Conecta con nosotros

En sus Manos

LGBTIfobia en las aulas (I): más allá del acoso escolar

Suicidios como como los de Alan (17 años, Rubí), Ekai (16 años, Ondarroa) o Thalía (17 años, Móstoles) muestran que las consecuencias de la LGBTfobia en las aulas son reales. Y también fuera de ellas, así como prolongadas en el tiempo, en el caso de personas que han sufrido LGBTfobia en las aulas cuando eran adolescentes y actualmente sufren ansiedad, depresión, problemas de autoestima y dificultades sociales para relacionarse.

El acoso escolar es descrito como violencia, intimidación, maltrato, hostigamiento o victimización entre iguales. También es temor, sufrimiento y ansiedad. Es frustración e inseguridad. Es una pesadilla. No existe realmente un límite en la cantidad de sustantivos que pueden aglutinarse alrededor de este concepto.

Algunas personas han decidido sintetizarlo dentro del término bullying, un anglicismo construido como punta del iceberg, que es otra palabra de origen anglosajón bajo la cual se esconde una profunda e inadvertida realidad.

El acoso escolar no es solo acoso. Es machismo, racismo, capacitismo o LGBTIfobia

Porque el acoso escolar no es solo acoso. También es machismo, racismo, capacitismo o LGBTIfobia. Es, en definitiva, cualquier clase de discriminación.

En los últimos años, nos hemos esforzado para que el acoso sea una materia troncal en las discusiones dentro y fuera del aula. Asociaciones, familias, profesorado y alumnado han luchado para que así sea.

Sin embargo, es hora de que la conversación en el sistema educativo evolucione y se aborde el bullying desde una perspectiva mucho más profunda y específica.

Sistema educativo y LGBTIfobia

El colectivo de menores LGBTI concentra un elevado porcentaje de casos de bullying en las aulas. En la Comunidad de Madrid, de acuerdo con los últimos datos recogidos por el grupo de educación de COGAM, más de un 13% del alumnado LGB ha sufrido agresiones verbales, más del 4% ha sufrido agresiones físicas y casi el 10% ciberacoso.

La concreción es esencial ya que, en la mayoría de estos sucesos, estos jóvenes son vejados, insultados, agredidos y discriminados simplemente por su orientación afectivo-sexual y/o su identidad de género.En el caso del alumnado trans, el 22% de las personas consultadas confiesa haber sufrido agresiones verbales. No hablamos solo de acoso, sino de LGBTIfobia.

Sin el apoyo de colegios e institutos, el alumnado LGBTI queda desamparado en gran parte ante el acoso. El sistema educativo debe estar a la altura de las circunstancias para evitar, por ejemplo, que el 60% de las víctimas LGB piense que su profesorado no actúa lo suficiente ante estas agresiones.


conRderuido, ruido, contaminación acústica


La LGBTIfobia no puede atajarse únicamente de manera extracurricular, debe integrarse en el programa educativo de los centros

Es cierto que se percibe un mayor esfuerzo para impartir diferentes charlas, tutorías y talleres específicos que abordan las diferentes realidades de identidad y afectivo-sexuales.

Pero la LGBTIfobia no puede atajarse únicamente de manera extracurricular, sino que debe integrarse de forma transversal en el programa educativo de los centros y eliminar cualquier libro que fomente la discriminación.

Sin embargo, que las competencias en educación dependan de cada territorio es ya un impedimento para la consecución real de un programa educativo que fomente constantemente el respeto a la diversidad y su conocimiento.

Esta situación se agrava cuando tenemos en cuenta que:

No es baladí apresurarse a atajar la discriminación en el sistema educativo, puesto que las cifras de las consecuencias de esta LGBTIfobia son alarmantes.

Las consecuencias de la LGBTIfobia son reales | Photo by Chris Johnson on Unsplash

Las consecuencias de la LGBTIfobia son reales | Fotografía de Chris Johnson (Unsplash)

LGBTIfobia y suicidio

Según una encuesta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), el 43% del alumnado LGBT que sufrió acoso escolar llegó a tener pensamientos de intento de suicidio, el 35% lo planificó y el 17% llegó a cometerlo.

Suicidios como como los de Alan (17, Rubí), Ekai (16, Ondarroa) o Thalía (17, Móstoles) muestran que las consecuencias de la LGBTIfobia en las aulas son reales.

Los centros deben responder con las herramientas necesarias para evitar la LGBTIfobia en sus aulas

Y también fuera de ellas, así como prolongadas en el tiempo, en el caso de personas que han sufrido LGBTIfobia en las aulas cuando eran adolescentes y actualmente sufren ansiedad, depresión, problemas de autoestima y dificultades sociales para relacionarse.

Mientras la administración no cumple con las necesidades de menores LGBTI, son los centros los que deben responder con las herramientas y conocimientos necesarios para evitar la LGBTIfobia en sus aulas.

Y deben hacerlo de manera global y no depender del trabajo individual del profesorado, puesto que, en muchas ocasiones, carece de pautas y protocolos específicos para actuar contra el bullying.

La formación y pedagogía es esencial para el claustro, pero también lo es para las familias y para el alumnado que presencia dichas agresiones.


Proximamente en jupsin.com

  • LGBTIfobia en las aulas (II): cómo surge este tipo de acoso
  • LGBTIfobia en las aulas (III): enfrentarse al acoso escolar

Periodista comprometido con los derechos de las personas LGBTI en todo el mundo.

1 Comment

1 Comment

  1. elluz niño

    13 de junio de 2018 at 04:03

    buenas un saludo desde de venezuela necesito de su ayuda para mi hija que está estudiando 4 año de bachillerato para 5año necesita hacer un proyecto de aprendizaje que sea socio productivo está interesada en el tema LGBTIfobia en las aulas estes mi correo para que por favor me mande toda la información que tengan gracias mil gracias cualquier sugerencia o opinion será de buena utilidad

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos