Acoso escolar

El acoso escolar o bullying se ha definido de muchas maneras, pero en jupsin.com nos vamos a quedar con la definición que lo expone como el tipo de violencia, intimidación, maltrato, hostigamiento o victimización entre iguales.

Bullying: Violencia, intimidación, maltrato, hostigamiento o victimización entre iguales

En cualquiera de estas acepciones se refiere al «deseo consciente y deliberado de maltratar a una persona y colocarla en tensión. Esta intimidación muchas veces es vista como un abuso de poder sistemático» y puede manifestarse de forma verbal, física, psicológica, relacional, material, sexual, y el más reciente cyberbullying (Hayden y Blaya, 2002).

Puntos en común en los casos de acoso escolar

Aunque cada caso de acoso es diferente, y así se deberá tratar a la hora de abordarlo, sí podemos encontrar unos puntos en común en todas estas situaciones:

  • Aparecen comportamientos agresivos, repetitivos, metódicos y sistemáticos que se prolongan en el tiempo.
  • Se quiere intimidar, insultar, amenazar, aislar y someter a la víctima. De esta manera se consigue eliminar la autoestima de la víctima y dejarle sin herramientas para la defensa.
  • Existe una desigualdad de poder entre acosador y acosado. A veces es real (gran diferencia física o de edad…), y a veces es percibido de manera subjetiva (tal es la destrucción que se lleva a cabo en la autoestima de la víctima, que termina pensando que no puede ni podrá nunca enfrentarse a la situación).
  • El acoso se da a espaldas de los adultos (recreo, comedor, baños, pasillos, etc. siempre a niños concretos, nunca a varias personas a la vez).

acoso escolar

De forma constante aparecen en los medios noticias sobre niños y jóvenes o sus familias que finalmente denuncian esta situación, o en el peor de los casos, víctimas que trágicamente han optado por el suicidio como única solución al calvario que viven. ¿Hay ahora más acoso que antes? Todos recordamos algunos casos en nuestra infancia, pero no trascendían.

¿Por qué ahora se habla más de Bullying?

Hay más casos y más graves:

  • Ahora, con ayuda de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) el acoso dura 24 horas, cuando antes las víctimas, al salir del colegio podían desconectar y liberarse de esta situación.
  • Cada vez se comienza en edades más tempranas, lo que genera un daño mayor en los pequeños, mucho más inmaduros y menos preparados para afrontar estas situaciones traumáticas.
  • Se da con mayor violencia y agresividad. En la sociedad actual, se premia al fuerte y se castiga al diferente (y los jóvenes, como parte de esta sociedad, copian el mismo patrón), con el agravante de no estar siendo educados desde el respeto y la empatía hacia el otro (ni hacia sí mismos, como veremos más adelante).

Hay una mayor sensibilidad sobre el tema. Que se difundan este tipo de noticias hace que los propios acosados o si no, los padres, vean un rayo de luz para poder movilizarse y actuar para poner fin a la situación.

Gif Todos a una - formación contra el acoso escolar

¿Qué datos tenemos sobre el bullying en España?

A continuación, mostramos un resumen de lo expuesto en el último estudio realizado en España por Save The Children en el año 2016 a 21.500 menores de entre 12 y 16 años estudiantes de la ESO, con el título Yo a eso no juego. Bullying y Ciberbullying en la infancia.

9.3% han sufrido acoso (tradicional) 6.9% ha sufrido cyberacoso
10.6% chicas han sufrido acoso (tradicional) 8% chicos han sufrido acoso (tradicional)
8.5% chicas han sufrido cyberacoso 5.3% chicos han sufrido cyberacoso
17,9% ha recibido amenazas a través de mensajes (un 5,3% de forma frecuente) 11,8% ha sido excluido, aislado o ignorado de una red social de chat.
5,4% de los encuestados reconoce haber acosado a alguien 3,3% expresa que ha sido responsable de ciberacoso

Estos son solo algunos de los muchos datos que recoge el informe y que revelan una situación alarmante en España.
¿Y ante esta situación, qué podemos hacer? Tener cuanta más información, mejor. Sólo así sabremos cómo actuar.

acoso en el colegio

¿Quiénes intervienen en una situación de acoso?

El agresor: Estos niños buscan, principalmente, la atención de los demás que de alguna manera les falta. Tratan de rebajar, humillar o eliminar a aquel que le hace sombra, bien porque es diferente, o tiene muchos amigos, o pocos, es más pequeño, o son buenos estudiantes…

Suelen tener poca empatía y poco sentimiento de culpabilidad; tienen a verse como las víctimas que tienen que defenderse del “peligroso”. Su perfil psicológico puede ser variado, pero suelen tener poca tolerancia a la frustración, viven en un ambiente tal vez demasiado permisivo o por el contrario, muy autoritario.

Esto les puede llevar, por diferentes caminos, a un mismo fin. Con unas directrices permisivas, el acosador puede sentirse con el derecho de reclamar lo que quiera cuando y como quiera, comportándose así con dureza con la víctima; por el contrario, aquel que vive en un ambiente autoritario y de humillación puede estar repitiendo el patrón vivido, y conseguir fuera de casa lo que nunca ha conseguido dentro, atención y reconocimiento.

La víctima: Cualquiera podría ser víctima del acoso, si bien es cierto que a veces por ser diferente (raza, religión, orientación sexual, físico, buen estudiante, introvertido, etc.) se escoge con más facilidad que a otras personas como objetivo de las mofas.

Pueden ser personas brillantes y con más o menos habilidades sociales, pero cuando el hostigamiento comienza es fácil que la autoestima se vea muy deteriorada. Cuanta más seguridad tengan en sí mismos, más fácil será enfrentarte a sus acosadores y más difícil ser el objetivo del acosador, pero la experiencia ha demostrado que si esta situación se da y perdura demasiado, termina por hacer mella hasta al más fuerte.

Es difícil que sientan la seguridad de informar a ningún adulto, por miedo a las represalias, a ser señalados como chivatos y sobre todo a que se agraven las actuaciones de los agresores.

El testigo: Los testigos pueden convertirse en espectadores activos o pasivos. Estos últimos son aquellos que no toman parte, pero que tampoco hacen para para evitarlo ni son capaces de comunicarlo a ningún adulto.

Los testigos activos son los que acaban apoyando y ayudando al acosador, tomando parte en las acciones violentas, de una manera o de otra. En ambos casos, con las dos posturas, alimentan el acoso en las aulas.

Sólo un pequeño porcentaje de los testigos se convierten en defensores de las víctimas, pero no lo tienen fácil

Sólo un pequeño porcentaje de los testigos se convierten en defensores de las víctimas, pero no lo tienen fácil, por el temor a pasar a formar parte de esa lista negra de los acosadores y sus secuaces.

Cómo reconocer los síntomas en una víctima de acoso

Cuando un niño sufre Bullying, puede presentar todos los síntomas asociados a un estrés postraumático y si no se trata con ayuda profesional psicológica, podría perdurar en el tiempo hasta su vida adulta.

  • Es muy frecuente que tenga terror a acudir a la escuela, por lo que puede aparentar estar enfermo.
  • Puede sufrir enfermedades muy variadas (síntomas psicosomáticos): dolores de cabeza, problemas en la piel, problemas digestivos, vómitos…
  • Cambiar algunas de sus costumbres, como el camino hacia la escuela o los horarios de llegada.
  • Cambios en el carácter: deja de contar cosas, más callado, más triste, retraído o con cambios bruscos de humor, ataques de ansiedad, etc.
  • Puede hacer comentarios de sí mismo muy peyorativos, del tipo “Es que no valgo para nada”, “Soy muy fea, ¿quién me va a querer? Su autoestima se puede ver muy dañada, y es uno de los aspectos más importantes a tratar, ya que será clave para poder salir de esta situación.
  • Se puede observar si le desaparece material escolar, le falta ropa, o tiene heridas en la piel (moratones, arañazos…) y normalmente suele ir acompañado de un descenso en el rendimiento escol

¿Desde donde se afronta el acoso escolar?

  • En los colegios: Cada vez más colegios cuentan con programas contra el Acoso Escolar, aunque aún hay mucho trabajo que hacer. Los profesores necesitan formación específica para detectar y saber cómo afrontar y los alumnos mucha sensibilización, además, por supuesto, de la implicación de la Dirección, del Consejo escolar y del AMPA, en caso de haberlo.
  • En las familias: Es el pilar fundamental y básico para que todas las figuras implicadas (acosadores, víctimas y testigos) aprendan a enfrentarse a la vida desde el respeto, la empatía, la asertividad, con una autoestima saludable y unas habilidades sociales
    • Será desde la familia desde la que normalmente se comience la actuación en caso de acoso, para lo que en todo momento se debe mostrar confianza en la víctima, sin restarle importancia y sin cambiarle de escuela al menor indicio.
    • Se necesita una colaboración extrema con el centro escolar, y si el problema persiste una vez comunicado, entonces sí se tendrán que adoptar otras medidas acudiendo a las instituciones y a la Ley.
  • Apoyo en instituciones, portales de referencia, asociaciones de ayuda: Afortunadamente, hoy en día existe una amplia red de ayuda donde tanto las víctimas como las familias, incluso los acosadores y sus familias, pueden solicitar apoyo y recursos para saber cómo actuar:

    • Comunidad de Madrid. Campaña y guía de intervención anti acoso escolar.
    • Jupsin’: está constituyéndose como el portal de referencia frente al acoso en cualquiera de sus formas (escolar, laboral o sexual).Incluye información relativa al acoso escolar, con artículos escritos por expertos en psicología, en derecho o medicina, así como entrevistas a expertos de diferentes áreas y la recopilación en las redes de todas las noticias de cada día relativas a esta temática.
    • En las Redes Sociales se pueden encontrar infinidad de vídeos, cuentos, películas, etc. que tratan esta temática, y que se pueden utilizar para trabajar con los niños en casa, o en clase. Aprovechemos esta fuente de información para un bien común.

afrontar-acoso-escolar

Hay muchas investigaciones hechas, muchos datos recopilados y mucha información a nuestra disposición. Vivimos en una época en la que se ha puesto en entredicho la manera de educar en las generaciones anteriores, y ahora existe un profundo vacío en cómo hacerlo adecuadamente. Parece que ahora algo está fallando, y lejos de culpar a nadie, desde jupsin.com queremos llamar a la responsabilidad y al respeto.

Utilicemos todas las herramientas que esta nueva era nos está brindando para poner freno al acoso escolar. Nunca antes habíamos tenido acceso a tanta información.

Canalicémosla para educar a nuestros hijos lo mejor posible: que los acosadores se sientan lo suficientemente seguros de sí mismos como para que no necesiten humillar al de al lado; que las víctimas tengan la fortaleza adecuada para poder enfrentarse a estos violentos o para informar a sus mayores; que los testigos sientan la empatía suficiente como para poder atreverse a denunciar y a no tolerar estas terribles actuaciones.

Pero no pongamos todo el peso en las familias. Que nuestras instituciones y los centros educativos implanten unos programas reales y adecuados, formen a sus profesores y no miren para otro lado o cambien de clase a la víctima.

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades de jupsin' suscribiéndote a nuestro newsletter