“El 80% de los jóvenes que padecen trastorno de la personalidad han sufrido acoso” 

ENTREVISTA / Dr. José Luis Carrasco, director de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario RUBER Juan Bravo, Grupo Quirónsalud

“No hay personalidades tóxicas, hay personas tóxicas”

“El 80% de los jóvenes que padecen trastorno de la personalidad han sufrido algún tipo de acoso, afirma con seguridad el doctor José Luis Carrasco. El dato que nos ofrece es significativo y de su mano entramos de lleno en el complejo, interesante y todavía desconocido, para el común de los mortales, mundo de la personalidad.

José Luis Carrasco es psiquiatra, Director Científico de la pionera y especializada Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario RUBER Juan Bravo, del Grupo Quirónsalud.

Se formó en Investigación Neurobiológica en la Universidad de Columbia, en Estados Unidos y hoy es un referente internacional en el área de los trastornos de la personalidad. Sus dos áreas de especialización son los trastornos de las emociones y los trastornos del control de los impulsos.

El doctor Carrasco combina su actividad médica con su vocación por la enseñanza desde su labor de Catedrático de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid.

jupsin’. Doctor, su trayectoria es impresionante. ¿Cómo llegó a su especialización actual en la Unidad y Comportamiento que dirige?

Dr. José Luis Carrasco. Después de mi paso por la Universidad de Columbia me especialicé en la investigación en trastornos de las emociones y los afectos. Progresivamente me centré en el campo de la de la personalidad.

Realicé mi tesis doctoral con individuos que presentaban conductas  impulsivas y buscadoras de sensaciones, como ludópatas, toreros y desactivadores de explosivos de la policía. La tesis versó sobre las bases biológicas de estos tipos de personalidades.

A partir de ahí me dediqué y profundicé en el mundo de la personalidad y los trastornos del control de impulsos: ludopatía, trastornos de la conducta alimentaria y los trastornos límite de la personalidad.

La Unidad de Personalidad y Comportamiento es un espacio terapéutico orientado al diagnóstico y tratamiento de los problemas de maduración de la personalidad

In’. ¿Qué son los trastornos de la personalidad? 

Dr. Son trastornos que se caracterizan fundamentalmente por comportamientos impulsivos y agresivos. En esta línea es en la que se crea la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario RUBER Juan Bravo.

In’. Entremos en la Unidad que dirige.

Dr. La Unidad de Personalidad y Comportamiento es un espacio terapéutico orientado al diagnóstico y tratamiento de los problemas de maduración de la personalidad. De forma general tratamos jóvenes que presentan alteraciones del comportamiento, de la motivación o de la identidad que impiden el crecimiento de la personalidad y por lo tanto su desarrollo.

En la Unidad tratamos a jóvenes con problemas de maduración y por lo tanto de comportamiento como rebeldía, apatía, fracaso escolar, agresividad con los padres, problemas con la autoridad, con las drogas… Además, presentan con frecuencia autolesiones, intentos de suicidio o trastornos impulsivos de comportamiento alimentario como la bulimia o la anorexia nerviosa.

Es importante resaltar que no se trata de personas con enfermedades mentales como pueden ser la esquizofrenia o trastornos que conllevan una alteración grave del juicio de la realidad o de la inteligencia.

Personalidad y Comportamiento

Especialización, tratamiento y prevención

In’. ¿Y que tratamiento reciben en la Unidad de Personalidad y Comportamiento?

Dr. En los últimos años hemos aprendido que la problemática relacionada con la personalidad requiere un abordaje, un encuentro con el paciente y una serie de técnicas diferentes a la de otros trastornos mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo).

En la unidad tenemos actividades de diagnóstico y tratamiento psiquiátrico, tratamiento psicológico individual y terapias grupales de diferentes tipos (incluyendo mindfulness, autorregulación emocional y mentalización), actividades ocupacionales y motivacionales encaminadas a orientar a los chicos en su camino en la vida.

Estos pacientes requieren una implicación especial, una mayor finura en la terapia. En la Unidad hacemos terapia psicológica encaminada a la consolidación de la identidad y de la autoimagen y a la mejora de la regulación de las emociones. En tres palabras, en la Unidad de Personalidad y Comportamiento ofrecemos especialización, tratamiento y prevención.

También hacemos terapia con las familias a través del Programa de Orientación Familiar, dirigido a los familiares de jóvenes que tienen dudas sobre aspectos relacionados con su educación, o de su evolución escolar o social. Ofrecemos orientación por un lado (casos en los que no hay un trastorno) y tratamiento por otro (para jóvenes con alteraciones de conducta en diversos grados).

El abuso y el acoso están unidos al desarrollo de la personalidad. El 80% de los jóvenes que padecen un trastorno de la personalidad han sufrido algún tipo de acoso, desprecio, humillación. El acoso escolar lo encontramos en el 65% de los pacientes de la Unidad

In’. ¿Tratan en la Unidad de Personalidad y Comportamiento el problema del acoso? 

Dr. Sí, el abuso y el acoso están unidos al desarrollo de la personalidad. El dato es significativo, el 80% de los jóvenes que padecen un trastorno de la personalidad han sufrido algún tipo de acoso, desprecio, humillación. El acoso escolar lo encontramos en el 65% de los pacientes de la Unidad.

También es muy frecuente encontrar pacientes que han sufrido abuso y acoso sexual, aproximadamente un 40% de los pacientes. Si nos centramos sólo en las chicas con trastorno de personalidad, el porcentaje de las que han sufrido acoso o abuso de este tipo se eleva hasta el 70%.

Por otro lado, el acosador también está dentro del mundo de las personas que tienen algún trastorno de la personalidad. El acosado desarrolla problemas de maduración de la personalidad, mientras que el acosador ya está desarrollando problemas de conducta o comportamiento, entre ellos el maltrato.

In’. ¿Cómo trastorna el acoso escolar la personalidad?

Dr. Nuestro Programa de Acoso Escolar se centra en la autoestima y la autoimagen. Esto es lo que se ‘rompe’ después del acoso escolar. Se producen ‘grietas’ en la personalidad que si no se tratan pueden llegar a hacerse crónicas.

Es muy difícil mirarse a sí mismo ante las situaciones de acoso. Casi más que el acoso lo que afecta al joven es la sensación de vergüenza por no haberse defendido, por haber permitido que le acosaran.

Este es el eje del tratamiento. Y también contamos con un Programa de Ciberbullying, cada vez más frecuente y que muchas veces está sutilmente camuflado. En el acoso a través de las redes puede parecer que ha habido consentimiento, pero no lo hay.

Para poder llegar al problema del acoso en los jóvenes que acuden a la unidad es necesario establecer con ellos un vínculo en el que encuentren la confianza suficiente para contar lo que están sufriendo. Su aportación es fundamental para que obtengamos la información necesaria y trabajar con la terapia oportuna.

Libro Terapia de amigos

La esencia de la patología del acoso

In’. ¿Qué síntomas presentan los jóvenes que han sufrido acoso?

Dr.  Los síntomas que presentan los jóvenes que están sufriendo acoso (en edades entre los 11 y los 14 años) suelen ser de tipo emocional y también conductual.

Observamos el replegamiento en sí mismos, se vuelven más huraños y menos cariñosos, se encierran en sí mismos. También intenta eludir la comunicación en la familia. A menudo presentan ansiedad y síntomas depresivos y cierto rechazo al colegio. En esta situación los jóvenes pueden parecer enfadados con el mundo.

Estos síntomas se pueden dar en adolescentes que no están sufriendo, pero si los detectamos inmediatamente hay que pensar que algo le puede estar ocurriendo en el ámbito escolar y que puede ser lo que le está dañando la autoestima.

Los síntomas que presentan los jóvenes que están sufriendo acoso (en edades entre los 11 y los 14 años) suelen ser de tipo emocional y también conductual

Más ansioso, más tristón, más encerrado en sí mismo, más gruñón o enfadado. Y conductualmente con menos ganas y tendiendo al aislamiento. Son síntomas de alarma que nos obliga a investigar. Por lo general el joven no lo va a contar, va a eludir el tema, pero esto no se debe dejar, porque lo habitual es que no lo cuente.

Son síntomas de alguien que está herido en su autoestima y que siente vergüenza por ello. Lo que es importante es que el chico que sufre un acoso con frecuencia no va a ir llorando a contarlo, que sería lo bueno. Al contrario, siente mucha vergüenza por estar sufriendo el acoso. Lo guarda, todo se queda para él. Ahí es donde está la esencia patológica del síndrome post-acoso.

In’. ¿Y si estos problemas no se tratan adecuadamente, quedan secuelas? 

Dr. Por un lado, el joven que sufre acoso está en una dinámica patológica, y por otra parte se siente humillado. Es un círculo vicioso de daño y humillación. La humillación produce más vergüenza y además esto estimula a los acosadores a seguir acosando.

Si esto no se trata, por lo general va a dar lugar a distintos tipos de trastornos mentales, principalmente los trastornos de la personalidad, la ansiedad y la depresión que llevan el fracaso escolar, la falta de iniciativa, conductas agresivas convulsivas, etc.

acoso

In’. ¿El acoso crea acosadores?

Dr. Una forma de salir de la humillación del acoso es unirte al acosador. Y convertirte en malote. Si lo unimos a la pregunta anterior, podemos encontrar en los rasgos de la personalidad de las personas acosadas algunas secuelas de tipo resentido, desdeñoso, de falta de compasión por el otro. Este resentimiento puede aparecer en determinadas situaciones y provocar acoso laboral.

Sí que parece demostrado, ya que hay más estudios al respecto, que las personas que han sufrido abusos sexuales de niños, con frecuencia pueden ser acosadores sexuales de mayores

No está demostrado hoy por hoy, porque faltan estudios sobre este tipo de acoso en el trabajo, pero lo vemos empíricamente en la ‘clínica’. Las personas que se comportan mal con otros, que tienden a abusar de su poder, con resentimiento, con egocentrismo, son a menudo personas que han sufrido algún tipo de dolor y humillación en su infancia que les ha dañado profundamente la autoestima.

Sí que parece demostrado, ya que hay más estudios al respecto, que las personas que han sufrido abusos sexuales de niños, con frecuencia pueden ser acosadores sexuales de mayores.

In’. Llegados a este punto, doctor, creo que ya podemos preguntarle algo que estábamos esperando ¿qué es la personalidad?

Dr. La personalidad es todo. Es la estructura mental con su base cerebral que permite al individuo desenvolverse en el mundo y llegar a ser una persona. Es la estructura y con esa estructura uno se hace persona en la interacción con los otros.

La personalidad incluye la imagen de uno mismo (la auto identidad), la forma de percibir al otro, el estilo de relación interpersonal y la capacidad de autocontrol o autogobierno.

Personalidades hay muchas. La personalidad está constituida por rasgos, son como elementos de la forma de ser que son estables, y que tienes durante toda la vida. Podemos encontrar rasgos de tipo obsesivo, concienzudo, formal, etc.

Otro, sería el rasgo de la necesidad de afecto y necesidad de estima. Iría desde las personas muy necesitadas de estima, muy empáticas y de interacción con el otro, hasta las que no necesitan estima, menos empáticas.

La personalidad incluye la imagen de uno mismo (la auto identidad), la forma de percibir al otro, el estilo de relación interpersonal y la capacidad de autocontrol o autogobierno

Hay un rasgo que es el de la búsqueda de novedad y de sensaciones, el rasgo exploratorio. Y lo opuesto, sería las personas que buscan situaciones seguras, con poca incertidumbre, con pocos cambios.

También está el rasgo de la vivencia de amenaza o rasgo de neuroticismo. Este rasgo marca la sensibilidad a la amenaza, el temor a que las cosas vayan mal. Hay personas que interpretan de una manera muy intensa cualquier señal negativa del entorno y lo viven como amenaza. Este rasgo también se llama rasgo de evitación del peligro o de evitación del riesgo.

El rasgo de la impulsividad nos hace ser como más rápidos y orientados a la acción o más pensativos antes de actuar. En el otro extremo están los pocos impulsivos, que se lo piensan todo antes de actuar.

Con estos mimbres, se hacen personalidades de muy diferentes tipos en función de la intensidad de cada uno de los rasgos. Y así hay personas muy sensibles y personas frías, personas muy formales, muy concienzudas…

In. ¿Y estos rasgos combinan a su vez unos con otros de forma diferente?

Dr. Si tienes una persona que es impulsiva y además es buscadora de sensaciones y de exploración, y con alta necesidad de estima, va a ser una personalidad de las que llamamos de tipo histérica, que busca constantemente la interacción con el otro, el amor del otro, la atención del otro. Combina tres rasgos: es rápido, necesita sensaciones y además necesita mucho la admiración del otro.

Una persona que tenga tendencia al miedo, que sea poco impulsiva y que además sea formal y muy perfeccionista, va a dar como resultado una personalidad de tipo obsesivo, muy lenta, muy considerada con los detalles, poco rápida en las decisiones…

También están los individuos que tienen mucha necesidad de estima, pero tiene un alto temor y alta inhibición, con lo cual desean mucho, pero tienen mucho miedo a ser rechazado. Aquí encontramos personalidades de tipo fóbico. Tímidos patológicos que quieren, pero no se atreven. Hay muchas combinaciones.

Otro ejemplo habitual es el chico con inestabilidad emocional. Tiene miedo, pero a su vez mucha necesidad de estima y a la vez es impulsivo. Esa mezcla da lugar a personalidades inestables, explosivas pero emocionales, y con mucha frecuencia responden al patrón de lo que se llama límite de personalidad.

Personalidad

In’. Pregunta obligada, doctor, ¿qué es el trastorno límite de la personalidad? 

Dr. Es un concepto que aparece en las clasificaciones hace 30 años, y se denomina así, trastorno límite de la personalidad. Es un mal término (viene de borderline) y la traducción mejor sería trastorno fronterizo de la personalidad y hace referencia a cosas que no describe el trastorno. Lo cierto es que estos pacientes estaban en la frontera entre lo que eran las personalidades psicóticas (más grave y que puede conllevar la pérdida del juicio de la realidad) y las personalidades neuróticas (personalidad normal, un poco sufrientes, sería la neurosis que cualquiera puede tener con su angustia, tomarse las cosas de manera un poco exagerada, tener más miedo de lo conveniente, pero que funciona con autonomía).

De ahí viene el trastorno límite. Hace referencia a una persona que tiene alta inestabilidad en la autoimagen, en las relaciones interpersonales, en los afectos, en las emociones. Tiene como forma de picos, de montaña rusa. Todo esto combinado con tanta impulsividad conductual impide su adaptación al entorno (mantener un trabajo, y también en el ámbito familiar). Eso es lo que se llama trastorno límite de la personalidad, una combinación de síntomas de inestabilidad tanto afectiva como conductual y de impulsividad.

Y otros síntoma característico es la autolesión, el intento de suicidio repetido. En esa combinación de alta inestabilidad emocional, alta reactividad, y sufrimiento emocional, con frecuencia acaba desesperadamente en la autolesión o el intento de suicidio.

Lo vemos con frecuencia en la ‘clínica’. Tiene síntomas muy evidentes, porque deteriora mucho la capacidad funcional, porque se detecta desde joven y es explosivo (autoagresiones, accesos de ira). Es decir, la inestabilidad emocional es muy evidente y se ve desde la adolescencia.

In’. ¿Existen las personas tóxicas?

Dr. No hay personalidades tóxicas, hay personas tóxicas. La personalidad es la estructura, que se desarrolla de una manera determinada y da lugar a una persona actuante.

Las personas sí pueden ser tóxicas y lo pueden ser en las relaciones interpersonales, porque están intoxicando a otras personas. Quizás son tóxicas en algunas relaciones interpersonales, pero pueden no serlo en otras. Pero no es la personalidad la que es inevitablemente tóxica.

La personalidad puede tener tendencias a desarrollar actuaciones tóxicas en las relaciones interpersonales. Sí que existen personas tóxicas que presentan personalidades con rasgos característicos (egocentrismo, resentimiento, dependencia, necesidad de control del otro).

Hay diferentes tipos de personas tóxicas, pero fundamentalmente o como elemento común son personas que acaban atrapando al otro en una red de dependencia e intimidación.

Hay diferentes tipos de personas tóxicas, pero fundamentalmente o como elemento común son personas que acaban atrapando al otro en una red de dependencia e intimidación

Son personas que necesitan al otro para controlarlo, si el otro no lo permite no es posible la toxicidad. La forma de controlar al otro puede ser mediante el ejercicio de un poder claro. Y a veces no es tan claro y la forma de intoxicar al otro es de forma emocional, en la que el toxico hace sentir sentimientos negativos, de culpabilidad. Es una manipulación afectiva.

Generalmente, en la relación tóxica la persona intoxicada también tiene un problema de personalidad, algún elemento que le hace más vulnerable a la manipulación. Las personas tóxicas están por ahí y acaban controlando a personas que tienen vulnerabilidad. A otras, sin embargo, no las pueden manipular. Las personas tóxicas son elementos egocéntricos que necesitan controlar al otro.

Esto puede ocurrir en el ámbito laboral (hay compañeros tóxicos, jefes tóxicos), también en el ámbito sentimental, en las parejas. Ocurre mucho entre los amigos, en la adolescencia. Una vez que la persona tóxica te engancha, no te puedes soltar. Por eso para que una persona sea tóxica tiene que tener gente alrededor.

Dr. José Luis Carrasco
Dr. José Luis Carrasco

In’. ¿Existe una personalidad que podamos denominar normal?

Dr. Hay un modelo de personalidad equilibrada, que es más adaptativo. Se adapta bien sin dañar a los demás. Tiene una conjunción equilibrada de rasgos. Las estadísticas nos dicen que la mayoría de las personas tienen una personalidad equilibrada, ‘normal’. Rasgos equilibrados y capacidad de adaptación a la vida sin hacer daño.

Esto no quiere decir que lo normal sea lo más atractivo, lo más creativo… o lo más exitoso. Las personalidades con menos equilibrios en determinados rasgos destacan más, y a veces no destacan por sus buenas obras.

Lo normal sería lo convencional, lo equilibrado, y la combinación con una buena inteligencia sería la forma más adaptativa de estar en el mundo.

In’. ¿Y los españoles, cómo somos en cuestión de personalidad?

Dr. Los españoles tenemos algunos rasgos temperamentales. En España se toleran más algunas cosas que se toleran menos en el mundo nórdico. Los españoles, en cuanto personalidad, andamos igual de desquiciados que el resto del mundo occidental. Es cierto que tenemos más características de las que llamamos impulsivas. Eso define el estilo sureño mediterráneo de personalidad, en contraposición con el nórdico que es más concienzudo, más metódico, más formal, más obsesivo. Esto no es un mito y hay algo de verdad en ello.

Sí que hay una diferencia en cuanto a temperamento. En cuanto al equilibrio… diría que la gente está muy perdida, estamos todos muy perdidos. Hay mucho desconocimiento de la propia personalidad. Ahora somos muy libres y desde pequeños se nos dice, lo que tu decidas… con 12, 13 años… y decidir es difícil…

Los españoles, en cuanto personalidad, andamos igual de desquiciados que el resto del mundo occidental

Vivimos un momento en que tenemos poco claro lo que queremos hacer y necesitamos compararlo continuamente. Con constantes estímulos audiovisuales estamos en una galería continua de conductas que vemos en otra gente. Esto crea una confusión importante.

Necesitamos consejo y orientación. ¿quiénes somos? ¿qué tenemos que hacer? ¿cuál es la imagen del padre? ¿la madre perfecta?

Necesitaríamos una asignatura de autoconocimiento de la personalidad. ¿Cómo somos? ¿Cómo sentimos? Sí que nos ayudaría. Y no es tan complicado. Un estudio del perfil de personalidad sí que ayuda a centrarnos en las cosas necesarias.

Hay mucho estimulo, mucha libertad y esto pone a la persona en una situación difícil. Hay que decidir y definirse como persona, y eso toca la personalidad. Tiene que ver con la autoimagen. Ser libre no es fácil.

In’. Entonces, doctor, ¿deberíamos los humanos tener un ‘botón del pánico’ como quieren poner ahora a los robots, por si nos descontrolamos?

Dr. (Sonríe…) Todos deberíamos tener un botón del pánico. Esto es una cosa que deberíamos enseñar los psiquiatras: a identificar la señal de que uno va a estallar y en ese momento parar.  Muchas veces son los síntomas los que hacen de botón del pánico. Pero sí, sería un botón que nos reseteara. (Vuelve a sonreír…).

In’. Gracias doctor, ha sido todo un placer.

Dr. Gracias a jupsin.com

Libro Terapia de amigos

TAGS Entrevista

PERFIL DEL AUTOR

Jesús Larena

Licenciado en Ciencias de la Información, Periodismo y Diplomado en Relaciones Públicas y Publicidad. 25 años de experiencia profesional. Prensa, radio, televisión, contenido digital y redes sociales. Comunicación integral: corporativa, financiera, digital, crisis. Mi centro operativo se llama larenaylarena.com. Creador e impulsor de jupsin.com y conRderuido.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter