Acoso escolar, epidemia del siglo XXI

Vivimos en una sociedad donde todos sabemos que es el bullying o acoso escolar. Es un fenómeno que ha existido toda la vida, pero que por algún motivo está cada vez más presente entre los temas de actualidad.

Hay gente que dice que es algo normal, que siempre ha existido y que no ha pasado nada

Hay gente que dice que es algo normal, que siempre ha existido y que no ha pasado nada, que aquí estamos.

El problema es que seguramente la gente que dice esto no debe haber sido víctima de acoso escolar, por lo que no es consciente de las secuelas que comporta.

Tampoco antes existían las redes para perseguir a los acosados hasta sus casas.



El calvario de la víctima de acoso escolar

Una víctima de bullying es aquella que de forma continua y constante recibe malos tratos psíquicos y/o físicos. Cada día que asiste a clase es un reto, porque no sabe a lo que deberá enfrentarse. Se dan casos de todo tipo, insultos, vejaciones, humillaciones, agresiones físicas de todos los niveles.

Imaginad que mientras se dan estos episodios, hay adultos que deberían intervenir pero no quieren involucrarse, o ni siquiera saben cómo hacerlo

Imaginad por un momento el calvario por el que pasan. Vivir en una tortura constante, en una edad donde los recursos y la capacidad de resilencia son limitados para poder afrontar la situación.

Y todo esto se desarrolla cada vez en edades más tempranas, la media es a los once años. Imaginad que mientras se dan estos episodios, hay adultos que deberían intervenir pero no quieren involucrarse, o ni siquiera saben cómo hacerlo. Y es totalmente normal, el sistema no está preparado para abordar estas situaciones.



El bullying, un circulo vicioso

La víctima tiene problemas para relacionarse con el entorno, por lo que se dan muchos casos de absentismo, lo que se relaciona con una bajada del rendimiento escolar.

El agresor, de no ser intervenido y rehabilitado continuará ejerciendo la violencia de forma permanente. Si la víctima deja de asistir a clase o deja de ser una víctima ideal, el agresor cambiará de víctima pero el problema seguirá existiendo.

No intervenir hace que la violencia sea perpetuada, que el agresor continúe con su maltrato y que las víctimas adopten el rol de agresor

No intervenir, sólo hace que la violencia sea perpetuada, que el agresor continúe con su maltrato y que en numerosas ocasiones las víctimas adopten el rol de agresor. Así mantenemos el círculo cerrado.

Muchos jóvenes que sufren esta violencia se resignan, no se ven capaces de salir del círculo vicioso.

En algunos casos, después de muchos problemas con los centros escolares, los padres deciden cambiar a sus hijos de centros, donde es probable que vuelvan a desarrollarse estos episodios.


Redes sociales… ‘lo que cuelgues será utilizado en tu contra’ jupsin.com te recomienda el artículo de Ester López

Cifras alarmantes de suicidio por acoso escolar

Hay casos donde el acoso llega a tal punto, que las víctimas se han lesionado, han intentado quitarse la vida, o que desafortunadamente lo han consumado.

El acoso escolar o bullying se cobra la vida de 200.000 jóvenes y niños al año entre personas de 6 a 21 años

Ya no hablamos de chiquilladas. Es un tema muy serio que debemos abordar de forma inminente con todos los recursos de los que dispongamos.

El acoso escolar o bullying se cobra la vida de 200.000 jóvenes y niños al año entre personas de 6 a 21 años según un informe conjunto realizado por la Organización Mundial de la Salud y la ONG internacional Bullying Sin Fronteras.



Contra el acoso escolar, prevención

Debemos educar a los niños desde el respeto y la igualdad, enseñarles a convivir en armonía y sobretodo trabajar concienzudamente en la prevención. De nada sirve conocer cómo se desarrolla y qué efectos tiene el fenómeno sobre el bienestar de los jóvenes si no trabajamos para evitarlo.

Debemos educar a los niños desde el respeto y la igualdad, enseñarles a convivir en armonía y sobretodo trabajar concienzudamente en la prevención

Personalmente, considero que para desarrollar un programa eficaz debemos abordar el fenómeno desde todas las perspectivas.

Trabajar con todos los actores que tengan algún papel, e intervenir con todos los factores de protección que puedan influir en el desarrollo positivo, así como incidir en los factores de riesgo para disminuir el índice de peligrosidad.

Trabajar con un sistema que acompañe a los alumnos de forma cercana, donde se realice el trabajo de forma periódica para poder conocer todos estos inputs, realizar una correcta valoración de cada caso en particular y el debido seguimiento.

Es un trabajo muy delicado, donde se necesita de profesionales especializados, y que dispongan de los medios necesarios para realizar el programa de forma eficiente.

Ester López: “Ya no hablamos de chiquilladas. Es un tema muy serio que debemos abordar de forma inminente con todos los recursos de los que dispongamos”

Criminología Integrativa

En Crimigrafía hemos desarrollado un programa donde se trabaja con los alumnos desde principio de curso hasta el final. El proyecto se desarrolla bajo el concepto de “Criminología Integrativa”, donde se combina la criminología con la grafología para una mayor eficacia.

  • Primero se realizan charlas formativas para el equipo docente, para las familias y para los alumnos.
  • Seguidamente se realizan evaluaciones individualizadas de cada alumno para valorar cada caso en particular. Se realizan entrevistas personales, análisis grafológico (mediante el cual se obtiene mucha información sobre la personalidad y la conducta), y con ello se realizan los informes donde el trabajo de campo nos permite conocer si hay alumnos agresores, víctimas, o que potencialmente puedan desarrollar dichos roles.
  • El resultado de este estudio se traslada a las familias y al personal docente, para que de forma conjunta encontremos los programas para la rehabilitación y tratamiento de cada caso.

En Crimigrafía, no esperamos a las lamentaciones si no que ponemos medidas para evitar el acoso escolar

Este trabajo, se realiza cada trimestre con la finalidad de detectar de forma precoz cualquier caso en desarrollo o prevenirlo de forma eficaz, ya que no es necesario que tenga lugar para intervenirlo.

Trabajamos en esta línea, no esperamos a las lamentaciones si no que ponemos medidas para evitarlo.

En Crimigrafía tenemos las puertas abiertas para todo aquél que quiera trabajar para luchar contra el bullying. Si crees que en tu centro escolar habría cabida para nuestro proyecto ponte en contacto con nosotros.

Y tú, ¿también quieres acabar con el bullying?


PERFIL DEL AUTOR

Ester López

Criminóloga y Perito Grafólogo, especializada en grafología forense y preventiva. Mi trabajo se enfoca principalmente en violencia familiar, violencia de género, violencia y abusos a menores, bullying y ciberbullying. Mi objetivo principal es abordar estos delitos desde diversas perspectivas, mediante la prevención, la detección y la intervención, atendiendo siempre a todos los actores que forman parte del delito, para intervenir de la forma más eficaz posible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos