El reto de España ante las barreras de la educación infantil

El reto de España ante las barreras de la educación infantil – Save the Childrenjupsin.com

  • Save the Children considera que acabar con la gran brecha social y territorial en el acceso a esta etapa es crucial para reducir la desigualdad social al prevenir la repetición, el fracaso y el abandono escolar, que afectan sobre todo a los más vulnerables.

  • Seis de cada 10 niños y niñas no tienen acceso al primer ciclo de la escuela infantil (461.391 niños y niñas escolarizados y 806.167 sin escolarizar).

  • El 62,5% de los niños y las niñas más ricos acceden a la escuela infantil, pero solo el 26,3% de los más pobres.

  • La universalización del primer ciclo de la educación infantil supondría un coste anual de 2.190 millones de euros, de los cuales las familias podrían asumir hasta un 25%.


Educación infantil e igualdad de oportunidades

Save the Children alerta de la exclusión que están sufriendo los niños y las niñas más vulnerables a la hora de acceder en igualdad a las plazas en el primer ciclo de educación infantil.

Seis de cada 10 niños y niñas no tienen acceso al primer ciclo de la escuela infantil (461.391 niños y niñas escolarizados y 806.167 sin escolarizar)

A pesar de que la escolarización en el primer ciclo de la educación infantil en España se ha duplicado durante los últimos 10 años, pasando del 17,8% en el curso 2006-07 al 36,4% en el 2016-17, la organización advierte de que más de seis de cada 10 niños y niñas no tienen acceso al primer ciclo de la escuela infantil (461.391 niños y niñas escolarizados y 806.167 sin escolarizar)

Casi la mitad de los menores de 3 años son cuidados en exclusividad por sus progenitores.

Save the Children considera que acabar con la gran brecha social y territorial en el acceso a esta etapa es crucial para reducir la desigualdad social al prevenir la repetición, el fracaso y el abandono escolar, que afectan sobre todo a los más vulnerables. España tiene los niveles de repetición de curso y la tasa de abandono escolar más alta de Europa (17,9%).

La organización ha dado a conocer su último informe, ‘Donde todo empieza. Educación infantil de 0 a 3 años para igualar oportunidades’, en el que aborda esta temática.

“En ausencia de mecanismos compensatorios, a la educación infantil de primer ciclo acceden mayoritariamente las clases medias y altas, quedando fuera las más desfavorecidas”, asegura Andrés Conde, director general de Save the Children.

Laura es madre de tres hijos. Está casada con Mustafá y los cinco viven en Sevilla con menos de 1.300 euros al mes. Todos sus hijos han podido asistir a la primera etapa de la Educación Infantil gracias a la financiación de la Junta de Andalucía, pero ella reconoce que hay una serie de gastos ocultos a los que le es complicado hacer frente, como el transporte, el material escolar, actividades extraescolares y enseres personales – Fotos: Save the Children

Niños ricos, niños pobres y escuela infantil

El 62,5% de los niños y las niñas más ricos acceden a la escuela infantil, pero solo el 26,3% de los más pobres

El 62,5% de los niños y las niñas más ricos acceden a la escuela infantil, pero solo el 26,3% de los más pobres van a ella.

Prácticamente un tercio de los niños y las niñas de 0 a 2 años (tramo de edad medido por las estadísticas) en España residen en familias que manifiestan una necesidad no cubierta de servicios de cuidado infantil.

La incapacidad económica constituye el motivo principal aducido por los hogares para no hacer uso (o no hacerlo todo lo que le gustaría) de los servicios (52,4 %), según la Encuesta de Condiciones de Vida de 2016 elaborado por el Instituto Nacional de Estadística.

Save the Children considera que, aunque solo fuera por motivos de conciliación, existe un margen amplio de familias que llevarían a sus hijas e hijos a la escuela infantil si pudieran permitírselo.



Además del coste, los siguientes motivos aducidos en dicha encuesta son la inadecuación de los horarios, la insuficiencia de plazas y la proximidad física de las mismas.

Existe un margen amplio de familias que llevarían a sus hijas e hijos a la escuela infantil si pudieran permitírselo

“Fomentar el acceso equitativo a la educación infantil, garantizando su gratuidad para las familias más vulnerables, debe ser una prioridad en la próxima legislatura. Por ello pedimos que se reconozca legalmente el derecho a una plaza asequible de educación 0-3 para todos los niños y las niñas. Sus beneficios no serían solo para la infancia, sino que fomentaría el aumento de la natalidad y la empleabilidad de las mujeres”, defiende Conde.

La organización también destaca que las familias españolas son de las que más gastan en educación infantil en la Unión Europea ya que el 40% de la carga del gasto recae en ellas, mientras que la media en el continente es del 25%.

En España, la educación infantil forma parte del sistema educativo y es la primera etapa del mismo. Abarca de los 0 a los 6 años de edad. Se divide en dos ciclos: primer ciclo (0-3 años) y segundo ciclo (3-6 años).

Ambos son voluntarios, la educación obligatoria empieza a los 6 años. Solo el segundo ciclo es gratuito y universal.



Obstáculos que impiden la igualdad

Para este informe, Save the Children ha entrevistado tanto a familias como a profesionales y personas expertas. Como resultado, se han identificado cuatro grandes tipos de barreras que en la actualidad dificultan o impiden el acceso en igualdad de condiciones de la infancia de 0 a 3 años en España.

La ONG ha identificado barreras económicas, tales como los costes inasumibles, las insuficientes ayudas para las familias más vulnerables o la escasez de plazas accesibles

En primer lugar, la ONG ha identificado barreras económicas, tales como los costes inasumibles, las insuficientes ayudas para las familias más vulnerables o la escasez de plazas accesibles.

“A diferencia de lo que ocurre en el resto de niveles educativos, que las escuelas que ofertan el primer ciclo de educación infantil sean públicas no significa que sean gratuitas. Las plazas públicas o concertadas gratuitas son muy escasas y no cubren siquiera la demanda actual, mientras que las privadas suponen unos costes muy elevados para las familias”, añade Conde.

En segundo lugar, las barreras burocráticas, de información y comunicativas expulsan a las personas con menos nivel educativo o de origen extranjero debido a la dificultad de los procesos burocráticos si no se cuenta con un asesoramiento.

Los servicios sociales apoyan a quienes acuden a ellos, pero no todas lo hacen, siendo un factor a contemplar el miedo al estigma de sentirse y ser percibidas como familias en riesgo de exclusión social.

Como tercer obstáculo, Save the Children apunta a la rigidez de la organización de las escuelas. La educación 0-3 como medida de conciliación obedece a horarios y condiciones laborales a tiempo completo y estables, muy diferentes a la realidad de las familias con empleos precarios y horarios atípicos.

No todas las familias que lo necesitan acuden a los servicios sociales por el miedo al estigma de sentirse y ser percibidas como ‘en riesgo de exclusión social’

El estigma de la exclusión social

Esto provoca que las familias no escolaricen a sus hijos, lo hagan en escuelas privadas o acudan a servicios informales de cuidado.

Además, los criterios de admisión en muchas plazas públicas y concertadas priorizan a las familias con dos progenitores con trabajo regular, que no son el perfil de las familias más vulnerables.

Por último, las barreras ideológico-culturales también limitan o dificultan el acceso.

La infravaloración de la educación en edades tan tempranas, la consideración que a esas edades los niños y las niñas deben estar exclusivamente al cuidado de sus familias o la consideración de que no es una educación de calidad privan de los beneficios que la estimulación educativa a edades tempranas tiene para la infancia.

Save the Children considera que supone un “todo o nada” ya que casi no se ofertan modelos intermedios entre hogar y escolarización, donde puedan participar los niños y niñas con sus familias.

Medidas para que nadie quede fuera

Save the Children considera que el acceso al primer ciclo de la educación infantil no puede ser un privilegio dado que los primeros años de vida son fundamentales para evitar el fracaso escolar.

La desigualdad de oportunidades que sufre la infancia desfavorecida en España perpetua el ciclo de pobreza y exclusión social.

La desigualdad de oportunidades de la infancia desfavorecida perpetua el ciclo de pobreza y exclusión social

Por ello, pide a todos los partidos políticos que en la próxima legislatura impulsen un cambio legislativo que reconozca el derecho de todos los niños y las niñas a acceder al primer ciclo de educación infantil y garantice que aquellos más vulnerables puedan contar con plazas gratuitas.

Para ello deberá destinarse una partida presupuestaria en 2020 para la creación de plazas públicas y para ayudas a familias vulnerables.

Además, la organización sostiene la educación infantil de 0 a 3 años no se ha tomado suficientemente en serio como etapa educativa.

La descentralización sin una regulación mínima estatal, sin datos que permitan rendición de cuentas, sin financiación y responsabilidades claras entre administraciones, ha dado lugar a fuertes desigualdades territoriales en el acceso y la calidad.

Por ello, pide que se regule a nivel estatal unos estándares comunes en cuanto a currículo, ratios, requisitos de los centros y condiciones del personal e indicadores de calidad.

Además de los beneficios que le aporta la Educación Infantil al aprendizaje y desarrollo de sus hijos, Laura reconoce que también ella ha podido disponer de tiempo para buscar trabajo y formarse profesionalmente – Fotos: Save the Children

El coste de la solución

Save the Children ha llevado a cabo una estimación de cuál sería la inversión necesaria para lograr la universalización progresiva de este ciclo educativo.

En ausencia de datos oficiales a nivel estatal del coste actual del primer ciclo de la educación infantil, se han contrastado distintas estimaciones de las que se puede inferir que el coste por alumno en condiciones de calidad estaría en 5.550 euros por año.

La universalización del primer ciclo de la educación infantil supondría un coste anual de 2.190 millones de euros, de los cuales las familias podrían asumir hasta un 25%

Según las estadísticas del Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el curso 2017-2018 la tasa de escolarización 0-2 era del 38,2%, es decir, había 473.545 niños y niñas de 0 a 2 años escolarizados del total de 1,24 millones que hay en España.

Asumiendo un nivel de cobertura máximo del 70% –nivel de Dinamarca pues la demanda nunca alcanza el 100%– faltarían alrededor de 394.000 plazas para alcanzar la universalidad.

Por tanto, la universalización del primer ciclo de la educación infantil supondría un coste anual de 2.190 millones de euros, de los cuales las familias podrían asumir hasta un 25%, por lo que el incremento del gasto para las administraciones serían 1.640 millones.

En este sentido, para que en 2030 España cumpla con la meta 4.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y universalice la atención educativa de 0 a 3 años de calidad, implicaría implantar tramos anuales de incremento del 10% de la demanda no cubierta (39.000 plazas) con un coste público de 164 millones.



Educación infantil equitativa y de calidad

A pesar de que nadie niegue la importancia en el desarrollo de los niños y las niñas de sus primeros años de vida, los beneficios del primer ciclo de educación infantil aún continúan siendo poco conocidos y valorados.

El insustituible papel de la familia ha de ser complementado con una educación infantil equitativa y de calidad, siendo de especial importancia para los niños y las niñas más vulnerables.

El insustituible papel de la familia ha de ser complementado con una educación infantil equitativa y de calidad, especialmente para los niños y las niñas más vulnerables

Si bien es cierto que la escolarización 0 a 3 años en España se ha duplicado en los últimos 10 años, superando así la media europea y colocándose al nivel de los países con mayor nivel de bienestar, esta escolarización no ha alcanzado a todos los niños y las niñas por igual.

Una oferta pública todavía escasa, precios elevados, ayudas insuficientes, procesos burocráticos complejos, y horarios y modelos de atención inflexibles, poco inclusivos y poco accesibles, son barreras que impiden a las niñas y niños más desfavorecidos acceder a este nivel educativo.

El reto del acceso equitativo a la educación infantil

El gran reto que España tiene ahora es ampliar el acceso equitativo a este ciclo educativo e invertir en él para hacerlo de calidad, no sólo por una cuestión de derechos, sino porque es además la etapa más rentable y eficaz para reducir desigualdades educativas y sociales.

Solo mediante una revisión del sistema que plantee unos estándares mínimos de calidad, que flexibilice los modelos de atención y los procesos de acceso, y la creación de plazas realmente accesibles para las familias más vulnerables, lograremos una educación 0-3 que favorezca el desarrollo y la inclusión de aquellos niños y niñas que más lo necesitan.

Estamos en un momento clave para seguir impulsando las políticas relativas a la educación infantil y decidir cómo queremos que siga creciendo y consolidándose sin dejar a nadie atrás.



PERFIL DEL AUTOR

Avatar

Jupsin es la suma de justicia, psicología e información frente el grave problema del acoso (laboral, escolar, sexual). Jupsin es un espacio digital único que suma y potencia el talento de profesionales de diversos sectores de actividad contra el acoso. Jupsin es una apuesta rotunda por la prevención en colaboración con empresas y centros escolares, instituciones y administraciones públicas. Jupsin es el movimiento social de la Gente Jupsin; gente que afronta las dificultades con una filosofía Happy Life.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos