Hombres que sufren violencia en una sociedad machista

Hombres que sufren violencia en una sociedad machista – Claudia Flores – Criminóloga – México

  • La realidad nos muestra que los hombres también sufren violencia, en la mayoría de los casos por parte de sus parejas
  • Hombres violentos, tipología


Cuando hablamos de violencia en la pareja o violencia de género, nos referimos de forma habitual a las mujeres que la sufren. Pero no siempre ocurre así. La realidad nos muestra que los hombres también sufren violencia, en la mayoría de los casos por parte de sus parejas.

Los hombres no denuncian sufrir violencia

Pero ¿por qué no conocemos mucho de la violencia hacia los hombres?. Lamentablemente, en América Latina y en especial en México, los hombres víctimas de violencia por parte de sus parejas son sinónimo de “burlas, humillaciones, apodos”, lo que genera que pocos denuncien su caso ante las autoridades.

En México, el padre es quien “debe” garantizar la seguridad y estabilidad de la familia

México representa un culto al patriarcado, lo que significa, que las familias se encuentran establecidas por mamá, papá e hijos, pero el “mando” es frecuente que sea llevado por el padre

El padre es es el sostén económico, y la mujer y los hijos dependen de ello. El padre es quien ‘debe’ garantizar la seguridad y estabilidad de la familia.

Claudia Flores: “El hombre también es tratado como un objeto, perdiendo la capacidad de decidir y pensar por sí mismo”.

El poder se otorga al hombre

El poder se le otorga al padre o de forma general, al hombre en la sociedad. Debido a estos roles y estereotipos que se tienen del hombre considerado como ‘fuerte, proveedor y protector’, la sociedad y sobre todo en el género masculino creen imposible que sufra violencia, y entonces son objeto de burlas.

El hombre también es tratado como un objeto, perdiendo la capacidad de decidir y pensar por sí mismo

Los hombres víctimas de violencia suelen ser desprestigiados por su pareja o su familia, usando frases como ‘eres un inútil’, ‘no sirves para nada’. El hombre es tratado como un objeto, perdiendo la capacidad de decidir y pensar por sí mismo.

Los hombres son amenazados por su pareja. Sobre todo, utilizan a los hijos como medio para generarles temor, y así aceptar todas las condiciones y manifestaciones de su pareja. Se les exige mayores ingresos económicos para cubrir gastos innecesarios.



Violencia psicológica y física

Los hombres sufren violencia, en la mayoría de los casos psicológica, pero sin dejar de lado la violencia física, que va desde cachetadas a empujones, mordeduras y patadas.

Los hombres sufren violencia psicológica, pero sin dejar de lado la violencia física, que va desde cachetadas a empujones, mordeduras y patadas

Pero ¿cuál es el papel de la sociedad ante este tipo de violencia hacia los hombres?

A diferencia de la violencia que se ejerce hacia las mujeres, los hombres en la sociedad están menos protegidos como resultado de la imagen que la sociedad les ha impuesto.

Existen más instancias que apoyan a las mujeres que a los hombres.

La sociedad tiene la ‘perspectiva’ del hombre como ese ser fuerte, varonil y ‘macho’, que se puede defender y que incluso es él el que maltrata a las mujeres.

Claudia Flores: “No podemos hacer caso omiso a estos problemas de violencia, tanto los hombres como las mujeres son víctimas de violencia psicológica, física e incluso sexual”.

Idea del hombre maltratado

Pero no se tiene la idea del hombre maltratado. Jamás se piensa que el hombre puede estar sufriendo violencia, y que sus derechos están siendo vulnerados.

Jamás se piensa que el hombre puede estar sufriendo violencia, y que sus derechos están siendo vulnerados

Si el hombre decide denunciar el abuso ante las autoridades, es revictimizado.

Por eso, prefieren seguir viviendo en un ambiente violento, porque su autoestima se ve afectada y las consecuencias pueden ser fatales, hasta llegar al suicidio.

No podemos hacer caso omiso a estos problemas de violencia, tanto los hombres como las mujeres son víctimas de violencia psicológica, física e incluso sexual.

Lamentablemente, la sociedad establece estereotipos que generan más violencia.



PERFIL DEL AUTOR

Claudia Flores

Licenciada en Criminología y Criminalística, máster en Investigación Criminal en Ciencias forenses. Colaboré como perito en el área de identificación humana (dactiloscopia) y criminalística de campo en la PGJ (México), organización de cursos y talleres relacionados con las áreas de la criminología y criminalística para alumnos de licenciatura. Actualmente, estudio la licenciatura en Seguridad Pública y me encargo de la asesoría y capacitación en Ciencias Forenses, así como impartiendo talleres y conferencias para la prevención de conductas antisociales en escuelas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos