta ser autocrítica, meditar cuándo creo que no he hecho algo bien, ser yo misma la que se impone qué cosas debe cambiar, recular cuando creo que lo he hecho mal.

Licenciada en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y Máster en Protocolo y Comunicación. Quince años de experiencia profesional, tanto en periodismo como en el ámbito de la comunicación empresarial y las relaciones públicas. En la serie de artículos 'La ventaja del caracol' mira a su alrededor "para ver qué nos condiciona y cuestionar lo que siempre hemos dado como bueno".

2 Comments

2 Comments

  1. Cristina

    3 de julio de 2018 at 10:59

    Buenísimo

  2. Ana

    27 de julio de 2018 at 18:55

    Pues creo que tienes razón. No sabemos como vamos a actuar hasta que no estamos en situación….pero á la gente le gusta dárselas de sabelotodo. Qué rabia cuando te dicen a mi no me pasaría eso»…purrrrr.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos