¿Qué debo hacer si soy testigo de acoso laboral?

Elena Rubio, la psicóloga en tus zapatos

Dedicamos gran parte de nuestra vida a trabajar. Sabemos, de forma más o menos consciente, lo importante que es estar a gusto en el puesto de trabajo, y normalmente así lo procuramos.

Está más que demostrado que entre otras muchas variables, la de las relaciones interpersonales es muy importante para que las personas acudan a su trabajo con motivación. No es la única variable, pero sí tiene mucho peso en la salud mental del trabajador, así como en su productividad (que, como es de imaginar y comprensible, tanto preocupa a las empresas).

Pero en algunos casos, podemos ser testigos de situaciones violentas que se dan hacia otros compañeros o responsables, situaciones que podemos identificar como acoso laboral. No es preciso hablar de violencia física, si no verbal, o simplemente de aislamiento.

¿No tienes claro que esa situación que has visto realmente sea acoso laboral o mobbing? Tal vez estos indicadores puedan ayudarte aclarar tus dudas:

  1. Restringen al trabajador la posibilidad de comunicarse en su puesto de trabajo.
  2. Se le asigna un puesto que le obliga a permanecer “aislado” de sus compañeros.
  3. No se tienen en cuenta sus opiniones prácticamente nunca.
  4. Le asignan tareas inútiles y absurdas.
  5. Se critica de manera continuada la manera de realizar su trabajo.
  6. Le atacan sus creencias morales, políticas o religiosas.
  7. Se dirigen a él mediante gritos o insultos, o hablan a sus espaldas.
  8. Difunden rumores sobre él.
  9. Le obligan a realizar tareas peligrosas o nocivas para él.
  10. La persona sufre de procesos de somatización (náuseas, cefaleas, dolores, etc.)
Viñeta de Idígoras y Pachi sobre el acoso laboral exclusiva para jupsin.com
Viñeta de Idígoras y Pachi sobre el acoso laboral exclusiva para jupsin.com

¿Qué debo hacer si veo acoso laboral?

Si has observado algunos de estos puntos, tal vez estés siendo testigo de una situación de acoso laboral. Y en tal caso… ¿qué debes hacer?

No es una situación sencilla. Pueden irrumpirte pensamientos como: “Si me meto, a lo mejor también me pasa mí”, “Algo habrá hecho este compañero para que le traten así”, “Esto no es problema mío, zapatero a tus zapatos”. Parece que todo esto va ligado al MIEDO. Miedo a que nos pase lo mismo; miedo al despido… Pensamientos y miedos totalmente lícitos. No estamos aquí para juzgar a nadie.

Pero… tal vez también podemos hacernos estas preguntas:

  • ¿Quién me dice que mañana no me pueda pasar a mi lo mismo, cuando “se cansen de éste”?
  • ¿Y si me “instan” a tomar parte en el acoso? Tal vez si me quedo fuera, me acabe pasando a mí. Me siento así obligado a aislarle, a no hablarle, o a criticarle, aún sin motivos… En definitiva, ¿me tengo que convertir en un acosador para salir indemne de esto?

Los testigos mudos, que comienzan siendo pasivos, mirando hacia otro lado, ignorando lo que ocurre, facilitan el acoso a la persona

Parece que la pasividad es incluso difícil. Ésta lleva casi irremediablemente a la acción.

Los acosadores necesitan “aliados” para aislar a sus víctimas. O te unes a ellos, o estás contra ellos.

Pero no olvides que ser hoy un aliado no te exime de que mañana dejes de serlo y decidan que seas su nueva víctima.

  • ¿Cuánto puede llegar a afectarme esta situación? ¿Soy capaz de ver esto cada día y no me está impactando? ¿Me siento más intranquilo? ¿Duermo bien? ¿Tengo algún problema físico que antes no tenía, como insomnio, dolores de estómago, eccemas en la piel, etc.? Tal vez tenga que ver con esto… y esto significa que no estoy bien.
Elena Rubio
Elena Rubio, psicóloga – Foto: Jesús Umbría

enea_banner_grande (sin marco)

¿Cómo ponerse en los zapatos del acosado?

Los testigos mudos, que comienzan siendo pasivos, mirando hacia otro lado, ignorando lo que ocurre, facilitan el acoso a la persona. De no existir estas personas, el mobbing no podría darse. En la mano de cada uno queda el tomar parte, aliándose pasiva o activamente con los acosadores, o plantando cara, desde varias líneas de actuación:

  • Acompañar a la persona acosada. A veces sólo necesitan que alguien les abra los ojos o sentirse apoyados para poder enfrentarse y terminar con la situación.
  • Informar a los responsables de la situación que se está dando.
  • A veces esto último es complicado cuando los propios responsables son los acosadores. En tal caso, se podrá valorar informar a otras fuentes: en la representación sindical, el departamento de recursos humanos o Servicio de Prevención, en caso de existir.

Insisto en que la situación no es fácil, y que cada uno tiene la última palabra, pero supongo que sólo nos queda pensar, de la forma más egoísta posible, ¿Qué necesitaría yo si esto me pasara a mí?


PERFIL DEL AUTOR

Elena Rubio

Psicóloga Sanitaria y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especializada en factores psicosociales. Más de 15 años de experiencia en formación. Actualmente ayudo desde el ámbito clínico, en consulta, a las personas que desean mejorar su situación o aliviar su dolor. Especialista en talleres y cursos de formación en empresas e instituciones diversas. Mi vocación es la ayuda.


9 comentarios en “¿Qué debo hacer si soy testigo de acoso laboral?”

  • Francy Duran 1 agosto, 2018 21:55

    no me sirvió de nada leer este articulo, ya que necesitaba saber qué acciones legales puedo usar como testigo de un acoso laboral.

  • Soy una comunera de de un edificio de 20 personas .Tenemos un presidente q es un acosador.contra nuestro portero .Lo ha despedido El despido ha sido nulo y yo en el juicio me presento como defensora del trabajador .y por supuesto en contra de mi comunidad pues no puedo permitir q se mienta sobre él …persona noble y cumplidodora.En la reunión de la comunidad se enfrentaron a mi por actuar a su favor .pero no se como ayudarlo delante del juez.

  • Después de muchos años, algo más de cuatro décadas en la que fue mi empresa, y después de un daño mezquino y continuado durante muchos años, me obligaron a salir de la entidad; eso si, creo que económicamente no fue mal, pero la indemnización emocional es un tormento diario. Fue un acto, regido por mediocres y submediocres, por que los mediocres se reúnen de submediocres; los mediocres no se pueden reunir de alguien que esté a su altura o superior, es un peligro para ellos; los que creen que están por encima son eliminados sistemáticamente. El único argumento que tienen es el poder. He sido testigo de varios casos y por ultimo el mio. Maltratan al personal. Esto podría ser un argumento muy valido para ser denunciado mediáticamente, es gravísimo por la propia actividad que desarrolla esta empresa.

    Al hilo del título del Post significaré que conozco un caso flagrante, cruel y asesino. He conocido y conozco algunos más. Esta persona no quiere entrar en conflictos, bastante tiene con lo que tiene; eso dice la misma. Esta persona lleva actualmente mas de cuarenta años en la empresa. Gran parte de ese tiempo, 35 años, lo dedico a ser persona de confianza de la Dirección. Una persona fiel, discreta, leal e implicada con su empresa. Hace unos años pidió un traslado a otro centro más humilde de la organización. Seguramente provocado por el cansancio que proporciona la responsabilidad en el tiempo. Hace un tiempo a esta persona se le descubrió una enfermedad que necesita cirugía y que puede llegar a afectarle a algún sentido. Al ser una persona senior, como se dice ahora, la ofrecen coger una incapacidad. Casi al final de su vida laboral se vería perjudicada económicamente. Es evidente que no quiere esta “solución” magistral que le ofrecen, consulta con otros médicos y ve que hay posibilidades de quedar bien. Entre tanto le hacen la vida imposible, dandole trabajos en otro horario, que ella no tiene, y la destinan al peor puesto que cualquiera pueda desarrollar, tanto por el nivel, tanto por el trabajo que requiere mucha atención; es decir buscan el fallo y ya tienen argumento. Incluso le han amenazado en hacerle un estudio de capacitación. Ese es el premio a toda una vida laboral implicada. Lo que se llama una buena gestión del envejecimiento.

    Desde mi punto de vista este tipo de fechorías deben de ser castigadas contundentemente. Creo que se vulneran los artículos 173, 172 y 316 del código penal. Se vulnera el derecho fundamental de la persona. El cinismo es muy grande en esta empresa que promulga una cosa y hace otra. ¿ qué podemos hacer ?. Estoy a vuestra disposición.

    • Buenas tardes Rodrigo, ciertamente todo lo que comentas parece una actuación continuada de acoso a los diferentes trabajadores, tal vez por distintos motivos. Si quieres ayudar a tu compañera, te aconsejo que le hagas saber que eres conocedor de lo que está pasando (si no lo has hecho ya) y que estarás a su lado en lo que vaya a necesitar. Es probable que se sienta vulnerable, más si ahora ha aparecido esa enfermedad; puedes sugerirle el acompañamiento psicológico para empoderarse y tomar las riendas de la situación. A veces con un cambio en la víctima, el acoso cesa. Otras muchas veces no es así, pero al menos la persona puede ver las cosas con mayor claridad y ser capaz de tomar determinadas decisiones (incluso legales)para enfrentarse a ellas. Si estás interesado, podemos seguir hablando en privado y ver cómo ayudarla, si ella lo desea. Un saludo.

  • daniela cortes 1 mayo, 2017 22:37

    quisiera saber si puedo ser despedida ya que una compañera tiro licencia por achs por acoso laboral ,y yo fui testigo de eso aunque me protege el fuero hasta octubre 2017 y con contrato indefinido , estoy un poco preocupada y con miedo , ya que donde trabajo suelen ser muy corruptos

  • Tus propios compañeros, que son conscientes, llegan a los juicios a declarar en contra tuya. Recursos humanos, prevención, en mi caso, todos metidos en el ajo. A la gente le da igual que mañana puedan ser ellos. La ley, dependiendo del juez, es interpretable. Los tiempos judiciales se eternizan. En Las medidas cautelares no.puedes presentar pruebas solo argumentaciones de unos y otros. La empresa tiene mucho dinero para pagar buenos abogados y testigos. Los sindicatos solo quieren afiliados. La teoría es muy bonita pero, desde pequeños, nos enseñan a callar y mirar para otro lado

    • Hola Ana, la realidad no es fácil, y por eso señalamos que el miedo es legítimo. Pero como tú bien has dicho, desde pequeño nos enseñan a callar y mirar para otro lado. En nuestra mano está el cambiar esto. Si desde pequeños nos enseñan a todos (o la gran mayoría) a lo contrario, la respuesta sería diferente. Todos sentiríamos el dolor del otro, nos podríamos poner en su situación, daríamos la cara y ayudaríamos más. Es educación, modelado y ejemplo. Crear una sociedad más empática; pero para eso, hay que trabajar en la infancia y cambiar muchos valores. Pongamos cada uno nuestro granito de arena para cambiar a mejor.
      Mucha fuerza, y siento que hayas tenido que pasar por algo así. Un saludo.

  • Yo he acabado despedida por denunciarlo y no sólo a mi si no también a mis compañeros con discapacidad intelectual en un catering de la empresa persones amb discapacitat de Menorca.

    • Buenos días Encarna, siento mucho tu situación. Este es uno de los miedos reales que existen a la hora de denunciar el acoso. Supongo que lo hiciste porque sentías que debías hacerlo, aunque luego tienen lugar estas situaciones tan injustas, como la que a ti y a tus compañeros parece que os han ocurrido. Te recomiendo, si no lo has hecho ya, que te pongas en mano de unos asesores legales expertos en esta materia. Así mismo, decirte que sería totalmente normal que estuvieras preocupada, pero si la situación te está incapacitando para seguir con tu día a día y luchar con fuerza, no dejes de pedir el apoyo de tus seres queridos o incluso ayuda psicológica para salir de esto. Para hacer frente a estas situaciones se necesita mucha fortaleza mental. Espero haberte ayudado. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos