Algo está cambiando

Algo está cambiando – Por Laura Quiun – Doctora en Psicología – Especial para jupsin.com

  • Es, desde el conocimiento de lo que nos vulnera y es tóxico, cuando apreciamos que estamos inmersos en una mayor conciencia social en la que la discrepancia entre el decir y el hacer queda diluida e integrada en actuar en consecuencia y conciencia.

Algo está cambiando cuando abres el diario y encuentras que el rector de una universidad condena públicamente las acciones de acoso sexual ejercidas por un profesor de una universidad madrileña a distintas alumnas.

Algo ha cambiado cuando un rumor de años deja de serlo y se convierte en denuncia

Algo ha cambiado cuando una situación que era un rumor de años deja de serlo y se convierte en denuncia.

Algo ha cambiado cuando unos padres apoyan a su hija a que plante cara a un agravio. Algo esta cambiado.

Algo está cambiando

Algo cambió a inicios de año cuando la pensión vitalicia que recibía un escritor quedó suspendida tras la publicación del libro de Vanesa Springora en el que relataba cómo a los 14 años fue seducida por un hombre de 50 años.

Algo está cambiando cuando Gabriel Matzneff, el hombre al cual hace referencia esta escritora, quien llevaba años escribiendo sobre sus encuentros sexuales con menores, lees que será juzgado el próximo 2021 por apología a la pedofilia. Abuso de poder, sabido y consentido. Algo está cambiando.

Algo ha cambiado cuando unos padres apoyan a su hija a que plante cara a un agravio – Foto: DPNB.

Abuso de poder

En apariencia dos casos disímiles pero con un punto en común, el abuso de poder.

Cuando hablamos de libertades en ocasiones se olvida hablar de derechos, en este caso derechos civiles y de respeto

El cambio de paradigma sobre lo que estaba permitido y lo que deja de serlo, en entornos, el literario…

… y una facultad de Comunicaciones en los cuales se apela a nuestro sentido crítico, a estimular nuestra inteligencia, y en el que en vista de lo acontecido empieza a cerrar una brecha…

… la de abogar desde la intelectualidad por libertades y al mismo tiempo que con mayor o menor conciencia realizando un atropello del otro.

Cuando hablamos de libertades en ocasiones se olvida hablar de derechos, en este caso derechos civiles y de respeto. Algo que trasciende toda intelectualidad y que conecta con lo más básico, reconocer al otro, con sus diferencias y sus particularidades. Algo que, en un caso y otro, fueron vulnerados.

Cierto escepticismo

Posiblemente, entre algunas personas surja cierto escepticismo si al rascar encuentran que la universidad carecía de un protocolo de acoso específico, que se solicitó en el mes de junio y que estos hechos ocurrieron en octubre. Del mismo modo que comenzar a nombrar las distintas carencias, como no integrar la protección al alumnado en el mismo documento.

Algo esta cambiando cuando leo un comunicado de la Universidad indicando que esta trabajando en la actualización del protocolo

Sin embargo, algo esta cambiando, quiero pensar, cuando antes de ello y quizá por una instancia distinta las alumnas han conseguido que sus quejas sean tomadas en cuenta…

… consiguiendo generar ruido, uno que ha permitido que el resto de personas tomáramos contacto con esta realidad y que fuéramos testigo de cómo las acciones que se habían llevado a cabo a pesar del confinamiento, siguen adelante.

Algo está cambiando cuando al cierre de este artículo leo un comunicado de la Universidad indicando que esta trabajando en la actualización del protocolo y espera tenerlo listo a principios del nuevo curso. Algo está cambiando.

Algo está cambiando, sí, algo está cambiando – Foto: DPNB.

Coraje moral

Sería importante que, al menos por esta vez, lográramos ir mas allá de los errores, en lo que no había, en el hecho que se trataba de un secreto a voces, y también pudiéramos ver el coraje moral de las personas que han permitido que podamos tomar conocimiento de estos hechos.

Estas conductas incómodas que se han dejado pasar durante tanto tiempo, por fin se han denunciado

El coraje moral de quienes han sido capaces de denunciarlos, en la alumna que no tuvo reparos en dar su nombre y apellido -para que esto no vuelva a pasar-, en la profesora que apoyo a las alumnas, en el rector que denunció públicamente los hechos, en el periodista que hizo de esto una noticia y, por su puesto, en cada una de las personas que han compartido su testimonio.

Todo es mejorable, indudablemente, pero aquello que resulta importante de esta situación es que por fin estas conductas incómodas que se han dejado pasar durante tanto tiempo por fin se hayan denunciado.

No solo esto, sino que han sido capaces de generar un cambio visible en el desarrollo de un protocolo y la condena explícita de este tipo de conductas por parte del rector de este centro de estudios, algo que deja claro abiertamente aquello que no está permitido.

Los protocolos pueden ser de última generación, pero si las personas para las que están destinadas no las usan, no sirven para nada

Lo importante de todo esto, mas allá de identificar las carencias y actuar frente a ellas, es tomar conciencia de que sin el coraje moral de cada uno y cada una de los citados actores no se hubiera hecho nada.

Los protocolos pueden ser de última generación, pero si aquellas personas para las que están destinadas no las usan, no sirven para nada.

Los protocolos no son posiciones mágicas que nos libran del mal, son solo una herramienta que define de manera explícita aquello que no está permitido y cómo actuar frente a ello.

Sí, algo está cambiando

Pero solo el valor y el coraje de apoyar la denuncia de estos hechos resulta la única forma de que cobren sentido. Si todo eso escrito, eso pensado, eso reflexionado no salta a la cotidianidad, a lo real, carece de sentido.

Si todo eso escrito, eso pensado, eso reflexionado no salta a la cotidianidad, a lo real, carece de sentido

Si por un lado reclamamos libertades y por otro seguimos dejando pasar situaciones porque, total es así, toda la vida ha sido así, no es para tomárselo en serio, sin querer, podemos estar vulnerando nuestras propias libertades, nuestros propios derechos.

Porque, sin querer, en ese normalizar estemos dejando una puerta abierta a conductas que finalmente pueden tener un mayor o menor impacto en el otro.

Algo está en proceso de cambio en la sociedad y es importante que lo acojamos y lo celebremos. Algo sigue cambiando, y es desde la conciencia de aquello que nos vulnera y aquello que es tóxico, que apreciamos que estamos inmersos en una mayor conciencia social en la cual discrepancia entre el decir y el hacer queda diluida e integrada en un actuar en consecuencia y conciencia.


PERFIL DEL AUTOR

Laura Quiun

Comunicadora Social, Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Coach Ejecutiva y Associate Member del International Society for Coaching Psychology. Mi trabajo a nivel de investigación aborda un análisis de las estrategias de afrontamiento de las personas afectadas por acoso y la forma como estas influyen en los efectos derivados de la agresión. Hace énfasis en aquellos aspectos que contribuyeron en la conformación de este estilo de respuesta.


Un comentario en “Algo está cambiando”

  • Yo tuve el coraje de denunciar, aún cuando mis testigos, por miedo a perder su trabajo, me dejaron tirada y aún así seguí…..todo en contra…..mi abogada yo, enfrente 4 abogados….. Peritos, de todo de trajo la Mutua para defenderse, dinero tienen de sobra, me presionaron para que quitase la demanda, no lo hice.
    Me la desestimaron, falta de pruebas, 54 documentos, informes médicos , correos solicitando ayuda, negándome a hacerme 2 reconocimientos en el mismo año, obligándome a solicitar una incapacidad permanente, porque tengo una discapacidad y tantas cosas.
    Tantos ninguneos, insultos..
    Desestimada.

    Es lo más valiente que he hecho en mi vida. Nunca he puesto ni una hoja de reclamaciones, no me gustan los conflictos y siempre los he evitado.

    Todo en contra .
    Pero me quedo con el coraje y el valor que tuve y tengo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado ...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las  Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos