Conecta con nosotros

En sus Manos

Acoso laboral ‘externo’: la amenaza está fuera

Me refiero en esta ocasión al hostigamiento realizado por el acosador/a que no necesariamente forma parte del entorno profesional de la víctima o de su lugar de trabajo, que se traduce en sembrar la duda sobre la formación y trayectoria de la persona acosada.

Acoso laboral externo – Linnette Avendaño – Perito Psicológico y Docente – México


El acosador no se detiene ante nada y ante nadie y busca causar el mayor daño posible a la persona acosada. Por eso, no duda en lanzar infundios encaminados a desacreditar a su víctima en todas las facetas de su vida, la profesional, la personal y la familiar.

El acosador no se detiene ante nada y ante nadie y busca causar el mayor daño posible a la persona acosada

Me refiero en esta ocasión al hostigamiento realizado por el acosador/a que no necesariamente forma parte del entorno profesional de la víctima o de su lugar de trabajo, y que se traduce en sembrar la duda sobre la formación y trayectoria de la persona acosada.

Los instrumentos utilizados por el acosador/a son muy variados, desde el envío de mensajes a la empresa de la víctima poniendo en duda su capacitación, demandas penales y civiles, amenazas a través de redes sociales, etc., etc., etc.



El acoso laboral externo puede producir un daño irreparable en la vida profesional y en las relaciones sociales y familiares de la víctima, además de daños en su salud psíquica y física

Acoso laboral externo

Podríamos referirnos a este tipo de actuación como acoso laboral externo, una situación que puede producir un daño irreparable en la vida profesional y en las relaciones sociales y familiares de la víctima, además de graves daños en su salud psíquica y física.

Bermudez (2013) ofrece una conceptualización del acoso laboral como “fenómeno demostrable producido en el ejercicio o con motivo del trabajo, que se caracteriza por una serie de comportamientos acosadores, que atentan contra la dignidad y la salud física o mental de un trabajador, de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, ejercida por parte de un empleador, un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, y tiene como objetivo que la víctima sea eliminada de la organización o del entorno laboral del acosador”.

Centramos principalmente la atención en definiciones como la de Bermúdez porque hacen referencia a que el acoso laboral sucede dentro del espacio de trabajo y que los implicados son los mismos colaboradores.

El mismo crimen

Pero, ¿qué hay de las personas que son ajenas en el área laboral y que encima la atraviesan con el objetivo de poner en “mal” a un colaborador para que pierda su trabajo? ¿no es acaso eso una persecución, un hostigamiento, un acoso laboral?

Personas como Claudia, que han compartido conmigo su situación, viven constantemente emboscadas esperando cuándo su acosador/a externo se hará presente ante un paso profesional o un éxito en su ámbito laboral.

¿Qué hay de las personas que son ajenas en el área laboral y que encima la atraviesan con el objetivo de poner en “mal” a un colaborador para que pierda su trabajo?

A la espera de cada ataque suele acompañar estrés, agobio, enfado, irritabilidad y con esto una emoción negativa mal gestionada.

¿Quién dice que Claudia no experimenta bajo rendimiento laboral al sentirse acechada y por si fuera poco cuando se corren rumores negativos e inventados sobre lo que demanda su profesión?

¿Qué tan diferente o semejante es el acoso laboral directo o interferido por alguien ajeno al lugar de trabajo? ¿A caso no desprende las mismas consecuencias para el trabajador?

Someter a una persona desde fuera de la empresa es el mismo crimen, utiliza los mismos recursos para dañar a la otra persona y persigue el mismo objetivo: desvalorizar a la víctima, sin importar hasta dónde hay que acudir para humillarla.

A este hostigamiento y forma de violencia psíquica es lo que podemos denominar como “acoso laboral externo”.

Linnette Avendaño: «Someter a una persona desde fuera de la empresa es el mismo crimen y persigue el mismo objetivo: desvalorizar a la víctima, sin importar hasta dónde hay que acudir para humillarla».

Perfil del acosador/a externo/a

El acosador/a externo/a suele ser una persona que carece de empatía, que miente con el objetivo de manipular la situación a su beneficio. Es una persona perversa que con tal de dañar es capaz de idear cualquier historia para perjudicar la reputación personal y profesional de su víctima.

Suele ser una persona envidiosa, mediocre insegura, ya que se siente amenazada por las capacidades, competencias e inteligencia de la víctima y no soporta que sean superiores a las suyas.

Es una persona perversa que con tal de dañar es capaz de idear cualquier historia para perjudicar la reputación personal y profesional de su víctima

La personas acosadoras son egoístas porque lo único que les importa son ellos mismos. El egoísta no desea lo que tu tienes, desea que no lo tengas.

Harán lo imposible para pasar por encima de quien sea con tal de destruir psicológicamente a otra persona, pero en el fondo son personas con sentimientos de minusvalía y la única capacidad que tienen es despedazar el brillo de otros para coronarse a sí mismos.

Cuando la minusvalía moral que padecen es extrema, realmente disfrutan haciendo sufrir a los demás y no dudarán en humillar, ridiculizar, difamar o amenazar para satisfacer su necesidad de control y dominación sobre la víctima.

Regresando al caso de Claudia, las características del acosador externo concuerdan con toda la persecución que ha tenido durante años. ¿Cómo lo concibe ella?

“Ahora que han pasado los años, sé que nada de lo que pase por la mente de esa persona está bajo mi control, ni siquiera los impulsos que la llevan a la práctica».

«Aunque tóxica, no me corresponde hacerle ningún daño, considero que con la vida que tiene es más que suficiente”

«He sido paciente y solo he tenido que esperar órdenes de mi abogado para fluir con el proceso legal».

«Aunque sea una total falsedad todo el proceso, esa persona no tiene deseos de detenerse y lo único que a mí me queda es seguir conquistando mi paz, considerarla como cualquier ser humano que es infeliz y que su única herramienta es coexistir».

«Aunque tóxica, no me corresponde hacerle ningún daño, considero que con la vida que tiene es más que suficiente”.



Sugerencias para una persecución

  • informar en el lugar de trabajo de la situación
  • mantener la calma y la seguridad
  • documentar evidencias de hostigamiento laboral (en todos los sitios)
  • contar con testigos
  • grabar si es necesario
  • no provocar al acosador externo
  • llamar a las autoridades correspondientes
  • recopila cartas o documentos amenazantes, aunque sea de las redes sociales

Siempre hay que tomar en cuenta la legislación del país ya que en algunos la recopilación de información y pruebas podrían infringir la ley.

¿Cómo actuar contra el acoso laboral externo?

Nadie que brille con pureza apagó la luz de los otros

No reacciones con violencia ante las provocaciones de los acosadores, no malgastes tiempo, energías, ni pensamientos contra esas personas.

Considera que es posible que la situación te irrite, pero intenta mantener la calma, no te calles, denuncia y aprende métodos de relajación. Nadie que brille con pureza apagó la luz de otros.


 

Mexicana. Licenciada en Psicología con Máster en Ciencias de la Educación y 9 años de experiencia profesional. Desarrolla con intensidad una importante labor docente, imparte conferencias y escribe columnas de opinión sobre su especialidad. Lo suyo es también la terapia racional emotiva-conductual, la psicopedagogía y la orientación vocacional. “La psicología es parte de todos y necesita compartirse, porque ofrece oportunidad de crecer psicológica, emocional, sociológica y espiritualmente. La seguridad, el optimismo y la confianza son mi guía. Me gusta caminar entre la gente, acercarme, que se sienta conmigo y yo con ella, bajar del escenario”. Vivió en Málaga y formó parte de la AECC y Los Ángeles Malagueños de la Noche.

2 Comments

2 Comments

  1. Fernando de la Puente

    6 de enero de 2020 at 10:22

    Hola. Soy profesor de la pública de Madrid. He sufrido un acoso (de libro) de una madre muy reiterativa con otro profesorado. Ya se ha hecho con el reconocimiento de accidente laboral. Pretendo que se reconozca por los protocolos de acoso laboral la situación, pero tengo dudas que se pueda por entender solo esta figura entre los trabajadores.Solicito si me pueden dar su opinión.

  2. Alegría sanchez

    6 de agosto de 2020 at 07:45

    QUE TIPO DE ACODO ES EL DE LAS MUJERES QUE LEVSNTAN CALUMNIAS DE HOSTIGAMIENTO ANTE FIGURAS COMO MÉDICOS, MAESTROS O JEFES PARA DESACREDITARLOS Y QUE MIENTEN PARA DESTRUIR SUS CARRERAS POR MOTIVOS PERSONALES AMPARÁNDOSE EN EL DERECHO POSITIVO Y EL PARADIGMA NEOLIBERALOIDE DEL FEMINISMO RADICAL Y LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO QUE SACRALIZA A LA MUJER Y SIN MÁS INVESTIGACIÓN CULPA AL HOMBRE DE TODOS LOS DELITOS IMPUTADOS?? CONOCE USTED UN CADO ASÍ, PSICÓLOGA? SE VISTO INVOLUCRADA EN ELGUNO?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos