Conecta con nosotros

Gente Jupsin

Abordando el conflicto

Pedir ayuda y contar con un entorno de apoyo son elementos que hacen que los efectos del acoso laboral sean menos perjudiciales. ¿A quién pedir ayuda? ¿Qué características tiene que tener este contexto de apoyo? Dependiendo de la etapa en la que estés, es posible que tu visión se haya vuelto más crítica y hayas perdido cierta esperanza en la humanidad.

Laura Quiun, jupsin.com
Laura Quiun, jupsin.com

Abordando el conflicto – Por Laura Quiun especial para jupsin.com



Pedir ayuda y contar con un entorno de apoyo son elementos que hacen que los efectos del acoso laboral sean menos perjudiciales. ¿A quién pedir ayuda? ¿Qué características tiene que tener este contexto de apoyo?

Ni todas las personas son malas, ni todas las personas asisten como invitados de piedra a aquello que te acontece

Dependiendo de la etapa en la que estés, es posible que tu visión se haya vuelto más crítica y hayas perdido cierta esperanza en la humanidad.

Sin embargo, ni todas las personas son malas, ni todas asisten como invitados de piedra a aquello que te acontece. En ese sentido, el saber identificar a quién pedir ayuda constituye un elemento fundamental.

Dependiendo de la organización a la cual pertenezcas, un elemento que debes considerar es el poder comunicar lo que pasa de manera documentada al área de Recursos Humanos o bien a la persona de Prevención.

Muchas veces se van dejando pasar cosas, les quitamos inicialmente importancia, y sin querer van sumando a nuestro malestar y restando al bienestar. Foto: DPNB

Protocolo anti acoso laboral

Si la empresa tuviera un protocolo, es importante que lo sigas. Es posible, que muchos al leer esto pondrán en tela de juicio este documento. Cierto es que en ocasiones no se aplica de manera adecuada, pero en otros casos puede ser útil.

Te sugiero al respecto que explores sobre el éxito o fracaso que ha tenido la aplicación del protocolo, que identifiques que elementos contribuyeron al fracaso: la forma como estaba formulado, la persona que lo gestionó. Según los resultados que obtengas, es importante que decidas qué es lo más conveniente para ti.

En la medida que comiences a apreciar situaciones que te resulten raras en tu día a día, es importante que tomes nota de ellas y no las dejes pasar. Un buen criterio puede ser el darte cuenta de si lo que vives te está afectando a nivel emocional.

¿Cómo? Actuar

¿Sientes algún tipo de malestar corporal al hablar con esa persona en particular? ¿te produce algún tipo de tensión?

Te animo a que profundices en ello, hasta identificar qué es aquello que te produce este malestar: sus comentarios, la forma como se dirige a ti, el ambiente se ha enturbiado, sientes una incertidumbre constante de no saber por dónde van a salir, el ver que de pronto te comienzan a quitar tareas, un miedo inexplicable…

¿Esto te ocurre solamente a ti? ¿Es una situación derivada de algún cambio? ¿Se actúa para su solución o se deja pasar? ¿Hay alguien más que se ha dado cuenta?

¿Esto te ocurre solamente a ti? ¿es una situación derivada de algún cambio? ¿se actúa para su solución o se deja pasar? ¿hay alguien más que se ha dado cuenta?

Te invito a que explores hablar con esta persona, ¿es difícil…? Pues es el momento de actuar.

Muchas veces se van dejando pasar cosas, les quitamos inicialmente importancia, y sin querer van sumando a nuestro malestar y restando al bienestar.

En ocasiones, son pequeños gestos sin importancia, desplantes… En otras, el hecho de que el contexto los tenga normalizados te puede llegar a hacer dudar si tú eres el problema. Ante este tipo de situaciones lo mejor es actuar.

Sin embargo, esto que posiblemente ante determinadas cosas te resulte fácil, ante una situación de este tipo es posible que te sientas bloqueado, sin saber qué hacer o lo peor, que te sientas incapaz de hacerlo ya que tus capacidades han sido menguadas.

No eres ni rara ni raro, lo que pasa es que la situación te está afectando, por lo que es importante que pidas ayuda de otro tipo.

Te sugiero que busques ayuda externa. Personas externas que tengan formación al respecto y que puedan ayudarte. Foto: DPNB

No eres ni rara ni raro, lo que pasa es que la situación te está afectando, por lo que es importante que pidas ayuda de otro tipo.

Es cierto que algunas personas ante este tipo de acciones pueden tener una respuesta más rápida y encontrar una solución en el cambio de empleo. La cual para otras no sea una solución, sin embargo, en esto te animo a que explores de manera objetiva distintos escenarios.

Si algo se te ocurre y ves impedimentos, igual anótalo, es momento de una lluvia de ideas y no de ver los pros y contra de cada cosa que te vaya surgiendo.

Una vez con todas juntas, te animo a que veas las que se acercan más a una solución y si entre todas ellas ves alguna como imposible, te sugiero que vayas más sobre esta imposibilidad y coloques todos los contras sobre la mesa.

Imagina que esta situación llega a hacerse realidad, te sientes cómoda en ella, ¿qué hiciste para superar estas dificultades? ¿cuántas de esas acciones están en tu posibilidad de cambiar? ¿lo que no puedas cambiar, es posible que adquieras habilidades para conseguirlo? ¿Qué te impide hacerlo?

A lo mejor, si te focalizas en estas salidas posibles y orientadas en tu bienestar, tengas una vía de escape para permanecer, dado que día a día es importante que trabajes en ello, en esta salida a esta situación.

Es importante que recuerden que hay que tener en ocasiones sabiduría para aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar

Cierto es que, posiblemente, para muchos de vosotros esto os resulte imposible. ¡Qué difícil! Posiblemente focalicen las soluciones en el otro y en la empresa. Indudablemente son dos aspectos sobre los cuales se tiene que generar un cambio, sin embargo, os animo a reflexionar sobre si esto está en vuestra zona de influencia.

Si hay una pequeñísima parte para que sea así, hacerlo, si no, es importante que recuerden que hay que tener en ocasiones sabiduría para aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar.

Es importante que piensen en vosotros y vosotras, más si no ven soluciones posibles, si el estrés que esto os produce llega a ser tan alto que el malestar que perciben aumenta cada vez más. Si es tu caso, te sugiero que busques ayuda externa. Personas externas que tengan formación al respecto y que puedan ayudarte.

Es importante que busques esa escucha sincera y desinteresada, la que tiene la capacidad de poder decirte lo que le disgusta de ti, sin derrumbarte. Foto: DPNB

Los libros de apoyo son útiles, porque dan pautas. Lo cierto es que como buenos libros que son tienen un inicio y un fin. Quiénes lo han escrito aspiran a que puedas tomar conciencia de lo que vives y actúes al respecto, dado que saben que puede ser pernicioso para tu salud.

El poder compartir cómo te sientes con personas abiertas a escuchar sin juzgar, personas que son capaces de entenderte y que estén dispuestas a escucharte resultará fundamental

En este caso, las técnicas de refuerzo de la autoestima y la comunicación son parte de las herramientas que se facilitan, sabiendo que son aspectos que se ven resentidos con el proceso.

No eres ni raro ni rara por ello, ni eres menos porque te digan que tienes baja autoestima, simplemente, es tomar conciencia de esto, y cogerlo como un termómetro de un área a trabajar. Ante tanta crítica, ante tanto maltrato, es normal que en algo esto se resienta.

En este sentido la calidad del apoyo con que cuentes será fundamental. Quién te quiere bien, te aceptará tal y como eres, en ese sentido el poder compartir cómo te sientes con personas abiertas a escuchar sin juzgar, personas que son capaces de entenderte y que estén dispuestas a escucharte resultará fundamental. La crítica “es que tú siempre”, o “algo habrás hecho”, no valen.

Es importante que busques esa escucha sincera y desinteresada, la que tiene la capacidad de poder decirte lo que le disgusta de ti, sin derrumbarte, quien busca lo constructivo y se muestra receptivo, es ese apoyo que necesitas en este momento.

No hace falta analizar mucho, simplemente guíate por cómo te sientes. Un simple problema no remueve tanto a nivel emocional. Si estas en esta tesitura es posiblemente que te halles frente a un conflicto, pero uno particular en el que no tienes la misma capacidad de acción que la otra persona que está en el conflicto.

Ante esto, ¿qué hacer? Identificarlo, saber que te remueve a ti, al mismo tiempo que poder apreciar que puede estar molestando al otro. Ir más allá de la actitud, tratar de ir al fondo y comprender.

Esta es una oportunidad de aprender un poco más de ti, y cuando todo haya acabado sabrás que a este tipo de situaciones también las puedes combatir

Lo que no se sabe se aprende

Tratar de identificar la necesidad irresuelta tanto para ti como para el otro, ver soluciones, explorar más, ¿es viable llegar a un acuerdo? ¿no? Pues te animo a explorar espacios convenientes y sanos para ti.

Con el trabajo vamos a crear algo conjunto, a producir claramente, si las cosas no están claras, los roles, las funciones, si la carga no está bien repartida, si es un entorno inseguro y te demanda mucho a nivel mental, y nadie toma cartas al respecto.

¿Es este un buen lugar para trabajar? ¿Qué te impide pensar en mejores opciones? Lo que no se sabe se aprende y siempre está en tus manos poder hacerlo.

Recuerda, aunque no lo parezca, esta es una oportunidad de aprender un poco más de ti, y cuando todo haya acabado sabrás que a este tipo de situaciones también las puedes combatir.

Comunicadora Social, Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Coach Ejecutiva y Associate Member del International Society for Coaching Psychology. Mi trabajo a nivel de investigación aborda un análisis de las estrategias de afrontamiento de las personas afectadas por acoso y la forma como estas influyen en los efectos derivados de la agresión. Hace énfasis en aquellos aspectos que contribuyeron en la conformación de este estilo de respuesta.

1 Comment

1 Comment

  1. Cristina

    1 de diciembre de 2018 at 19:45

    Me ha gustado mucho porque otra cosa No, pero a raíz del Acoso te conoces más, y te superas a ti misma.
    Muchas gracias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

publicidad

La importancia de prevenir el acoso escolar

En sus Manos

Las secuelas psicológicas del maltrato, ‘cicatrices’ en la mente

En sus Manos

Tu ‘Kriptonita’ eres tú

Gente Jupsin

La violencia contra la mujer va mucho más allá de los golpes

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos