Conecta con nosotros

Gente Jupsin

Equipo que trabaja

A todos se nos llena la boca, principalmente en las entrevistas de trabajo, sobre lo capaces que somos de ponernos de acuerdo con los demás para sacar adelante cualquier reto que se nos ponga por delante. Qué bonito sería que efectivamente fuéramos capaces de confiar en los demás, en “todos los demás” para delegar y saber que el proyecto en el que estamos embarcados saldrá delante de la mejor manera posible. Sería perfecto tener esa confianza ciega, sin tener que supervisar, sin tener que rehacer, sin tener que discutir.

El equipo que trabaja – Por Carmen Gª Campos La ventaja del caracol – Especial para jupsin.com

  • El trabajo en equipo puro en el que todos aportamos de igual manera debería tener una organización horizontal y no vertical.
  • Pero esto no es lo habitual. Lo normal es que en el trabajo en equipo haya un jefe, un supervisor, un mando intermedio y unos cuantos trabajadores.
  • Lo ideal sería poder potenciar lo mejor de cada miembro del equipo y aprovechar las sinergias pero cuando esto se pone en práctica…


“Entre mis puntos fuertes destacaría que trabajo muy bien en equipo…»

A todos se nos llena la boca, principalmente en las entrevistas de trabajo, sobre lo capaces que somos de ponernos de acuerdo con los demás para sacar adelante cualquier reto que se nos ponga por delante.

Qué bonito sería que efectivamente fuéramos capaces de confiar en los demás, en “todos los demás” para delegar y saber que el proyecto en el que estamos embarcados saldrá delante de la mejor manera posible. Sería perfecto tener esa confianza ciega, sin tener que supervisar, sin tener que rehacer, sin tener que discutir.

Sería perfecto tener esa confianza ciega, sin tener que supervisar, sin tener que rehacer, sin tener que discutir

Trabajo en equipo

El trabajo en equipo puro en el que todos aportamos de igual manera debería tener una organización horizontal y no vertical.

Pero esto no es lo habitual. Lo normal es que en el trabajo en equipo haya un jefe, un supervisor, un mando intermedio y unos cuantos trabajadores.

En mi experiencia, el mando intermedio es el que tiene el papel más complicado. Se encuentra en una posición complicada en la que tiene que mediar con las expectativas de los jefes y las dificultades que se encuentran en el proceso los realizadores reales del trabajo.

Tiene que hacer que se entiendan los dos extremos sin formar parte de ninguno de ellos, sin tener ni la capacidad de decisión ni la de ejecución. Cuando se pierden unos cuantos partidos seguidos el presidente echa a la calle al entrenador.

A veces, es complicado hacer efectivo el trabajo en equipo

El trabajo en equipo está fenomenal pero pocas veces podemos elegir los miembros que van a formar parte de este grupo, de ahí, entre otras cosas, tiene tanto mérito hacerlo funcionar.

… hay muy pocas situaciones en la vida en la que podemos decidir de quién nos rodeamos

Claro que, en realidad, hay muy pocas situaciones en la vida en la que podemos decidir de quién nos rodeamos.

Sí elegimos a nuestros amigos y a nuestras parejas pero no elegimos a los compañeros de clase, ni a los del trabajo, no elegimos a la familia propia, ni a la política, no elegimos a todas las personas con las que a diario interactuamos cuando compramos, cuando vamos al gimnasio, cuando cumplimos con nuestras obligaciones con la administración…

Si pudiera elegir, hoy no habría elegido tener que interactuar con un señor que a pesar de ver que iba a tardar en sacar el coche para que él pudiera aparcar me ha mostrado con insistencia su impaciencia.

“Si quieres que algo salga bien hazlo tú mismo”. Probablemente no salga mejor, simplemente saldrá como tú quieres que salga

Como tú quieres

Aunque parezca lo contrario, creo que el trabajo en equipo es, al menos de manera teórica, el ideal organizativo.

Pero es que a veces es muy complicado poder hacerlo de la manera más productiva.

Lo ideal sería poder potenciar lo mejor de cada miembro del equipo y aprovechar las sinergias pero cuando esto se pone en práctica…

Entonces algunos trabajan más que otros, unos están en funciones más complicadas o menos agradables o agradecidas, unos tienen mayor responsabilidad que otros e, incluso, unos cobran más que otros a pesar de tener puestos parejos.

De ahí nace la frase popularmente conocida: “si quieres que algo salga bien hazlo tú mismo”. Probablemente no salga mejor, simplemente saldrá como tú quieres que salga.


Licenciada en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y Máster en Protocolo y Comunicación. Quince años de experiencia profesional, tanto en periodismo como en el ámbito de la comunicación empresarial y las relaciones públicas. En la serie de artículos 'La ventaja del caracol' mira a su alrededor "para ver qué nos condiciona y cuestionar lo que siempre hemos dado como bueno".

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos