Redes sociales… ‘lo que cuelgues será utilizado en tu contra’

Redes sociales – Ester López, criminóloga y perito psicografólogo – Crimigrafía


No es ningún secreto que estamos absorbidos por la tecnología. Andamos con la cabeza baja al cruzar la calle sin apartar la vista del whatsapp. El smartphone es lo último que vemos antes de acostarnos, y lo primero al levantarnos.

Publicamos fotos de nuestro día a día, e incluso vídeos en directo cuando vamos a un concierto

Y tenemos más conversaciones en línea que en vivo.

Sin duda, hemos llegado a un punto en el que los teléfonos móviles, las tablets o los ordenadores se han vuelto imprescindibles en nuestro día a día.

Es lo más común compartir nuestra vida diaria en las redes sociales, donde proporcionamos información de nuestras aficiones, dónde estamos, qué hacemos. Publicamos fotos de nuestro día a día, e incluso vídeos en directo cuando vamos a un concierto o estamos de vacaciones.


Crimigrafía, Ester López, jupsin.com


Toda nuestra vida en las redes sociales

Hacemos pública toda nuestra vida, para compartirla con nuestros amigos o con nuestros seguidores en las redes. Hemos abierto nuestras casas a todo el mundo, nos hemos olvidado de la privacidad y de la intimidad.

Todo esto conlleva muchos más riesgos de los que pensamos. Y es que la información que publicamos en las redes sociales puede ser utilizada en nuestra contra.

Cualquiera que te siga en las redes sociales puede ver tus fotos cuando estás de vacaciones y sabe que tu casa está vacía

Las fotografías pueden ser compartidas o utilizadas para fines sexuales. Es constante el flujo de fotos (en la piscina, en una actividad escolar…) de niños publicadas en las redes, sin que nadie se plantee a donde pueden llegar.

Cualquiera que te siga en las redes sociales puede ver tus fotos cuando estás de vacaciones, cualquiera sabe que tu casa está vacía. Y si si alguien quiere robar en tu casa ya sabe en qué fechas puede hacerlo fácilmente.

Por no hablar de la infinidad de veces que se producen casos de stalking o acoso. Si hay alguien que está obsesionado con seguirte y acosarte se lo estás sirviendo en bandeja ya que sabe dónde y cuándo encontrarte constantemente.

Ester López, jupsin.com
Ester López, criminóloga y perito psicografólogoCrimigrafía


Niños y jóvenes, más vulnerables en las redes

Pero los riesgos no acaban aquí, ni mucho menos. Los jóvenes y los niños son los más vulnerables.

Todavía se está formando su personalidad, no tienen la capacidad suficiente para afrontar algunas situaciones, y mucho menos valorar qué conductas pueden conllevar riesgo para su bienestar.

Es frecuente ver a niños que apenas saben decir una frase de cuatro palabras, a los que ya les permiten manejar un móvil o una Tablet

Aun así, es muy frecuente ver niños que apenas saben decir una frase de cuatro palabras, a los que ya les permiten manejar un móvil o una tablet.

No voy a entrar en los efectos que esto causa a su desarrollo, pero sí en su integridad y seguridad.

Niños de ocho años que tienen un Smartphone con whatsapp, con presencia en grupos sin ningún adulto que controle los contenidos que se comparten. O adolescentes que se pasan el día enganchados a su móvil, chateando por mensajería instantánea y por redes sociales sin el más mínimo control.

Esto es lo que realmente es peligroso de la tecnología. Dejamos a los menores que naveguen a su antojo, que chateen con conocidos, o con desconocidos y que hablen de lo que quieran sin que nadie lo supervise.


Ester López, redes sociales, jupsin.com
Se crean adicciones a las tecnologías, disminuye el contacto y relación interpersonal con la familia y el entorno y se produce un aumento de agresividad e impulsividad

Adicción a las tecnologías

Se crean adicciones a las tecnologías, por lo que disminuye el contacto y relación interpersonal con la familia y el entorno y se produce un aumento de agresividad e impulsividad.

Así, se crean entornos donde proliferan los insultos, el acoso y la violencia, donde todo vale, donde no hay control de los adultos, y donde en ocasiones el anonimato les desinhibe por completo.

Se crean entornos donde proliferan los insultos, el acoso y la violencia, donde todo vale, donde no hay control de los adultos

Aquél chico que en el colegio sufre maltrato o acoso, cuando llega a su casa sigue recibiendo insultos a través de las redes.

O aquellos que por seguir el rollo a los demás se ven inmersos en un juego tan peligroso como la Ballena Azul.

O aquellas chicas que conocen alguien por internet y las acaba embaucando para que compartan contenido sexual con el que posteriormente chantajearlas, con la finalidad de abusar de ellas.

Por no hablar de aquellos novios celosos y posesivos que controlan a sus novias constantemente.

Y todo esto pasa sin que los adultos nos demos cuenta, porque estamos tan preocupados por nuestras tareas que no somos capaces de establecer límites o de controlar de forma adecuada lo que hacen nuestros hijos. ‘¡Pero cómo vamos a enseñarles a utilizar la tecnología de forma segura si ni siquiera nosotros somos capaces de hacerlo!’

Si los adultos tenemos muchos problemas de seguridad con los medios tecnológicos y las redes sociales, imaginad hasta qué punto puede ser peligroso para los más jóvenes.


conRderuido, ruido, contaminación acústica, hijos, jupsin.com


¿Qué medidas de seguridad debemos adoptar?

  • Para comenzar, debemos concienciarnos de todo esto, y debemos valorar en qué medida queremos ser accesibles a los demás, y en qué medida queremos tener libertad para vivir sin el control público.
  • Debemos sopesar la función de las redes y utilizarlas para relacionarnos entre nosotros de forma positiva y obtener información actualizada. Pero hay que tener claro que si no queremos estar expuestos al mundo, el flujo de información sobre nosotros debe ser controlado.

Debemos sopesar la función de las redes y utilizarlas para relacionarnos entre nosotros de forma positiva y obtener información actualizada

  • Establecer medidas de seguridad y privacidad que ofrecen las redes limitando el contenido del perfil sólo a los amigos, evitando compartir fotos íntimas, no publicar información de dónde estamos en tiempo real, no compartir datos personales con desconocidos, etc.
  • Y en cuanto a los menores, hay que establecer unos límites bien claros. En caso de que tengan acceso a redes sociales mantener un control parental que les limite el uso sin invadir su intimidad, mantener unos horarios de acceso para no exceder el tiempo recomendado.
  • Y lo más importante, prestar muchísima atención a su comportamiento, a la actitud y la forma en la que se relaciona con el entorno, ya que rápidamente se puede advertir algún cambio, que de no ser atendido puede derivar en algo grave.

PERFIL DEL AUTOR

Ester López

Criminóloga y Perito Grafólogo, especializada en grafología forense y preventiva. Mi trabajo se enfoca principalmente en violencia familiar, violencia de género, violencia y abusos a menores, bullying y ciberbullying. Mi objetivo principal es abordar estos delitos desde diversas perspectivas, mediante la prevención, la detección y la intervención, atendiendo siempre a todos los actores que forman parte del delito, para intervenir de la forma más eficaz posible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos