Algunos hombres buenos…

Hace algunos años por accidente escuché una discusión entre mis vecinos, una pareja que, aunque con años de matrimonio, siempre exhibían sus riñas en todo el vecindario.

Ella le dijo: “¿Qué, me vas a dar una palizaJajaja, ni eso puedes”Él optó por irse, salir de casa y arrancar el coche

Lo que se colaba por mi ventana aquel día era muy revelador para mí, pues entre gritos mi vecina invitaba a su marido a seguir con la discusión que ya de por sí estaba fuera de tono, mientras que él solo daba portazos.

En una de esas tantas altanerías, ella le dijo: “¿Qué, me vas a dar una paliza? Ja, ja, ja, ni eso puedes”. Él optó por irse de ese encuentro, salir de casa y arrancar el coche.

Yo me preguntaba dónde hubiera terminado la cosa si él hubiese propinado esa paliza a la que ella le había retado. Habría pasado la noche en el calabozo, ella hubiese ido a por él al día siguiente, sin poner una denuncia para después perdonarlo.

Linnette Avendaño, Psicóloga, México, jupsin.com, acoso
Linnette Avendaño, psicóloga, desde México para jupsin.com

Bajo la etiqueta de ‘golpeador’

Quizá él, mientras, en su encierro hubiese sido humillado, recriminado y quizá hasta golpeado porque estaría bajo etiqueta de golpeador’.

La verdad es que en México así son las cosas. Mientras yo, durante años, he sido testigo de cómo mi vecina maltrata a su esposootros hombres aguantarían múltiples humillaciones por el simple hecho de no defenderse, porque “pegarle a una mujer no es de hombres” pero si le pegas “eres un macho”.

La cuestión no es si devolver la violencia es adecuado, ¡claro que no!, todo lo contrario. El punto es que, en México, el hombre también es víctima de violencia, pero nadie dice nada

La cuestión no es si devolver la violencia es adecuado, ¡claro que no!, todo lo contrario. El punto es que, en México, el hombre también es víctima de violencia, pero nadie dice nada.

Si acusas a una mujer de acosadoraviolenta y peligrosa eres denominado como “maricón” “mandilón” . Y encima, si vas a la cárcel por defenderte, se burlan de ti, te golpean, te humillan y te etiquetan de por vida.

Daniel, uno de mis amigos, me ha dicho que cree haber sido acosado. Linnette -me dijo- una persona con la que estuve saliendo me sigue buscando, casualmente aparece donde yo voy en mi tiempo libre, antes de esos ‘encuentros’ ella me escribe y también después. En una ocasión se me puso delante y me insinuó que jamás me dejaría, sinceramente nunca había tenido esa sensación de que una persona me abrumara“.

Daniel -respondí- claramente estás siendo víctima de acoso y es hora de que pongas un límite”.

La realidad es que ese tipo de denuncias no proceden en México, no son tomadas en cuenta porque si alguien te dice que no te va a dejar, es posible que te digan “pues que maricón si dejas ir ese mujerón”.

Realmente, las denuncias por acoso son tomadas como burla, si una denuncia de una mujer contra un hombre es difícil que proceda, ¡imagínense si es puesta por un hombre en contra de una mujer!


conRderuido, ruido, contaminación acústica


Los hombres no lloran ni en México ni en China

La masculinidad es una construcción social mediante la cual a lo masculino se le asigna una posición de superioridad ante lo femenino, un hombre es un macho que provee y protege, y los hombres no lloran ni aquí ni en china.

Y es curioso, porque estamos en una era donde las personas estamos hartas, en especial las mujeres, donde no solo trabajamos y podemos ganar más dinero que un hombre, sino que también podemos llegar a cargos políticos importantes.

Pero no nos salgamos del tema, lo que necesito abordar es que a veces nos contradecimos al decir que “no queremos machos pero que tampoco es bueno que lloren”. Cuando lo único que es cierto es que los hombres y las mujeres son personas, ambos sufren, ambos se sienten abatidos y ambos quieren que esto del acoso y la violencia pare.

México está sordo, México está dormido, México necesita un delito penal

para despertar y escucharMéxico necesita tragedia y no se la vamos a dar

Una de mis amigas tiene años queriendo tener una amistad con un ex-novio, pero él siempre la ha ignorado. Y aunque ella busca la manera de contactarle, él siempre va a bloquearla, porque hasta ahora, después de una década ha sido así.

Ella no se ha dado cuenta (o quizás ya) de que lo está acosando. Eso, para mí, se está convirtiendo en un delito.

Repito, México está sordo, México está dormido, México necesita un delito penal para despertar y escuchar, México necesita tragedia y no se la vamos a dar.

Linnette Avendaño, psicóloga, jupsin.com, hombres, mujeres, acoso

Pequeñas e intensas conductas…

Es importante tomar en cuenta pequeñas e intensas conductas para considerar si estamos siendo víctimas de acoso o violencia, o si somos nosotros quienes estamos participando.

En casa, es confuso saber si los patrones que seguimos son positivos o negativos cuando somos pequeños, aunque cuando comenzamos a crecer también tenemos la oportunidad de identificar nuestros actos y con ello corregirlos, ya sea para detenernos o poner un límite a otros.

… Y recuerda, si un hombre está siendo víctima, apóyalo, los sentimientos no son exclusivos del género femenino.

“La burla es el mecanismo de defensa de los irresponsables”


PERFIL DEL AUTOR

Linnette Avendaño

Mexicana. Licenciada en Psicología con Máster en Ciencias de la Educación y 9 años de experiencia profesional. Desarrolla con intensidad una importante labor docente, imparte conferencias y escribe columnas de opinión sobre su especialidad. Lo suyo es también la terapia racional emotiva-conductual, la psicopedagogía y la orientación vocacional. “La psicología es parte de todos y necesita compartirse, porque ofrece oportunidad de crecer psicológica, emocional, sociológica y espiritualmente. La seguridad, el optimismo y la confianza son mi guía. Me gusta caminar entre la gente, acercarme, que se sienta conmigo y yo con ella, bajar del escenario”. Vivió en Málaga y formó parte de la AECC y Los Ángeles Malagueños de la Noche.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No mires para otro lado...

Adelántate

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos