Conecta con nosotros

Jupsin

Mobbing y bullying, prueba del daño y tratamiento

El mobbing y el bullying son dinámicas perversas de abuso emocional sistemáticas y repetitivas, que se sostienen en el tiempo y que tienen como fin destruir a las víctimas. Dicha tortura psicológica genera una herida en el cerebro-mente-psiquis, que se llama TEPT, que de no abordar se puede cronificar y genera cambios en la estructura del cerebro –hipocampo y amígdala– que pueden ser irreversibles. (Desde Uruguay para jupsin.com)

Silvana Giachero
Silvana Giachero

Bullying y Mobbing, Libro, Silvana Giachero, jupsin.com

Luego de diez años de investigación en ambos flagelos, trabajando en la clínica con personas violentadas, escribí mi último libro Bullying & Mobbing -Haciendo visible lo invisible, editorial P. Randon House, 2017.

En el mismo profundizo en la importancia de la prueba del daño en los peritajes, evaluando la unión de los hechos con el Estrés Pos Traumático que generan estas violencias. Y utilizando el EMDRreprocesamiento y desensibilización por movimientos de ojos, como prueba y como abordaje terapéutico de cura del TEPT.

Mobbing y bullying, tortura psicológica

El mobbing y el bullying son dinámicas perversas de abuso emocional sistemáticas y repetitivas, que se sostienen en el tiempo y que tienen como fin destruir a las víctimas.

Dicha tortura psicológica genera una herida en el cerebro-mente-psiquis, que se llama TEPT, Estrés Pos Traumático el cual de no abordar rápidamente se puede cronificar y genera cambios en la estructura del cerebrohipocampo y amígdala– que pueden llegar a ser irreversibles.

Estos cambios se ven clínicamente en la manifestación de diversos síntomas:

  • flashback
  • agotamiento psicológico
  • angustia
  • crisis de pánico
  • trastornos del lenguaje, del sueño y de la memoria a corto plazo
  • hipervigilancia

Mobbing y bullying son dinámicas perversas de abuso emocional sistemáticas y repetitivas, que se sostienen en el tiempo y que tienen como fin destruir a las víctimas

Este cuadro fácilmente se confunde con depresión, fobia o trastorno adaptativo. Y lleva, en muchos casos, a que los psiquiatras recomienden psicofármacos que no solo agravan el cuadro y no curan, sino que suelen ser lapidantes para la víctima.

De esa manera se cierra el circulo perverso, culpando a la víctima de lo que le hacen y justificando lo injustificable, quedando sola en un callejón sin salida con riesgo a la muerte psicológica y/o física, como una forma defensiva de darle fin a dicha tortura.

Este daño no solo se puede constatar científicamente con la aplicación y el abordaje en EMDR sino también con Imageneología, investigación que estamos realizando en Uruguay.


Publicidad - ConRdeRuido (grande)_Fotor


Curar la herida

Por otro lado , lo primero que se tiende a pensar es que la solución está en judicializar los casos, cuando en realidad lo primero que tiene que hacer la víctima y su familia es acudir a un profesional de la salud mental especialista acreditado en Mobbing o en Bullying y que además sea terapeuta certificado en EMDR.

Se fortalecerá, entenderá que no fue su culpa, que nada de lo que hizo o es justifica lo que le han hecho, recuperará su autoestima y podrá adueñarse de su vida y su futuro

Comenzar el tratamiento, curar la herida, convirtiendo así esta experiencia en aprendizaje (lo cual no se logra con las terapias habladas y analíticas, es más suelen ser contraproducentes).

Y una vez que la persona se curó (promedio de 3 meses a 8 meses una vez a la semana) estará capacitada para tomar las decisiones correspondientes de qué hacer, cómo y de qué manera.

La terapia en EMDR no solo da cuenta del daño, sino que permite que el cerebro reprocese y desensibilice la experiencia traumática convirtiéndola en aprendizaje y pudiendo ser asertivo y resiliente.

Se fortalecerá, entenderá que no fue su culpa, que nada de lo que hizo o es justifica lo que le han hecho, recuperará su autoestima y podrá adueñarse de su vida y su futuro.

Para que el tratamiento sea un éxito se debe involucrar a la familia para que puedan entender que hay un daño real, que el problema no está en la víctima y así puedan acompañar el proceso de rehabilitación emocional.

Licenciada en Psicología. Especialista e investigadora en Mobbing y Bullying. Terapeuta certificada en EMDR. Perito forense para la suprema corte de justicia. Creadora de los congresos internacionales de Mobbing y Bullying. Autora del libro "Mobbing & Bullying. Haciendo visible lo invisible."

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos