Abuso sexual y estrés postraumático

Estrés postraumático en víctimas de acoso sexual – Por Claudia Flores desde México especial para jupsin.com

  • Se trata de un trastorno que se manifiesta con posterioridad a un evento que genera miedo, indefensión y que atenta contra la integridad física y psicológica, lo que provoca un estado de ansiedad extremo.
  • La sociedad suele reprochar a la víctima y culpabilizarla de lo ocurrido, generando que los síntomas se incrementen y sea más difícil buscar ayuda.
  • El abuso sexual y la neurología.


Las experiencias traumáticas dejan una huella en la vida, con secuelas que incapacitan un pleno desarrollo físico, psicológico y emocional, afectando las relaciones personales, laborales y familiares.

Las víctimas de delitos con violencia experimentan el llamado estrés postraumático

Las víctimas de delitos cometidos con violencia experimentan lo que se denomina estrés postraumático.

Se trata de un trastorno que se manifiesta con posterioridad a un evento que genera miedo, indefensión y que atenta contra la integridad física y psicológica, lo que provoca un estado de ansiedad extremo.

Algún suceso, hecho o acontecimiento que haya puesto en riesgo la integridad física y/o psicológica de las personas, genera miedo e inseguridad, destruyendo su entorno inmediato.

Las secuelas pueden estar presentes por largos periodos o incluso durar el resto de vida. El suceso traumático se repetirá con cualquier detonante que le recuerde lo ocurrido, lo que impedirá relacionarse con su entorno.

Las víctimas de delitos cometidos con violencia experimentan lo que se denomina estrés postraumático.

La violencia del delito de abuso sexual

El abuso sexual es uno de los delitos cometidos con violencia y que sufren en su mayoría las mujeres, niñas y niños. Dicho delito representa el contacto físico, y evidentemente se lleva a cabo bajo la presión o amenazas del agresor para lograr su objetivo.

El abuso sexual no implica exclusivamente la penetración, a veces implica acariciar alguna parte del cuerpo o que la víctima sea obligada a acariciar al agresor

Cuando se trata de menores de edad, frecuentemente el agresor resulta ser una persona próxima a la víctima, resultando más sencillo su acercamiento y lograr su cometido.

En el caso de las mujeres, el abuso sexual puede ser por parte incluso de su propia pareja o de una persona desconocida.

El abuso sexual no implica exclusivamente la penetración, a veces implica acariciar alguna parte del cuerpo o que la víctima sea obligada a acariciar alguna parte del cuerpo del agresor.

¿Qué pasa con la víctima de abuso sexual y su sufrimiento?

Por mucho tiempo, la víctima ha estado en el olvido. En muchas situaciones, lo que “importa” es dar un castigo al agresor, pero ¿qué pasa con la víctima y las secuelas?

Cuando se logra detener al agresor y ser castigado, la víctima pasará a ser una más dentro de las estadísticas, pero el daño psicológico y emocional no se ha reparado como es, el trastorno de estrés postraumático, que aparece aproximadamente tres meses después del evento traumático.

Lo que “importa” es dar un castigo al agresor, pero ¿qué pasa con la víctima y las secuelas?

La víctima está en frecuentes situaciones vulnerables, tanto que declarar ante las autoridades una y otra vez aumenta los estados de ansiedad y lo hace revivir el suceso.

Por eso, es indispensable que se le otorgue ayuda psicológica de forma inmediata y atender situaciones de crisis que pudieran dañar más su integridad psicológica y emocional.

Como bien lo decía Von Henting, “Para la ley penal la víctima es un blanco fijo al que el autor dirige sus disparos. Ella sufre, puede defenderse, pero su resistencia es vencida en casos graves mediante la fuerza y la amenaza…

… según la dogmática, el ofendido, como objeto de ataque, es así siempre arcilla blanda, que se acomoda a la mano del alfarero, pasivamente, sin vida propia y su resistencia es sólo reacción a un, al sufrido o que amenaza”, la víctima de abuso sexual suele ser culpada de lo que le ha ocurrido.

La víctima está en frecuentes situaciones vulnerables, tanto que declarar ante las autoridades una y otra vez aumenta los estados de ansiedad y lo hace revivir el suceso.

Victimización y culpabilidad

Cuando se trata de menores de edad, el agresor le hace saber a la víctima, mediante amenazas, que lo sucedido ha sido culpa suya, ocasionando que el hecho no se denuncie ni se mencione a la familia. La víctima resulta ser la culpable de su propia victimización.

“Las personas suelen ser crueles y juzgarte, en mi caso, me llevo varios años superarlo, incluso aún tengo episodios de ansiedad y pesadillas. Todo ocurrió una noche que salí con mis amigas a bailar y tomar unos tragos“…

“Se detuvo y se pasó al asiento trasero donde yo estaba, comenzó a tomarme por la fuerza, yo recuerdo que gritaba, pero nadie me ayudó”

…”eran cera de las dos de la mañana, tomamos un taxi todas y primero fuimos a dejar a quienes vivían más cerca. Pero yo fui la última, así que solo iba yo con el chofer del taxi

…”a las pocas cuadras se desvió del camino, comencé a sentir pánico y desesperación, le dije que ese no era el camino, pero no me respondió. Al poco tiempo se detuvo y se pasó al asiento trasero donde yo estaba, comenzó a tomarme por la fuerza, yo recuerdo que gritaba, pero nadie me ayudó” (testimonio real de víctima de abuso sexual).



Estrés postraumático y su manifestación

En el estrés postraumático, a menudo se experimentan pesadillas relacionados con el hecho. La víctima se siente culpable, enojada, se mantiene a la defensiva, esta irritable ante cualquier suceso que le moleste, evita tener contacto con otras personas, incluso el contacto con el exterior, produciendo malas relaciones familiares, sociales y laborales, afectando su calidad de vida.

La víctima se siente culpable, enojada, se mantiene a la defensiva, esta irritable ante cualquier suceso, evita tener contacto con otras personas

Estos efectos pueden durar aproximadamente un mes, o más tiempo. La víctima de abuso sexual evita las cosas o personas que le recuerden el suceso.

“Después de algunos meses me decidí ir a terapia psicología, fue muy difícil para mí enfrentarme de nuevo a lo ocurrido y poder relatarlo…”

“…Tres años después de lo ocurrido, conocí a un chico, me agradaba, pero tuve muchos problemas a causa del miedo que me provocaba estar cerca de un hombre, porque cuando me abrazaba, en mi mente pasaba una y otra vez ese suceso que marco mi vida… ha sido difícil vivir con ello” (testimonio real de víctima de abuso sexual).

La víctima de abuso sexual evita las cosas o personas que le recuerden el suceso.

Alcohol, sustancias tóxicas e incluso suicidio

Algunas víctimas de abuso sexual que sufren estrés postraumático se refugian en el alcohol u otras sustancias como medio de alivio’ a su sufrimiento y contrarrestar los síntomas.

También suelen estar presentes ideas suicidas como consecuencia de la depresión y en la búsqueda de una ‘solución’ a la culpabilidad que siente.

La sociedad suele reprochar a la víctima y culpabilizarla de lo ocurrido, generando que los síntomas se incrementen y sea más difícil buscar ayuda

La sociedad suele reprochar a la víctima y culpabilizarla de lo ocurrido, generando que los síntomas se incrementen y sea más difícil buscar ayuda.

La terapia es la solución más factible para que la víctima pueda sacar sus emociones y sentimientos con respecto a los sucesos, y así poder ayudarle a analizar y entender sus pensamientos.

En algunos casos la terapia va acompañada de medicamentos como  ansiolíticos y antidepresivos.

Si ha sido víctima de algún delito violento ¡denúncielo! Busque ayuda psicológica, saque sus emociones y sentimientos. Existen instituciones públicas y privadas encargadas de dar orientación ante estas situaciones.




PERFIL DEL AUTOR

Claudia Flores

Licenciada en Criminología y Criminalística, máster en Investigación Criminal en Ciencias forenses. Colaboré como perito en el área de identificación humana (dactiloscopia) y criminalística de campo en la PGJ (México), organización de cursos y talleres relacionados con las áreas de la criminología y criminalística para alumnos de licenciatura. Actualmente, estudio la licenciatura en Seguridad Pública y me encargo de la asesoría y capacitación en Ciencias Forenses, así como impartiendo talleres y conferencias para la prevención de conductas antisociales en escuelas.


Un comentario en “Abuso sexual y estrés postraumático”

  • A veces después del caos se recupera la calma. Hay vida después de la muerte.
    Jardín Sentido es un espacio pensado y dedicado a personas que han sufrido abusos sexuales en la infancia. Un lugar de transformación del dolor en algo bello, creativo acogedor y con mucho cariño.
    La apertura se hará el domingo día 9 de junio a las 12:00 del mediodía. Te esperamos en el Parque de los Sentidos, en Noáin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos