Conecta con nosotros

Jupsin

Fotografía desoladora de la violencia de género en el mundo rural

Poco acogedor para las mujeres y en el que perduran desigualdad de género, roles sexistas tradicionales y dominación masculina

Fotografía desoladora de la violencia de género en el mundo rural. Te lo contamos en jupsin.com, el portal que te ofrece información para decidir sobre igualdad.

El objetivo principal del Estudio ‘Mujeres víctimas de violencia de género en el mundo rural’ (Ministerio de Igualdad y FADEMUR) es analizar la situación de las mujeres que sufren esta lacra en el entorno rural con el fin de:

  • Diseñar medidas y actuaciones que contribuyan a la detección precoz de los casos.
  • Facilitar el acceso de las víctimas a los recursos especializados.
  • Poner fin a las relaciones de maltrato a las que se enfrentan.

Mujeres víctima de violencia de género en el mundo rural

Encontramos la fotografía de un medio rural poco acogedor para las mujeres, en el que aún perduran de forma notable la desigualdad de género, los roles sexistas tradicionales y la dominación masculina.

Perduran la desigualdad de género, los roles sexistas tradicionales y la dominación masculina

Encontramos a mujeres que luchan por construir una vida digna y libre de violencia en sus pueblos, pero que en el camino se encuentran con numerosos obstáculos.

El principal obstáculo que encuentran las mujeres rurales es la dificultad para acceder al mercado laboral:

  • La repartición de roles las relega al ámbito de lo doméstico y de los cuidados.
  • Se vieron obligadas a interrumpir sus estudios antes de tiempo.
  • La escasez de empleo propia del medio rural las perjudica a ellas especialmente.

La feminización de la pobreza es un problema presente en el medio rural

La feminización de la pobreza es un problema muy presente en el medio rural.

Como se ha repetido en el presente trabajo y otros estudios similares, la vulnerabilidad económica y dependencia económica de la pareja son dos de los principales factores de riesgo en los municipios de hasta 20.000 habitantes.

Triple aislamiento de las víctimas de violencia de género

Las mujeres se ven condenadas a situaciones de reclusión que acrecientan sus condiciones de vulnerabilidad:

  • Falta de oportunidades laborales.
  • Falta de implicación de los varones en las tareas domésticas y de cuidado.
  • Escasas posibilidades de conciliación de la vida personal, familiar y profesional.

El aislamiento que sufren las víctimas de Violencia de Género en el ámbito de la pareja además es triple:

  • No poder apropiarse de los espacios públicos y estar relegadas al ámbito de lo privado.
  • Estar aisladas geográficamente .
  • Identificar su propia situación como un proceso individual de carácter conyugal y no asociarlo con el hecho global de ser mujeres.

Campañas contra la violencia de género

Deberían tener en cuenta la diversidad de las mujeres y los diferentes factores de vulnerabilidad 

Muchas mujeres en entornos rurales no se sienten identificadas con estas campañas porque solo muestran una parte de la realidad: la violencia que se produce únicamente en el ámbito de la pareja o ex pareja a mujeres blancas, de edad media y en entornos urbanos.

Las campañas deberían tener en cuenta la diversidad de las mujeres y los diferentes factores de vulnerabilidad que confluyen en las situaciones de Violencia de Género, especialmente las que viven en entornos rurales más tradicionales y con marcados patrones sexistas de convivencia:

  • Edad.
  • Procedencia.
  • Formación.
  • Lugar de residencia.

Derechos y recursos de las mujeres

Se ha detectado una falta generalizada de conocimiento de las mujeres víctimas de Violencia de Género sobre los derechos y recursos que les asisten.

Esta carencia también podría ser paliada a través de nuevas campañas de difusión donde se informe sobre los recursos reales a los que se puede acceder desde los pequeños municipios.

Entornos rurales rígidos, cerrados y estigmatizantes

Otro de los factores de riesgo es la hostilidad de los entornos rurales más conservadores hacia las mujeres, entornos rígidos, cerrados y estigmatizantes.

En los pueblos más tradicionales, el control social está muy presente en la vida de las mujeres

En los pueblos más tradicionales, el control social está muy presente en la vida de las mujeres.

El miedo al qué dirán o a la pérdida de anonimato conforman un mandato de silencio en torno a la Violencia de Género que acrecienta la vulnerabilidad de las mujeres.

Vergüenza, culpa y miedo

Vergüenza, culpa y miedo son sentimientos que experimentan muchas de las mujeres entrevistadas.

Estos sentimientos son una de las principales razones que impide o retrasa la toma de decisión de denunciar y/o salir de la situación de violencia.

Vergüenza, culpa y miedo son sentimientos que experimentan muchas de las mujeres

Si a esto añadimos la desconfianza hacia los recursos existentes y la creencia de una falta de alternativa real al maltrato que están sufriendo ellas y sus hijas e hijos, se explica la escasa utilización los recursos disponibles.

Aunque los/as profesionales de atención trabajan de forma efectiva y cada vez se cuenta con formación más especializada, muchos son los obstáculos a los se enfrentan en su ejercicio diario:

  • Falta de personal.
  • horarios limitados.
  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad presentes solo algunos días.

Condiciones para una vida digna

Las condiciones necesarias para facilitar el abandono de la situación de maltrato y garantizar una vida digna para ellas y sus hijas/os requieren:

  • Crear servicios y recursos de atención a los/as menores víctimas de Violencia de Género.
  • Mejorar las ayudas económicas y materiales, hasta la fecha insuficientes e inadaptadas.
  • Promover el empleo femenino en las zonas rurales.

En la misma línea, es crucial que se agilicen los trámites judiciales de separación y divorcio y se resuelvan los juicios de reparto de bienes y custodias con mayor rapidez.

Los procesos judiciales prolongados impiden a las mujeres rehacer sus vidas lejos del maltratador y superar psicológicamente esta vivencia

Los procesos judiciales prolongados impiden a las mujeres rehacer sus vidas lejos del maltratador y superar psicológicamente esta vivencia.

Existe también la necesidad de habilitar más recursos de protección como casas de acogida o emergencia, que sean accesibles para las mujeres rurales.

Y sobre todo que sean efectivos, que no tengan una duración limitada y en los que se proporcione un apoyo real a las mujeres a nivel psicológico, social, y especialmente para el cuidado de los menores a su cargo.

Existen muchos más casos y factores de vulnerabilidad, que por estar especialmente ocultos, ni siquiera son detectados.

Formación en género

La inaccesibilidad a los recursos, sobre todo a los más especializados, se revela como otro de los principales obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en el mundo rural.

La inaccesibilidad a los recursos especializados es uno de los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en el mundo rural

Es fundamental mejorar la accesibilidad y el transporte público e insistir en la formación en género de las/los profesionales de los recursos de proximidad (Servicios Sociales, Servicios de Salud, y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad).

Son a quienes acuden principalmente las mujeres de municipios de hasta 20.000 habitantes.

La formación de profesionales debe ir acompañada de protocolos de actuación y coordinación de los y las profesionales que garanticen una atención efectiva y de calidad, que se adapten a las condiciones y especificidades del entorno rural.

Especial atención a los colectivos vulnerables

Existen colectivos de mujeres en situación de especial vulnerabilidad (migrantes, con discapacidad, procedentes de minorías étnicas o mayores de 65 años) que requieren que se movilicen recursos para aumentar el número de mediadores/as interculturales, interpretación de lenguas o espacios de atención adaptados a su realidad y sus necesidades específicas.

Las violencias sexuales permanecen ocultas por la presión social y los códigos sexistas del mundo rural

Los datos con los que ha contado esta investigación reflejan la cara más visible de la Violencia de Género en el medio rural, la realidad de aquellas mujeres que han conseguido acceder a los recursos, o que ya han denunciado la situación de maltrato.

Muchas otras formas de Violencia de Género como las violencias sexuales, permanecen ocultas y son invisibilizadas por la presión social y los códigos sexistas del mundo rural, incrementando la vulnerabilidad de las mujeres y la impunidad de los maltratadores.

No cabe duda de que existen muchos más casos y factores de vulnerabilidad, que precisamente por estar especialmente ocultos, ni siquiera son detectados.

Avatar

Jupsin es la suma de justicia, psicología e información frente el grave problema del acoso (laboral, escolar, sexual). Jupsin es un espacio digital único que suma y potencia el talento de profesionales de diversos sectores de actividad contra el acoso. Jupsin es una apuesta rotunda por la prevención en colaboración con empresas y centros escolares, instituciones y administraciones públicas. Jupsin es el movimiento social de la Gente Jupsin; gente que afronta las dificultades con una filosofía Happy Life.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Acosador y acosado ¿sentimientos y emociones encontrados?

Jupsin

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

Vuelta al cole del donut a la mascarilla y el gel

Idígoras y Pachi

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos