Momo challenge, de reto viral a tu peor pesadilla

Momo challenge – Cuando el reto viral deja de ser un juego para convertirse en tu peor pesadilla – María Ángeles Rojo, abogada en LETRADOX

  • Momo es una suerte de mujer con rasgos monstruosos, cuya identidad, por supuesto, no es real.
  • Este reto viral ya ha llevado incluso al suicidio a una adolescente de 12 años en Argentina durante el verano de 2018.


Momo challenge es el último de los retos de moda en internet que toma como víctimas principalmente a adolescentes, dada su especial vulnerabilidad.

Consiste en enviar un mensaje de Whatsapp a alguno de los números de teléfono del reto. En ese momento nos podremos en contacto con un personaje de ficción llamado Momo.

Momo es una suerte de mujer con rasgos monstruosos, cuya identidad no es real

Momo es una suerte de mujer con rasgos monstruosos, cuya identidad, por supuesto, no es real.

Una vez contactamos con ella, comienza a enviarnos imágenes escabrosas, aterradoras y toda suerte de amenazas de futuras desgracias para la víctima y su familia si no seguimos al pie de la letra sus instrucciones.

Los retos que propone Momo no son en absoluto inocentes, y pueden implicar el hacernos daño a nosotros mismos o a terceras personas.

Este reto viral ya ha llevado incluso al suicidio a una adolescente de 12 años en Argentina durante el verano de 2018.

Los retos virales cada día están más de moda en Internet. Algunos, como tirarse por encima un cubo de agua helada o bailar tu canción preferida, más allá de resultar o no eficaces para la finalidad que dicen perseguir, pueden considerarse como inocentes y exentos de peligro.

Este reto viral ya ha llevado al suicidio a una adolescente de 12 años en Argentina durante el verano de 2018

Sin embargo, hay otros como el de la Ballena Azul o Momo challenge que pueden resultar fatales para aquellos que caigan en sus redes.

Amenazas, extorsiones, delitos contra la intimidad… 

Hemos de tener en cuenta que las víctimas de este tipo de retos son principalmente niños y adolescentes, más fácilmente manipulables que las personas adultas o que ya han alcanzado un suficiente nivel de madurez.

Generalmente, el menor no sabe quién se encuentra detrás de la figura de Momo y se verá abocado a cumplir su voluntad aunque esto suponga cometer delitos o incluso autolesionarse.

Los números de teléfono vinculados a Momo ya han sido identificados en países tan dispares como Japón, Colombia o México. Y las fuerzas de seguridad persiguen duramente este tipo de prácticas para evitar que nuevas víctimas puedan caer en sus redes.

En la legislación española, muchas de las conductas vinculadas a estos retos están castigadas incluso penalmente

En la legislación española, muchas de las conductas vinculadas a estos retos están castigadas incluso penalmente: amenazas (art. 169 y siguientes del Código Penal), extorsiones (art. 243 CP), etc.

Además, pueden producirse ataques a la intimidad de las personas, perseguibles por vía civil (art. 18 de la Constitución Española, desarrollado por la Ley Orgánica 1/1982, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen).

También pueden verse afectados los datos de carácter personal tanto del menor como de su familia.

Hay retos virales como el de la Ballena Azul o Momo challenge que pueden resultar fatales para aquellos que caigan en sus redes.

Si un amigo te incita a participar en un reto viral explícale los peligros de su conducta

¿Cómo podemos evitar caer en este tipo de trampas?

Si eres adolescente, evita estos retos absurdos. No vas a lograr nada bueno cumpliendo la voluntad de un completo desconocido en Internet. Hacer un uso responsable de las redes sociales te mantendrá seguro y podrás evitar graves problemas futuros.

Si alguno de tus amigos te incita a participar de un reto viral, comparte con él esta información y explícale los peligros que puede acarrear su conducta.

Para el caso de los padres, es importante supervisar qué uso hacen sus hijos de las nuevas tecnologías. Dialogar con ellos, participar de sus inquietudes, resolver sus dudas… un clima de confianza nos ayudará a detectar cualquier problema en que puedan estar inmersos.

¿Y si ya hemos sido víctimas del reto?

Si ya hemos caído en las redes de Momo, habrá que acudir de forma inmediata la policía. Por supuesto, lo primero de todo será dejar de contestar a sus provocaciones y no hacer caso de nada de lo que nos diga.

Si ya hemos caído en las redes de Momo, habrá que acudir de forma inmediata la policía

A partir de ese momento, debemos seguir las indicaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para colaborar en la persecución de los delincuentes y preservar nuestra propia seguridad y la de otras personas.

Por último, como usuarios de Internet y ciudadanos de un mundo 2.0. todos somos responsables de denunciar este tipo de prácticas, tanto reportando a las propias redes sociales a través de los mecanismos habilitados a tal efecto, como a las autoridades competentes siempre que tengamos noticia de que estos hechos se están produciendo.



PERFIL DEL AUTOR

Marian Rojo

Abogada especializada en Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Máster en Propiedad Intelectual por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE). Ha trabajado en despachos de abogados relacionados con las nuevas tecnologías y en startup de base tecnológica, en asuntos como protección de datos de carácter personal, comercio electrónico, defensa de derechos de propiedad intelectual e industrial, entre otros. Actualmente, es responsable del departamento de nuevas tecnologías de Letradox Abogados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos