‘Jauría’ no es una obra para disfrutar

JAURÍA, una obra angustiosa, valiente y arriesgada que sacude conciencias y empuja a la reflexión – Por Silvia Sotomayor – Periodista, docente y experta en comunicación corporativa

  • La obra empuja al espectador a profundizar en las mentes de víctima y victimarios, en un angustioso y real recorrido a partir de transcripciones literales del juicio por violación de La Manada.
  • Jauría, dirigida por Miguel Del Arco y protagonizada por María Hervás, Fran Cantos, Álex García, Ignacio Mateos, Raúl Prieto y Martiño Rivas, forma parte del llamado teatro documento o verbatim, uno de los subgéneros más pujantes de la dramaturgia del siglo XXI.
  • Nanoentrevista | Miguel del Arco – Director, dramaturgo, actor, guionista, adaptador y codirector artístico de El Pavón Teatro Kamikaze: “No cambiaremos el mundo hasta que estemos convencidos de que la educación es la única vía”.


7 de julio de 2016. San Fermín. Son las tres de la mañana y Pamplona está de fiesta. Un grupo de cinco amigos se encuentran con una joven de dieciocho años, entablan conversación y se ofrecen a acompañarla a su coche.

Sin embargo, mientras van de camino, uno de ellos, aprovechando que un transeúnte accede a un edificio de la zona, consigue retener la puerta, y entre los cinco agarran a la joven y la meten en el portal.

Una bofetada de realidad donde la crueldad y el dolor magrean nuestras conciencias en un ambiente insoportable y despiadado

“Jauría”: conjunto de quienes persiguen con saña a una persona o a un grupo… La definición es simple, escalofriante y estremecedora, como la obra, como los hechos de aquel 7 de julio.

María Hervás, Fran Cantos, Álex García, Ignacio Mateos, Raúl Prieto y Martiño Rivas, los actores, nos asestan una bofetada de realidad donde la crueldad y el dolor magrean nuestras conciencias en un ambiente insoportable y despiadado.

La obra se construye a partir de las transcripciones del juicio de La Manada, con fragmentos de las declaraciones de los acusados y la denunciante.

Todo ello concentrado en lo que se conoce como teatro documento o verbatim, que fundamenta su dramaturgia en torno a un hecho real y nos invita a reflexionar sobre nuestro papel como sociedad y como individuos, y que se ha convertido en uno de los subgéneros más potentes del teatro de nuestro siglo.

María Hervás pone voz, cuerpo y alma al relato sobrecogedor, entrecortado por las lágrimas, de la víctima, de quien se duda, se sospecha, se enjuicia y se obliga a dar detalles de su intimidad personal – Fotos: Vanessa Rabade

Los agresores, tras un hecho salvaje e inmoral, consideran normal violar a una mujer, someterla a todo tipo de vejaciones, mofarse de ella…

Relato sobrecogedor, entrecortado por las lágrimas, de la víctima

Y, de veras, resulta muy real. La puesta en escena, sencilla y muy cuidada, nos permite viajar dentro de la mente de víctima y victimarios, lo que acarrea un peso y un sufrimiento agudo en un escenario que cada vez se va haciendo más pequeño e insignificante, como la víctima.

María Hervás pone voz, cuerpo y alma al relato sobrecogedor, entrecortado por las lágrimas, de la víctima, de quien se duda, se sospecha, se enjuicia y se obliga a dar detalles de su intimidad personal; más incluso que a los propios denunciados, quienes, tras un hecho salvaje e inmoral, continúan considerando normal violar a una mujer, someterla a todo tipo de vejaciones, mofarse de ella, abandonarla, y robarle el móvil.

“Cuando ya llegué a mi casa, después de todo esto, lo que sentía era mucha culpabilidad, sentía como que yo podía haber hecho más para evitar toda esta situación. Me sentía responsable y pensaba que les estaba jodiendo la vida a cuatro personas, que era mi culpa lo que había ocurrido y que no podía…”

Asistimos a la revictimización de quien ha sido brutalmente agredida, y vuelve a sentir que se ahoga en un mar de dudas propias y ajenas

Revictimización de quien ha sido brutalmente agredida

La obra, angustiosa, valiente y arriesgada, asfixia con el escándalo que supone enfrentarse a los testimonios de los cinco acusados así como volver a recordar la crueldad de ciertos segmentos de una sociedad que victimiza a los abusadores y violadores.

Asistimos a la revictimización de quien ha sido brutalmente agredida, y vuelve a sentir que se ahoga en un mar de dudas propias y ajenas:

“Cuando ya llegué a mi casa, después de todo esto, lo que sentía era mucha culpabilidad, sentía como que yo podía haber hecho más para evitar toda esta situación. Me sentía responsable y pensaba que les estaba jodiendo la vida a cuatro personas, que era mi culpa lo que había ocurrido y que no podía… (pausa breve) …

Me sentía responsable y pensaba que les estaba jodiendo la vida a cuatro personas, que era mi culpa lo que había ocurrido y que no podía…

… Porque podía haberme ido, porque no tendría que haberme puesto a hablar con gente que no conozco, porque ¿para qué me voy con gente que no conozco?, porque me separé de mi amigo, porque me quedé sola en una ciudad que no conozco, por todo esto. Pensaba que era mi culpa por no poder hacer algo para poder irme”.

El final lo conocemos todos. Conmueve y turba el silencio roto únicamente por los aplausos a los actores, quienes visiblemente consternados y abrumados agradecen el reconocimiento.

En ellos se refleja el agotamiento por haber desempeñado un trabajo magistral y la pesadumbre de representar papeles de difícil gestión personal. No es una obra para disfrutar.



Teatro y educación

“El caso de La Manada ha sacado a la luz algo de una profundidad tan grande y que nos afecta a todos como sociedad y como individuos que es urgente reflexionar”

“El caso de La Manada ha sacado a la luz algo de una profundidad tan grande y que nos afecta a todos como sociedad y como individuos que es urgente reflexionar”, apunta su director, Miguel Del Arco.

No es, por tanto, una obra para disfrutar, es una obra para enseñar, concienciar y educar. Es, sin lugar a dudas, una obra valiente y arriesgada, que fue concebida como un documento valiosísimo para concienciar a los más jóvenes.

Enmarcado en la campaña escolar, se elaboró una guía didáctica elaborada por el docente y dramaturgo Nando López para que los estudiantes trabajasen antes y después de ver la función.

Asimismo, se dedicaron los lunes en que la obra ha estado en cartel, con coloquio postfunción incluido con los actores. En total, han pasado por El Pavón Teatro Kamikaze unos dos mil alumnos de Secundaria y Bachillerato.

La obra ha estado en cartel en Madrid y se ha podido ver también en Sevilla y en Benicassim, en Langreo el 11 de mayo y el 25 de mayo en Valencia.



jupsin.com te recomienda la Nanoentrevista a Miguel del Arco – Foto: Vanessa Rabade

Ficha técnica de ‘‘JAURÍA’

País: España
Idioma: castellano
Año de producción: 2019
Duración: 1 hora y 25 minutos

De: Jordi Casanovas
Dirección: Miguel del Arco
Intérpretes: Fran Cantos, Álex García, María Hervás, Ignacio Mateos Martiño Rivas y Raúl Prieto
Iluminación: Juan Gómez Cornejo
Diseño de sonido: Sandra Vicente_Studio 340
Escenografía y vestuario: Alessio Meloni
Dirección de producción: Aitor Tejada y Jordi Buxó
Producción ejecutiva: Pablo Ramos Escola
Fotografía: Vanessa Rábade
Diseño gráfico: Patricia Portela
Comunicación: Pablo Giraldo
Distribución: Caterina Muñoz Luceño
Ayudante de dirección: Xus de la Cruz
Guía didáctica: Nando López
Estudiante en prácticas: Luis Izquierdo
Agradecimientos: Rita Deiana, Lucía López, Paz de Manuel, Isabel Valdés

Una producción de Kamikaze Producciones, Milonga Producciones, Hause & Richman Stage Producers y Zoa Producciones para El Pavón Teatro Kamikaze.


TAGS La Manada

PERFIL DEL AUTOR

Silvia Sotomayor

Account manager en Roman Reputation Matters. Licenciada en Periodismo con Diploma de Especialización en Radio y Televisión por la Universidad Antonio de Nebrija (Madrid), especialista en Comunicación Corporativa, Educación, Neuroeducación y Marketing Educativo, Redes Sociales y Marketing Digital, asesora de centros educativos, conferenciante y profesora de Secundaria y Bachillerato de Lengua Castellana y Literatura, y, a partir de junio de 2019, también de Geografía e Historia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos